Home Columnas Código Nucú / México, puerta de acceso a la impunidad

Código Nucú / México, puerta de acceso a la impunidad

Código Nucú / México, puerta de acceso a la impunidad
0
0

César Trujillo

 

Ayer se cumplió un año del sangriento ataque en Nochixtlán. A un año en que se han llenado fojas, se han ponderado discursos y se han emitido panfletos (sin que hayan tenido eco alguno para la justicia), México sigue siendo la puerta de acceso a la impunidad, abanderada, y cobijada, por el propio Estado. Fue hace un año cuando los encargados de velar por la seguridad de los mexicanos lanzaron su furia, dispararon sus armas y desataron la bestia que tenían guardada en el pecho para luego lanzarla contra quienes protestaban por la reforma educativa, contra aquellos que cometieron el delito de elevar la voz ante el embate de las reformas punitivas en respaldo al magisterio, contra quienes, armados con sólo palos y su rabia contenida, buscaban hacer ver al gobierno que todo estaba mal.

El bloqueo estaba situado con barricadas en la carretera Huajuapan de León, ciudad de Oaxaca, a la altura de Nochixtlán. Los policías se mantenían estoicos aguardando, hasta que aparecieron francotiradores en los techos. Los habitantes no esperaban que el Estado fuera abrir fuego contra ellos. No creyeron que la historia que se escribió en los capítulos negros de Tlatelolco, Aguas Blancas, Acteal, Tlatlaya o Atenco se fuese a repetir una vez más. Pensaron, quizá, que esta vez sólo iban a asustarlos. Pero se equivocaron, como nos hemos equivocado todos tantas veces: pensar que el Estado es garante de su pueblo es un error que en México se paga con la vida o la cárcel. El saldo no es secreto para nadie: fueron 11 muertos y 94 heridos de bala los que se tienen documentados (algunos dicen que podrían ser más). La orden de abrir fuego pudo venir de algún mando del gobierno, aunque nadie va a aceptar eso.

Así, el caso Nochixtlán va a quedar como uno de los tantos atentados cobijados en la impunidad, como aquellos que se documentan día a día, como los que están inscritos en la desmemoria de nuestra historia que insiste en repetirse hasta el hartazgo. Con los atentados, los derechos civiles han sido sepultados desde hace mucho en nuestro país y la clase política se ha encargado de que esto sea así, sirviendo de comparsa. Hoy, a un año de ese atentado, de mostrar una vez más el rostro asesino y el de la barbarie, el rostro que protege a los corruptos; queda deambulando la impotencia de un México ciego para la justicia, sabemos que vivimos en un país que está descompuesto en muchas aristas. ¿A dónde va a topar esta situación? ¿qué pretende el gobierno con seguir mostrando una ceguera que no encaja en el malestar del pueblo?

Tristemente vemos que no se equivocaron quienes dijeron que México es un libro teñido de rojo, un libro que escribe en sus páginas la vergüenza de un Estado fallido que atenta, de forma descarada, contra su gente y que enarbola los actos más viles para proteger a su clase podrida, la de los políticos que se han encargado de aniquilar la democracia participativa y que han vejado la Constitución a su antojo. Sabemos, porque la historia así nos lo ha enseñado, que el Gobierno está apostando a que sea el tiempo el que carcoma los legajos donde esperan ansiosos los nombres de los asesinados, que sean las polillas las que terminen royendo las fojas donde se describe todo lo que pasó ese 19 de junio. Porque siempre ha sido así: el Gobierno apostándole al carpetazo y, por ende, al olvido.

Tienen razón quienes han señalado en su discurso patriótico que “como México no hay dos”. Sí, México es un paraíso para los corruptos, un país donde las brechas de la desigualdad son enormes y el Estado deja caer su peso contra su pueblo.

 

Manjar

Un 20 de junio del 2016 emprendimos un proyecto con mi amigo Javier Opón. Lo llamamos CoyatocNews. Hoy estamos haciendo un año ya de esta travesía y esperamos sea el primero de muchos años más. Un abrazo a todos aquellos que han creído en nosotros y a quienes han sido la piedrita en el zapato, pues también ellos nos han ayudado a ser mejores. ¡Gracias totales! #Demanteleslargos // La recomendación de hoy es el libro “Intemperies” de Antonio Mestre y el disco “Coda” de Led Zeppelin. // También hoy celebramos dos años ya de Carruaje de Pájaros Radio, un proyecto en el que he sido incluido y que es parte medular del Colectivo de Arte y Cultura Carruaje de Pájaros. Mi abrazo inquebrantable a Selene Álvarez, Leonor Hernández, Fernando Trejo, Hugo Montaño, entre otros muchos. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

@C_T1

 

palabrasdeotro@gmail.com

 

César Trujillo

9611678707

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × one =