Home Columnas ¿Los nuevos mexicanos?

¿Los nuevos mexicanos?

¿Los nuevos mexicanos?
0
0

Juan Carlos Cal y Mayor

A riesgo de ser políticamente incorrecto e ir en contra de la opinión pública, pienso que como país nos hemos convertido en un gran reality show. No en balde las novelas de Verónica Castro triunfaron en Rusia y Chespirito y Don Ramón son figuras icónicas en Argentina y otros países en centro y Sudamérica. Somos los reyes del drama y la comedia.  Y a ese hecho no pretendo eclosionarlo o restarle valor. Es parte de nuestra identidad y nuestra forma de ser. Lo traemos en la sangre.

Los medios masivos, televisión, radio y el nuevo actor; las redes sociales; han magnificado la solidaridad de los ciudadanos mexicanos en los momentos mas críticos de la tragedia ocurrida en nuestro país. Ya tenemos a nuestros nuevos super héroes. Nuestra Super Can, Frida la perra rescatista. Ya se venden playeras y peluches. Nuestro soldado mexicano ¿pues como no, ni que fuera de piedra? y se puso a llorar.

Para desgracia de Televisa y otros medios que querían la primicia del rescate de la imaginaria niña Frida Sofía, que nunca existió, pero presuntamente estaba bajo los escombros en el Colegio Rebsamen; la nota periodística no fue nota, sino un ridículo que pone en evidencia la manera en que los responsables de informar terminan desinformándonos.

Pero el tema no es ese sino ∫que los mexicanos salieron a las calles masivamente  para auxiliar o llevar a cabo las labores de rescate, situación que ha trascendido a nivel mundial, como si sólo nosotros tuviéramos la singularidad de ser los únicos que somos solidarios ante una catástrofe del tal magnitud.

No pretendo menospreciar el hecho, por el contrario debo decir que no esperaba menos de nuestros compatriotas ante tal situación. Es decir, no me sorprende, ni me parece noticia, que los ciudadanos hayamos reaccionado de esa manera. Cualquier viejo sabio diría “conozco el cebo de mi ganado”.

Sin embargo ahora para muchos, nos encontramos ante un hecho “insólito”. Nos ufanamos de lo que de por si somos: un pueblo solidario ante la adversidad. Pienso en las cartas que el General Ignacio Zaragoza enviaba al presidente Juárez ante el inminente ataque de los franceses el 5 de Mayo a los fuertes de Loreto y Guadalupe. En ellas describía las situaciones paupérrimas en que se encontraban el mismo y sus soldados, muchos de ellos producto de la leva, para enfrentar al mas afamado y adiestrado ejercito del mundo a cargo del General Lorencez.

Debe decirse en honor a la verdad, que no había tantos poblanos en defensa del cerco militar que amenazaba a su ciudad, aunque hoy organicen sendos homenajes cívico-militares que se ufanan de eso. No sólo había hambruna en un “ejercito” improvisado donde muy pocos sabían de estrategia militar, sino  falta de armamentos y aprovisionamientos para enfrentar el ejercito mas poderoso del mundo.

El  Conde de Lorencez, al mando de las fuerzas armadas francesas aseveró en una misiva al ministro de Guerra de Francia: “Tenemos sobre los mexicanos tal superioridad de raza, de organización, de disciplina, moralidad y elevación de sentimientos, que suplico a V.E. se sirva decir a S.M. el Emperador que desde ahora, al frente de sus 6000 soldados, soy dueño de México”.

Pero sucedió lo contrario. Independientemente de las ventajas geográficas por el conocimiento del terreno, en una pendiente donde los mexicanos literalmente se lanzaron en ventaja, cuesta abajo contra los militares franceses; el arrojo y su valentía casi suicida, terminó por replegar los invasores en una batalla que “viralmente”  dio vuelta al mundo en demérito de la gallardía de tan imbatible ejercito.

Las mismas personas que acompañaron al cura Hidalgo en su cruzada independista, los mismos que se sumaron a Villa, Zapata o Madero; eso somos lo mexicanos.

Así que no vengan ahora a decir que el pueblo ha despertado de su letargo y menos a pretender decir que esas manifestaciones de insurgencia ciudadana se verán reflejadas en las urnas el próximo año. Así paso con el 132 que fue llamarada de petate y no pasó a mas.

El gran ruin de este utilitarismo perverso son las instituciones democráticas que tantos años tardamos en construir. Y hay que aclarar que una cosa son las instituciones y otra las personas que las dirigen actualmente. Nadie estuvo a la altura de las circunstancias. El INE y todos los todos los partidos políticos  ofrecieron la cabeza –de su financiamiento- en un ánimo de redención y oportunismo político.

Como en la edad medía en pleno auge de la cacería de brujas, ¡Que se acabe el financiamiento a las elecciones grita la turbamulta! Entonces bienvenida la cleptocracia, la narcocracia y la plutocracia y luego no se sorprendan. ¡Qué se acabe el fuero gritan!!    Para que los legisladores que acusan y señalan los actos de corrupción terminen acusados, inventándoles delitos. ¡Que se acaben las pluris!!! Dice la turbamulta, para que las minorías que nunca serán mayorías pero tienen derechos, no tengan representación.

Así es como abusando de este gran país al que le sobra corazón pero le falta cerebro; caminamos al autoritarismo y la regresión. Al caudillismo redentor que instauró por décadas el general Santa Anna.

Si alguna especie ha sobrevivido al planeta y hoy lo domina es la humana, el homo sapiens. Pero ella misma camina también hacia la autodestrucción como sociedad y nosotros somos un magnifico ejemplo.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *