Home Columnas Hacer historia / La Feria

Hacer historia / La Feria

Hacer historia / La Feria
0
0

Sr. López

 

“Juntos haremos historia” es el nombre de la coalición con la que por tercera ocasión intenta hacerse con la presidencia de la república el Pejehová, en su presentación actual de Pejesús Amorosito. Desde el nombre empiezan las dudas.

 

“Hacer historia”, es que algo, por su trascendencia sea escrito, recordado. Hicieron historia Moisés y Atila, Jesucristo y Hitler, Gandhi y Stalin, Iván el Terrible y San Luis Rey.

 

Hacer historia es hacer algo que merezca la pena recordarse, bueno o malo: hicieron historia las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, los campos de exterminio nazi, igual que la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el inicio de la Cruz Roja Internacional cuando Henry Dunant, después de la Batalla de Solferino -24 de junio de 1859-, convenció a los pobladores vecinos de socorrer a los miles de heridos que quedaron tirados a su suerte, fueran del bando que fueren, a lo que las mujeres de ahí cerquita (de Castiglione, Mantua), respondieron: “Tutti fratelli!”, “¡Todos hermanos!” (lo que llevó a la fundación en 1863 del Comité Internacional de la Cruz Roja), hicieron  historia, de la buena.

 

Si el Pejecutivo se monta en La Silla presidencial, no tenga duda: hará historia. Otra cosa es que no sabemos qué hará. Si gobierna el país como gobernó la capital, ya podemos entrar en paz: del brazo de Slim, como el conservador que es, sin sobresaltos ni un atisbo de socialismo ni izquierdismo.

 

El problema es que en nuestra risueña patria, ser Presidente de la república le saca su verdadero yo a la persona en el cargo: nada hay que lo contenga. El patriota Porfirio Díaz llegó a la presidencia al grito de “No reelección” (artículo segundo del Plan de Tuxtepec del 10 de enero de 1876), y se eternizó en el poder. El prudentísimo y callado Luis Echeverría se terció la banda y no paró de hablar los seis años, ni de actuar sin descanso, bien y mal, sensata y alocadamente. Felipe Calderón, el conservador jurista, apacible y moderado, resultó que tenía alma de militar y nos embarcó en una guerra que sigue y es imposible de ganar… y hay más ejemplos.

 

La desventaja con el Pejecutivo es que ya desde ahora sabemos que no sabemos nada. Igual dice una cosa que otra. Predica el perdón y el castigo. Sostiene que la ley es sagrada y regala amnistías a diestra y siniestra, para los malos y los peores, como la por él bautizada “mafia del poder”, merecedora de su perdón -aunque si robar al erario es robarnos a todos… ¿cómo de dónde saca este señor la autoridad para amnistiar a las sabandijas del poder?-, y es digna de “consulta al pueblo” la amnistía a la delincuencia organizada, estrambótica propuesta que pasa por alto lagos de sangre y ríos de llanto de tanta gente.

 

Dicho de otro modo: si de verdad llegara a Palacio Nacional don Pejehová, ya sabemos que viviremos seis años con el Jesús en la boca. No son ganas de calumniarlo, son sus dichos y actos. Nomás recuerde algunos:

 

El domingo 11 de junio del año pasado, durante el III Congreso Nacional Extraordinario de Morena en la CdMx, el Pejecutivo, todavía presidente de su partido, de él, dijo en su discurso de cierre: “(…) Por congruencia, es mi punto de vista, no podemos marchar juntos con esos partidos. Me refiero al PRI, PAN, PRD, Verde, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y Nueva Alianza”.

 

Encuentro Social, el PES, quedó junto con los demás que mencionó, como “partidos al servicio del régimen” y reforzó su sólida postura ética diciendo: “(…) El fin no justifica los medios (…) no es ganar a toda costa sin escrúpulos morales de ninguna índole, vamos a triunfar en 2018 anclados en nuestros principios, sin caer en la promiscuidad política (…) ya basta de simulaciones (quienes) se asocian y transan con la mafia del poder, no son más que mercenarios y políticos oportunistas”. Él lo dijo.

 

Bueno…  pues seis meses después, el 17 de diciembre de 2017, se alió con el PES (y el PT), aceptó ser su candidato a la presidencia y dijo (sus palabras, sin quitar ni poner): “(…) ha sido muy importante, significativo que los dirigentes del Partido Encuentro Social hayan decidido participar en esta alianza (…) el Partido Encuentro Social tiene un fundamento moral, doctrinario, e independientemente de la política, siempre cuando hay un principio ético, moral, doctrinario, se actúa en consecuencia, esto lo valoro mucho (…) vamos a ganar la Presidencia para buscar el bienestar material, sino también para buscar el bienestar del alma, no solo de pan vive el hombre”. ¿Y lo de que “el fin y los medios?… ¿y lo de la promiscuidad política?… ¿y lo de los mercenarios y políticos oportunistas?… ¡pelillos a la mar!: él sabe lo que hace por el bien de todo el pueblo bueno (aplican restricciones).

 

Así, la alianza “Juntos haremos historia”, quedó conformada por Morena, el PES y el PT (Partido del Trabajo). Y al PT san Pejesús bendito ofreció, en Gómez Palacio, Durango, el 4 de abril de este año: “Aquí aprovecho para decirle a Beto Anaya, que tan luego triunfe nuestro movimiento se va a regularizar toda la situación de los Cendis y ya no va a haber persecución para dirigentes del PT”.

 

Debe usted recordar que Beto (Alberto, actualmente diputado federal, es uno de los fundadores del PT y su líder nacional), es investigado por la PGR desde el 10 de agosto del año pasado, junto con su esposa, María Guadalupe Rodríguez, Héctor Quiroz -líder del PT en Aguascalientes-, y otros por el presunto lavado de 100 millones de pesos del gobierno de Nuevo León, destinados a la operación de Centros de Enseñanza Infantil (Cendis). A don Quiroz lo encarcelaron en el Reclusorio Oriente de la CdMx y tras pagar una fianza de 600 mil pesos está sujeto a proceso en libertad.

 

Pues todo eso, palabra de Peje -pero no lagarto-, será “regularizado” y ya no habrá persecución, si llega a Presidente. ¡Alabado sea el santo señor de Macuspana!

 

Y todavía no llega. Si aposenta su milagroso trasero en La Silla, lo verá hacer milagros con la ley. Tenga la certeza, sin duda va a hacer historia.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

two × 4 =