Home Columnas Código Nucú / Indispensable, regular informes políticos

Código Nucú / Indispensable, regular informes políticos

Código Nucú /  Indispensable, regular informes políticos
0
0

César Trujillo

 

La rendición de cuentas en las democracias representativas es necesaria e indispensable para que se finque un ambiente recíproco donde el ciudadano pueda conocer los avances reales del funcionario y éste deje al escrutinio público todo aquello que  haya podido o no hacer. Bajo esta premisa, son requeridos los informes donde los actores políticos den cuenta de sus actos y decisiones. Este mecanismo debería permitirse ser una balanza que recompense o castigue al funcionario acorde a su desempeño y que le permita ocupar el mismo puesto (en caso de una reelección) u otro. Sin embargo, los políticos —de cualquier partido y nivel— han desviado el concepto de informe para transformarlo en un festín de bestias en donde se violentan la Carta Magna y las Leyes electorales.

Basta leer el artículo “Informe de labores de funcionarios públicos y la garantía de equidad en las contiendas”, del doctor Oswaldo Chacón Rojas, publicado en los temas selectos de Derecho Electoral del Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación, donde surgen dos de las interrogantes planteadas en el desarrollo del texto que sirven para entender la inverosímil forma que toman los informes hoy día. Por eso vale la pena preguntar si “¿deberían regularse los informes y cuáles deberían ser los criterios? y ¿qué acciones deberían implementarse para evitar el abuso y la simulación de sus presentaciones?”.

Aunque las respuestas parecen ser simples, no es así. El mismo Chacón Rojas señala que el marco regulatorio de los informes es limitado y escueto, por lo que son —en la mayoría de los casos— mal usados y pésimamente diseñados. Y no se equivoca: basta dar una mirada al escándalo derivado en el condicionamiento del programa Prospera y la agresión a tres periodistas en el evento del senador Roberto Albores Gleason, o en los destapes como suspirantes a la gubernatura que tuvieron la diputada federal de Movimiento Ciudadano, María Elena Orantes López, y el senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ahora refugiado en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Zoé Robledo Aburto.

Al no existir una regulación en los informes, estos se vuelven un espectáculo circense: miles de acarreados, un derroche millonario, acumulación de basura y contaminantes que dañan el medio ambiente, manipulación de programas asistenciales, segregación y la violación a la libertad de expresión. Cada informe habla de múltiples logros, muestra una faceta de un político indomable y avances sustanciales que, de ser ciertos, tendrían a nuestro estado en un nivel muy diferente al que hoy se encuentra.

Así, los informes actualmente no informan nada: son simplemente actos de propaganda política donde el funcionario busca vender una imagen que no existe en la realidad. Se trata, pues, de simples farsas montadas para catapultar sus nombres a otro sitio donde puedan seguir lucrando con la pobreza de la gente y enriqueciéndose junto a sus familiares y amigos. No se equivoca el académico cuando señala que urge fortalecer la legislación relativa a los informes y apretar las sanciones en las que no se den distinciones de clases o credos, y se juzguen a todos los servidores por igual. Asimismo que se los funcionarios vean obligados a fiscalizar los gastos que hagan en esos actos donde se han acostumbrado a derrochar el dinero de los partidos para promocionar sus imágenes y no para trabajar con las bases o su militancia, y que demuestren si todo el dinero que manejan es procedencia lícita.

Cierto es que, a como están las cosas, se requiere de una regulación inmediata que impida que se sigan usando los informes como estrategia simuladora, que se legisle y se sancione, que se tomen cartas en el asunto, pero sabemos que eso toca a todos por igual. “Si quieres ver el rostro real de un político, toca su dinero”, rezan algunos adagios. Lo mismo en materia de farsas o informes, que para el caso es lo mismo. Ojalá y alguien retome ese análisis para endurecer las sanciones y crear reglas específicas sobre que tienen permitido hacer y que no en los informes.

 

Manjar

Hoy en le Universidad de Chiapas presentarán el Acuerdo Ciudadano para el Desarrollo y Transformación de Tuxtla Gutiérrez a las 12 del día. Hay que ver esta propuesta que va dirigida a los ciudadanos y que busca fortalecer la participación de los tuxtlecos en los comicios venideros. #YaVeremos // La recomendación de hoy es “Así se templó el acero” de Nikolái Ostrovski y el soundtrack de la película “O Brother, Where Art Thou”. // Recuerde: No compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

@C_T1

 

palabrasdeotro@gmail.com

 

961-167-87-07

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

five × two =