Home Columnas En Chiapas también queremos tanto a Rius

En Chiapas también queremos tanto a Rius

En Chiapas también queremos tanto a Rius
0
0

Enrique Alfaro

Rius se interesó cuando le dije que investigaba la historia de la caricatura en Chiapas y que él tenía un familiar caricaturista viviendo en la entidad.
—Se llama Arcadio Acevedo, es un excelente monero que radica en el estado desde hace muchos años.
Eduardo del Río estaba en Tuxtla Gutiérrez invitado por el periodista Roberto Mancilla para presentar su más reciente libro. Yo era un jovenzuelo de 22 años que lo admiraba, que se había hecho caricaturista por su influencia y que, cómo él, pretendía hacer libros. Ríus me miró con cierta incredulidad y me preguntó:
—¿Me puedes mostrar tu investigación?
—Eso es lo que pretendo—contesté emocionado.
Esa tarde, en mi casa, le enseñé lo que había investigado sobre la caricatura en Chiapas, del siglo pasado y antepasado. Rius observaba los grabados y escuchaba mi exposición sobre cada uno de los dibujantes que había catalogado.
—Muestrame el trabajo de mi familiar y paisano— me dijo.
Y yo feliz le presumí muchos originales de caricaturas de Arcadio Acevedo.
—Es muy bueno el Arcadio ¿podrías preguntarle porqué línea somos familia.
—¡Por supuesto! — le contesté.
Al poco tiempo le mandé un correo a Rius dándole la explicación que Arcadio me ofreció y de la que sólo recuerdo que eran familiares por la línea de los “Del Río”, de la que era parte el propio general Lázaro Cárdenas. Días después, el gran monero me contestó que había preguntado a sus “mayores” en Michoacán y, efectivamente, reconocían a los familiares referidos por Arcadio. “Sí es mi familia y necesito que me mandes caricaturas de él a la brevedad posible”, me pedía. Por supuesto que le hice caso.
Para mi sorpresa, al mes apareció un número de la revista El Chahuistle que contenía una plana entera de cartones de Arcadio Acevedo. Ya al siguiente número, otras dos planas. De esa manera Rius le reconocía calidad a Arcadio.
Eduardo del Río y Arcadio Acevedo guardan parecido. Ambos flacos, blancos, narigonez, de ojos claros y semi calvos. Ambos estudiaron en seminarios y terminaron odiando a la iglesia. Ambos cultos y buenos conversadores.
Yo en lo personal admiro el trabajo de Arcadio a quién considero el mejor monero de Chiapas. Aunque los jóvenes caricaturistas de Chiapas ya lo conocen poco, yo pondero mucho su trabajo. Arcadio es el monero chiapaneco (sí, chiapaneco porque ya es nuestro) que más revistas de humor gráfico ha fundado. Arcadio, es una consideración personal, es un poco de Rius que permanece en Chiapas.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

two × 3 =