Home Columnas Cuando la “guerra sucia” ayuda / De Primera Mano

Cuando la “guerra sucia” ayuda / De Primera Mano

Cuando la “guerra sucia” ayuda / De Primera Mano
0
0

RODULFO REYES

Una de las contraindicaciones de las ‘campañas negras’ es que, si no se dosifican, tienen la reacción adversa de que se le resbalan al actor al que se ataca sin medida ni clemencia y en vez de desmerecerlo lo “ayudan” a crecer.

Muchas de las actuales figuras públicas con presencia tienen como elemento común que en algún momento fueron víctimas de ataques sistemáticos públicos.

Un día este reportero le escuchó decir a un actual funcionario encumbrado que “santo que no es visto no es adorado”, en referencia a que las descalificaciones mediáticas le eran favorables.

“Que hablen de ti, aunque sea mal”, remataba el aludido en aquellos años de militancia priísta.

El argumento mejor pulido de esto es el propio Andrés Manuel López Obrador, que logró el mayor cargo político del país después de haber sido vapuleado por 30 años.

Hay políticos, como el ahora presidente mexicano, que se crecen al castigo.

Sin embargo, en los últimos años ha quedado demostrado que los señalamientos sin ton ni son pueden ser positivos en vez de perjudicar, y esto obedece en parte a que un sector amplio de la ciudadanía ha dejado de creer en algunos periódicos marcados por el amarillismo o sensacionalismo.

Una empresa que hace estudios sobre el comportamiento de las redes sociales ha encontrado que en la entidad se está abusando de esta herramienta para desmerecer por encargo a políticos tabasqueños.

Son tres los servidores que enfrentan una feroz ‘campaña negra’, incluso con más intensidad que las descalificaciones al mismo AMLO: Evaristo Hernández Cruz, Armando Beltrán Tenorio y Roberto Villalpando Arias, alcaldes de Centro, Cárdenas y Macuspana, respectivamente.

En los tres casos de ha detectado a ejércitos de ‘troles’ o cuentas falsas que incluso les hacen acusaciones que rayan en la vida privada y que se podrían tipificar como difamación y calumnia.

¿Qué tienen en común esas ‘campañas sucias’? Que las ejecutan especialistas dedicados a eso, lo que significa que detrás de ellas se encuentran actores con poder económico, pues es costoso confeccionarlas.

Quiere decir que se trata de maniobras pagadas, lo que les resta credibilidad, aunque el grueso de la sociedad no sabe distinguir entre una crítica ciudadana verdadera y una crítica interesada.

La compañía que ha detectado las embestidas mediáticas a Evaristo, Beltrán y Villalpando ha encontrado que la difusión de las ‘fake news’ son compartidas de cuentas relacionadas con el dirigente local de Morena en Centro, Jorge Bracamontes; el diputado perredista por Cárdenas, Nelson Humberto Gallegos Vaca, y el exedil de Macuspana, José Eduardo Rovirosa Ramírez.

Tal descubrimiento dice mucho, toda vez que estos personajes mantienen diferencias con los presidentes municipales de sus localidades.

Lo que son las cosas: las denuncias por “corrupción” contra los tres ediles las abanderan personajes desacreditados: Jorge Broca fue uno de los principales colaboradores de Amet Ramos Troconis, el repudiado tesorero del matrimonio Arturo Núñez JiménezMartha Lilia López Aguilera, mientras que el legislador Gallegos Vaca fue encargado de Obras Públicas en el trienio del perredista Rafael Acosta León y de ahí que se encuentre relacionado en los hechos delictivos encontrados en la pasada administración cardenense.

¡Y Rovirosa Ramírez en dos trienios ha salido embarrado en sus cuentas públicas y aun así busca dar enseñanzas de honestidad!

¿Harán crecer a Hernández Cruz, Armando Beltrán y Roberto Villalpando?

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − 4 =