Home Columnas Con las encuestas a cuestas / La Feria

Con las encuestas a cuestas / La Feria

Con las encuestas a cuestas / La Feria
0
0

Sr. López


En el número de abril de 2017 de la revista francesa Le Monde Diplomatique (páginas 10 y 11, con llamado en portada), se publicó un artículo titulado: “No somos un protectorado americano”, (“Nous ne sommes pas un protectorat américai”), subtitulado “México enfrenta a Donald Trump” (“Le Mexique face à Donald Trump”), escrito por… (redoble de tambores): ¡el Pejecutivo Legítimo!,  en el que compara al Trump con Hitler. Chulada…

 

El redentor patrio autodesignado, plantea en su artículo que el equipo de Trump montó la idea de que “Los mexicanos y los musulmanes se han vuelto perjudiciales para Estados Unidos”,  para incentivar el sentimiento nacionalista; y agrega: “(la propaganda de Trump) está inspirada en la teoría del ‘espacio vital (“’Lebensraum’), desarrollada por el geógrafo alemán Friedrich Ratzel y retomada, ni más ni menos, por el nazismo en la Alemania del siglo XX”.

 

En su artículo sostiene el Pejesús que así como en los años 30´s del siglo pasado, Alemania estaba en hervor por el despelote económico y el desempleo (que el nazismo le achacó a los judíos), así están ahora en los EUA, por lo que Trump aplica la receta política de Hitler (no, don Pejengañador, no: esa idea de mangonear a las masas con enemigos inventados, la han tenido muchos, es más viejo que bañarse desvestido, ya en la Roma clásica la usaban y en la Rusia zarista, también).

 

Lo que da gusto es lo culto que nos resultó el Peje, sabe de Ratzel y del “lebensraum” (se pronuncia “libesrraum”), que significa hábitat, que el señorcito interpretaba como “el espacio vital”, entendido a su vez como la expansión territorial necesaria para fortalecer al Estado, o sea, el fundamento del concepto imperialista del más viejo cuño… de asco; nada más que este Federico murió en 1904 y el chistecito de darle esa idea a Fito Hitler para justificar sus invasiones y obtener el “espacio vital” que requería el Reich alemán, que iba a durar mil años, fue Rudolph Hess (muy cercano de Hitler, como Videgaray a Peña Nieto, para que me entienda), quien lo aprendió de Karl Haushofer (ahí busque por su cuenta en internet la interesantísima vida de este Carlitos, que tuvo que huir de Alemania en la guerra, porque estaba casado con judía: se fue a Escocia).

 

Ojalá algún día también sepamos quién demonios le escribió su artículo al Pejecutivo Legítimo, porque es absolutamente increíble que él ande en librerías de viejo buscando textos para atizarle al Trump (o tal vez ya le sabe a Google, como este López… puede ser).

 

Por eso y por otras muchas más cosas (ya ve que los chismes vuelan), el 4 de junio de 2017, durante la comparecencia ante el Senado yanqui del especialista en asuntos latinoamericanos, el general John Kelly, quien fue Jefe del Comando Sur del ejército de los Estados Unidos de 2012 a 2016, entonces secretario de Seguridad Nacional estadounidense, hoy Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, le preguntó el afamado y políticamente muy importante senador John McCain, si estaba resurgiendo un sentimiento antiestadounidense en México, y la respuesta de este pelagatos Kelly, fue:  

 

“Tenemos un problema con México. Si la elección en México fuera mañana, probablemente se obtendría a un antiestadounidense de ala izquierdista como Presidente de México… Eso, no sería bueno para Estados Unidos ni para México”. ¡Zacapún!… “tenemos un problema con México”… “no sería bueno para Estados Unidos”… Y Luis Videgaray, diario, dándole cuerda a su amiguito Jared Kushner, el yerno del Trump, ahí en la mera Casa Blanca (que por algo lo hicieron Canciller).

 

No la tiene fácil el Peje: México es una parte crítica de los intereses geopolíticos de los EUA.   

 

Además, don Pejeremías no se ayuda: escribió el 6 de abril de 2017 en su cuenta de Facebook, refiriéndose a la relación México-EUA: “(…) preocupa a muchos en el país vecino. Ello se agradece, y coincide con nuestro criterio de dedicar más atención a informar a sectores de la población de Estados Unidos que están siendo víctimas de la manipulación política y de la campaña de odio desatada contra mexicanos y migrantes”. Precioso: va a “dedicar más atención a informar” (nota del traductor: a agitar) “a sectores de la población de Estados Unidos”; seguro no se ha enterado el gobierno yanqui de las negras intenciones del Pejetrolero. Seguro…

 

El señor de Macuspana, aparte de ese pequeño obstáculo (¡el gobierno de los EUA!), tiene con los pelos de punta a los petroleros yanquis. La revista Forbes en su edición del 26 de abril de este año, retomó una información del New York Times (NYT) y le recuerda a sus estimados lectores que don Pejelectoral “(…) piensa revertir políticas que han reforzado los lazos entre Estados Unidos y México, en cuanto a la producción y el consumo energéticos… pondría en jaque el superávit comercial en materia energética que tiene Estados Unidos con México…”

 

Y para que cale la información, cita: “(…) la principal asesora energética de Obrador, Rocío Nahle García, propuesta como secretaría de Energía en caso de un triunfo del candidato, se ha pronunciado a favor de congelar las licitaciones o subastas públicas futuras para perforación en aguas profundas (‘no podemos entregar de manera irresponsable nuestras reservas petroleras a las trasnacionales’) y de revisar los contratos ya existentes con petroleras internacionales”. ¡Fíiiu!

 

Pero, no se preocupe: el gobierno y los petroleros yanquis son incapaces de intervenir en otro país ni tratar de torcer una elección (son absoluta y totalmente amorales cuando de defender sus intereses se trata).

 

Otro detalle es que el Pejengañador patrio se echó en contra al empresariado nacional (no son chiquitos ni tontitos), y ha fracturado el núcleo duro de su partido de él, al repartir candidaturas entre la crema y la nata de lo que él mismo define como la “mafia del poder”.

 

Pero él, ya saborea el triunfo, abanicándose con encuestas que no representan nada y en un descuido, se va a ir a su rancho en Palenque, con las encuestas a cuestas.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

eight − three =