Home Columnas Código Nucú / Elefantes blancos y derroche, logros del sexenio

Código Nucú / Elefantes blancos y derroche, logros del sexenio

Código Nucú / Elefantes blancos y derroche, logros del sexenio
0
0

César Trujillo

 

Cuando Juan José Sabines Guerrero terminó su sexenio y fue acusado de desviar más de 40 mil millones de pesos, nadie imaginó que el escenario para Chiapas pudiera complicarse más con el arribo del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Nos equivocamos. Tan sólo el primer año de gobierno de Manuel Velasco Coello las cosas se salieron de control al destinar 129.4 millones de pesos a comunicación social y gasto publicitario, datos publicados en el 2013 por la revista Proceso. El motivo de ese derroche eran las aspiraciones del gobernador a la sucesión presidencial ya en puerta este 2018 —anhelos ya sepultados—, aunque no todo acabó ahí.

En los últimos cuatro años, el gobierno de Chiapas se ha visto inmerso en una serie de señalamientos y escándalos en los que se detona, como principal problema, el derroche de dinero en obras sin impacto social y que sólo sirven para subsanar los caprichos del círculo más cercano de Manuel Velasco: el lienzo charro, el museo del niño, la arena Cuesy, el aeropuerto de Palenque, el Centro Ciudad Mujer en San Cristóbal de las Casas, entre otras obras que están destinadas a convertirse en elefantes blancos del sexenio verdeecologista.

Lo anterior sin importar que más del 70 por ciento de la población en Chiapas se encuentra inmerso en la pobreza y pobreza extrema (problema que desde 1996 no ha encontrado eco pese a que el presupuesto para la entidad incrementó mil 227 por ciento, según el Coneval). Si el gobierno pensaba que pagando desde el Instituto de Comunicación Social (Icoso) la elaboración de panfletos argumentativos de que las cosas no eran así, el informe de fiscalización 2015 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dice lo contrario, pues señala que hay una serie de observaciones para el gobierno que alcanzaron los 2 mil 934.6 millones de pesos destacando las obras inconclusas, pagos a personal no autorizado, compras no justificadas de mobiliario escolar, facturas alteradas, entre otras.

A esto se le debe sumar los más de 300 millones de pesos de adeudo a los profesores interinos, más de mil millones de pesos a los empresarios y constructores, la terrible crisis de salud que mantiene un conflicto entre el gobierno de Chiapas y las enfermeras y trabajadores en huelga de hambre con montos que pasan los 700 millones de pesos, entre mucho más. La misma ASF ha señalado que el gobierno de Chiapas tomó —sin autorización— 120.3 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud para supuesto pago de servidores públicos, más la erogación de 100.4 millones de pesos para cuotas y aportaciones del Sistema de Ahorro para el Retiro, de Cesantía en Edad Avanzada y Vejez y del Fondo de la Vivienda del ISSSTE, donde no existe comprobación de dónde y a la cuenta de quién fue a parar ese dinero.

El desvío de recursos —este sexenio— se ha dado de forma grosera y descarada, pues al gobierno se le ha hecho fácil argumentar el destino de los miles de millones de pesos faltantes sólo en declaraciones, mientras que la ASF ha señalado que sigue sin recibir la documentación que compruebe el destino de esos recursos. No hace falta ser adivino para entender, por ejemplo, que mucho de ese dinero se fue en los “apoyos” otorgados a la señora Leticia Coello, madre del gobernador, quien en un cargo honorífico recibió 3 millones 990 mil 455 pesos para sus actividades, así como en el excesivo pago publicitario a nivel nacional que busca contrarrestar el malestar ciudadano mostrando el rostro de un gobierno comprometido con su gente (algo totalmente falso), pero, sobre todo, en el fraude electoral del 2015, donde el gobernador y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) derrocharon miles de millones para comprar los votos que mostraran un Chiapas pintado de verde, capricho que aún sigue costando caro en los pueblos indígenas y que tiene sumido al estado en el malestar social.

Hoy, según la ASF el gobierno de Chiapas tiene hasta el 15 de agosto para comprobar todas las aclaraciones que le han hecho sobre el destino de los recursos federales, pero si ha pasado los pruebas del 2012 al 2014, seguro pasará también estas. No olvidemos que esto es México, el paraíso de la impunidad. Lo que tampoco sorprende, pero debe señalarse, es que con todo esto la Legislatura haya aprobado con los ojos cerrados la Cuenta Pública 2016 ya.

 

Manjar

La recomendación de hoy es “Los danzantes espacios estatuarios” del poeta Raúl Garduño y el disco “Tintinnabuli” de Arvo Pärt y The Tallis Scholars. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

@C_T1

 

palabrasdeotro@gmail.com

 

961-167-87-07

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

17 + 4 =