Home Columnas Agresiones contra Anaya / A Estribor

Agresiones contra Anaya / A Estribor

Agresiones contra Anaya / A Estribor
0
0

Juan Carlos Cal y Mayor

Ricardo Anaya regresaba de una gira por Alemania a las 3:30 de la mañana cuando fue recibido por un minúsculo grupo de manifestantes (no más de 10) con carteles en mano. Con el debido respeto reunían todo el perfil de los típicos manifestantes acarreados. No hubo espontaneidad y es dudoso que sepan en que vuelo viajaba el candidato del Frente.
Se supone que el Secretario de Gobernación Alfonso Navarrete habría convocado con toda seriedad a una reunión el 21 de febrero pasado (a la que no acudió ningún representante de Morena) en aras de sostener un dialogo con las distintas fuerzas políticas del país. El objetivo fue establecer las condiciones de un dialogo permanente para garantizar las seguridad, civilidad y gobernabilidad. El aeropuerto de la Ciudad de México tiene todas las medidas de seguridad con cámaras y presencia de policías federales. Si se supone que el CISEN lo cuidaba en vez de espiarlo (como también denunció Anaya en su momento), si se supone que Gobernación ha ofrecido garantizar la seguridad de los candidatos, ¿porqué no prever este tipo de situaciones?
Todos los candidatos (Amlo, Anaya y Meade) han decidido realizar sus giras utilizando vuelos comerciales. Han optado incluso por no llevar elementos de seguridad ni tampoco aceptar apoyo del estado mayor presidencial. Los expone a la posibilidad de agresiones tanto verbales incluso físicas. Y eso que las campañas apenas comienzan. En el clima político enrarecido por los apasionamientos no se puede echar en saco roto un tema así. Urge que prevalezca la civilidad pero no se ve por ningún lado. ¿Ya nos acostumbramos a que las campañas sean así? ¿Guerra de lodo?
Alguien debe llamar e insistir en que prevalezca la madurez política por el bien del país.

SI ME DICEN NO VOY
Entre los pocos programas, no de análisis sino de debate, que si difunden por televisión, destaca el de López Dóriga, el periodista al que Televisa decidió regresar a su programación política estelar por que tiene capacidad de convocatoria y les funciona.  “Si me dicen no vengo” es una espacio de discusión donde se enfrascan tirios y troyanos: dirigentes, voceros o representantes de los partidos que representan la las coaliciones en contienda por la candidatura presidencial.
Vale la pena destacar en ese programa la participación del senador chiapaneco Zoe Robledo, quien se ha ganado a pulso un destacado lugar como analista en programas de televisión además de ser un importante editorialista en periódicos como Reforma.
Pero a lo que quiero referirme es en general a la falta de un debate inteligente y constructivo por parte de los actores políticos. Todos se atacan sin piedad y descalifican al adversario y a los partidos que representan. Esa retórica esgrimista no contribuye a la comprensión de los retos que enfrenta el país. Se basa en el día a día de los ataques y contraataques donde todos se sacan los trapos al sol y donde nadie sale bien librado. Pareciera imposible esperar de los responsables del destino del país un mínimo de cortesía o de concesión en algo de razón. Un debate de altura con inteligencia y generosidad.
Visto así de nada sirve escrutar esa desaprovechada práctica de contrastar las posturas durante las campañas. Por esa razón las personas medianamente informadas en los menesteres de la política terminan discutiendo y descalificando a los que piensan diferente. Son el eco de la cotidianidad a la que nos tienen acostumbrados. Y en esas discusiones terminan peleando llevando el ejercicio de la democracia a los límites del enfrentamiento y la agresión por el sólo hecho de tener puntos de vista opuestos. No sabemos discutir sin razonar y aprender de los demás. El contraste de las ideas no nos sirve para mejorar la percepción y la comprensión de nuestros retos como sociedad. Por eso se sueltan los demonios, por eso luego nos salen con que “a ver quien amarra al tigre”.

TIENE RAZÓN OSWALDO CHACON

En un mensaje de twitter el Presidente del IEPC Oswaldo Chacón afirma: “Las plataformas electorales deberían ser tan importantes o más que la definición misma de las candidaturas. Contrariamente, existe una tendencia a desnaturalizar el rol de las propuestas en las contiendas y a considerarlas un mero requisito burocrático.” Le sobra razón. Ya hablaremos de eso…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

sixteen + 15 =