Home Columnas Ya ni llorar / La Feria

Ya ni llorar / La Feria

Ya ni llorar / La Feria
0
0

Sr. López

 

A ver, en serio: al Pejehová le pasó algo y su familia, sus amigos, los que lo estiman, deberían llevarlo al médico. Le vaya a pasar algo y se nos alborota el país. Ni lo mande Dios.

 

En lo personal a este López no le cae mal el santo señor de Macuspana; es más, le hace gracia; le reconoce su capacidad política y su calidad de líder de masas (aunque si da la hora es muy recomendable verificar con el CENAM -Centro Nacional de Metrología-, porque don Pejembustes miente a sabiendas y a no sabiendas, ya nomás por la fuerza de la costumbre).

 

Lo que alarma es que de Pejehová, dios vengativo y enojón -del antiguo testamento perredista-, que organizaba éxodos, marchas, bloqueos, plantones, y amenazaba con el fuego de los reapretadísimos infiernos a la irredenta “mafia del poder”, pasó sin previo aviso, al Pejesús, dios amoroso que lava todo pecado, del evangelio según Morena.

 

Si es una estrategia socarrona es mala táctica, pues cae en el ridículo involuntario; si es en serio y parece que sí, está de preocuparse: ¿qué le pasa?… ¿no le irriga bien la sangre en el cráneo?… ¿sufre de trastorno de identidad disociativo?… ¿al rato nos soltará arengas napoleónicas? Mejor que lo lleven al médico. En serio. Oigan consejo.

 

Los que quieran votar por él muy en su derecho están, pero algo hace sospechar a este menda que esos votan para que sea Presidente de la república el Pejehová todopoderoso, que hará llover fuego y azufre sobre la Sodoma y Gomorra del PRIAN, indignado por sus depravaciones con el erario, y hará estatuas de sal a los de la mafia del poder; y quién sabe si votarán por él en su personificación del cordero de dios que lava el pecado de México, pues recibe en el seno de Morena a publicanos y pecadores, de los que todos los del peladaje nacional tenemos recuerdos no muy gratos, sea cual sea su situación legal (que en este país no es raro encontrar perfectamente libres de toda responsabilidad penal a personajes que las alimañas más inmundas les tienen prohibido el acceso a sus albañales); Napoleón Gómez Urrutia es el ejemplo más fresquecito, para no mencionar a otros no pocos, todos con fama pública no muy de presumir.

 

Viene a cuento el asunto por sus declaraciones ayer al ser electo candidato presidencial del conservador Partido Encuentro Social (PES), pero muy conservador, fundado y presidido por Hugo Eric Flores Cervantes, pastor de la iglesia Neo-Pentecostal, aliado en 2006 al entonces candidato panista Felipe Calderón. Al asumir la candidatura del evangélico partido, de don Pejesús dijo a sus discípulos que convocará “a mujeres y hombres de buena voluntad para la elaboración de una Constitución Moral”; que instalará un Constituyente que “será un diálogo ecuménico, diálogo interreligioso, diálogo de religiosos y no creyentes, diálogo para moralizar a México”. Casi se escuchaban angelicales pífanos desde los cielos.

 

El Pejesús siguió: “Deben incluirse principios y derechos de nuestro tiempo, los derechos actuales, conseguidos o por conseguir, como la no discriminación, la diversidad, el respeto a la diversidad, la pluralidad, el derecho a la libre manifestación de las ideas, en suma estos fundamentos deben tomarse en cuenta para poder hacer realidad una república amorosa y debemos tener un código del bien”. ¿Habla por hablar?… la Constitución Política que tenemos, ya incluye todo lo que propone para su “Constitución Moral”… y, le tengo noticias, don Pejembustes: no necesita México un Presidente que haga del país el territorio del amor, nos conformamos con que se respete y se haga respetar la ley. Algo anda mal si lo dice en serio; y peor si cree que puede engañar a todos todo el tiempo.

 

Cambiando de tema: Chiapas… ayer se registraron seis partidos que para la elección de Gobernador, optaron ir con un candidato común (ya dirán cuál): PVEM, PAN, PRD, MC, Chiapas Unido y Mover a Chiapas. La elección presidencial no la tocaron: ahí siguen en coalición PRI y PVEM, como hermanitos.

 

Que le dé muina al PRI, se entiende: montados sobre el PVEM era seguro el triunfo. Lo que no se entiende es que digan que es ilegal, que no está en la ley ni en la Constitución de la entidad esa figura del candidato común; y que está pendiente de resolver por la Suprema Corte la impugnación presentada contra los acuerdos de candidatura común.

 

El “Código de elecciones y participación ciudadana del estado de Chiapas”, sí contiene esa modalidad (artículos 19; 48, fracción V; y 61, parágrafo 1); y la Suprema Corte (fallo sobre la acción de inconstitucionalidad 36/2014), sentenció: “El legislador ordinario, federal y local, cuenta con facultades para legislar en materia de candidaturas comunes”.

 

Fue precisamente el PRI el que impugnó las candidaturas comunes de Tabasco en 2014, aduciendo un rosario de criterios de invalidez y la Corte -en sesión del Pleno-, les dio palo en todos: “(…) las entidades federativas tienen libertad de configuración legislativa para establecer las formas de intervención de los partidos políticos en los procesos electorales de la entidad (…) los ordenamientos de carácter electoral que emitan las entidades federativas, pueden prever “otras” formas de participación o asociación de los partidos políticos con el fin de postular candidatos (…) la falta de referencia de candidaturas comunes en la Constitución Federal, no impide a los congresos locales prever esa figura como otra más de participación o asociación de institutos políticos”.

 

En lo general (casi universal), la ley es de sentido común: ¿qué puede impedir que los partidos políticos pongan candidatos comunes?… ¿qué a fin de cuentas no es casi lo mismo que las coaliciones, frentes y alianzas? (casi, porque hay diferencias que no viene al caso detallar).

 

Cuando un partido político empieza con que lo están bolseando, mala señal de ese partido: el que va ganando no reclama el arbitraje. En Chiapas al menos en esta vuelta, nadie le gana a los del partido Verde. Si no tenían seguro, si se echaron en la hamaca… ya ni llorar.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *