Home Columnas Thanks, Mr. Trump / A Estribor

Thanks, Mr. Trump / A Estribor

Thanks, Mr. Trump / A Estribor
0
0

Juan Carlos Cal y Mayor

 

Con posterioridad a la amenaza de Donald Trump de imponer un 5% a las exportaciones mexicanas, el gobierno ordenó endurecer el control migratorio en la frontera sur. Policías y agentes federales de migración supervisan ahora que el tren llamado “La Bestia”, no transporte más migrantes que, en forma de polizontes, viajan desde Chiapas a México.

 

Más allá de la carta del presidente, Marcelo Ebrard encabezó una comisión negociadora para establecer contacto con diferentes actores de la política en el vecino país. Trump ya respondió que hablar no sirve de nada si no se toman acciones para frenar el inmenso flujo de migrantes con destino a los EU.

 

El presidente mexicano respondió con oportunidad en tono firme, aunque en son de paz. Esa postura siempre reporta buenos dividendos y cohesiona a los mexicanos cada que se confronta a los norteamericanos. Nos persigue el síndrome del despojo de la mitad de nuestro territorio que en realidad fue una demarcación cartográfica del territorio en su mayoría inhabitado de la Nueva España.

 

Texas fue parte de Coahuila aunque en los hechos fue colonizado desde la década de 1820, por inmigrantes estadounidenses y europeos que unidos con algunos texanos hispanos, se sublevaron contra México en 1836, alcanzando su independencia. México tenía poco más de una década como país independiente inmerso en una disputa por el poder que destronó a Agustín de Iturbide el consumador de la independencia. El presidente Antonio López de Santa Anna, presidente de México, solicitó licencia al Congreso para encabezar un ejercito de leva que llevó a cabo una calamitosa travesía hasta el territorio de Texas. México derrotó a los texanos sitiados en el fuerte del Álamo. Después de esa batalla, Santa Anna dispersó sus tropas en un territorio desconocido por los mexicanos, resultando preso en el asalto de San Jacinto. Negoció su liberación a cambio del reconocimiento tácito de la independencia de Texas firmando el tratado de Velasco el 14 de Mayo de 1836. El congreso mexicano no reconoció ese compromiso extraído bajo presión y después sobrevino la guerra de ocupación que en cuestión de semanas ocupó la capital de México izando su bandera en el palacio nacional.

México no solo perdió Texas sino más de la mitad de su territorio a cambio de la paz. Aunque duela aceptarlo, México cedió algo que en realidad no ocupaba o poblaba salvo por algunos destacamentos españoles y misiones jesuitas y franciscanas a los que debe sus nombres castellanizados ciudades como San Antonio, San Francisco o San Diego. Perdimos lo que la conquista española adhirió pero que nuestros ancestros mexicas jamás dominaron. La ocuparon pequeñas tribus nómadas -Siux, Apaches, Pieles Rojas- que se desplazaban de acuerdo a los cambios climáticos y las épocas invernales.

Volviendo a la visita mexicana a Washington, probablemente logremos un avance parcial dado que finalmente cedimos a la presión de Trump reforzando la seguridad fronteriza. El éxodo migrante debe ordenarse y frenarse. Y el gobierno esta reaccionando hasta por las presiones de Trump. Habrá que darle las gracias…  

El discurso antimexicano se utiliza con fines electorales. Habrá que ver como interpreta la reunión de la misión mexicana con la líder camaral demócrata Nancy Pelosi. Sería como si Pompeo se reunieran con los líderes camarales del PAN o el PRI pretendiendo con eso negociar con el presidente López Obrador. En ese caso la delegación mexicana debió ser acompañada por los líderes de los demás partidos y no solo por Mario Delgado el senador morenista.

Por lo pronto Mike Pence, el vicepresidente norteamericano recibirá a Ebrard según lo anunciado. Senadores republicanos por su parte advierten también su oposición al presidente que pone en riesgo una relación bilateral comercial tan estrecha que puede afectar no solo a México sino también a los Estados Unidos. Lo bueno es que ya conocemos a Trump y sabemos que sus arrebatos son predecibles. Al líder Norcoreano comenzó amenazándolo con una guerra nuclear pero luego posó en una foto donde ambos se estrecharon las manos. En este caso, no creemos que pase a más, pero seguro nos lo venderán como un gran éxito de la diplomacia y el gobierno mexicano, aunque nada está escrito. 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

seven + 16 =