Home Columnas Septiembre. Sentimientos de septiembre / Galimatías

Septiembre. Sentimientos de septiembre / Galimatías

Septiembre. Sentimientos de septiembre / Galimatías
0
0

Ernesto Gómez Pananá para Intersticios Radio

Los seres humanos medimos nuestra existencia en ciclos: conmemoramos un año más de vida o de partida y de igual modo, en el plano colectivo recordamos aquellos momentos que nos alegran y también aquellos que nos duelen.

En diciembre, festejamos el nacimiento de Cristo o una vuelta más de la tierra en torno al sol; antes, en noviembre, honramos a nuestros muertos -primero los pequeños y luego los mayores- y les dejamos en su altar, todo aquello que les gusta.

En mayo recordamos a las madres y a la maestrada; en octubre la llegada de Colón al continente y en marzo conmemoramos a las mujeres y su lucha por igualdad de derechos.

Marzo es un mes singular: además de conmemorar el día 8, en las escuelas aprendemos del día 18, cuando el petróleo pasó a ser “de todos” o del 21, cuando nació el pastorcito oaxaqueño que llegaría a presidente.

Septiembre es un mes con grandes significados. Emotivos, dolorosos, épicos.

En septiembre inició nuestra independencia, en septiembre también recordamos la consumación de esa misma gesta. En septiembre vivimos también uno de la sucesos más dolorosos de nuestra historia reciente y -ironías inexplicables- lo vivimos por partida doble. Me refiero a los sismos de 1985 y 2017.

Estadísticamente, las probabilidades de que un sismo repita intensidad y epicentro en la misma fecha calendario son remotas: a nosotros en México nos sucedió. Justo el día que organizábamos simulacros y recordábamos solemnemente a las víctimas de septiembre del 85, un nuevo sismo nos devastó, nos hizo recordar nuestro peores miedos y nos hizo también activar el espíritu de entrega y solidario que emergió en 85.

Entender el 2018 Pasa forzosamente por recordar el 85 -y también el 2017-. Las manos que levantaron   escombros fueron en muchos casos las manos que se sumaron al sueño de un cambio y un futuro diferente para nuestro México.

Es mucho el escombro que había que retirar y aún no se termina. Ni la voluntad de un presidente ni la de su equipo resultan suficientes: a este país solo podremos reconstruirlo en equipo, con ciudadanía que retire escombro pero que también demande resultados y vigile a sus gobernantes. Los efectos de la corrupción y el mal gobierno son un sismo al que hay que controlar con cimientos sólidos: exigir a quienes hoy gobiernan resultados claros, compromiso y honestidad es la tarea de la sociedad.

Oximoronas. Septiembre no solo es ícono para quienes vivimos en México. En Chile fue un septiembre cuando los militares apoyados por los Estados Unidos derrocaron a Allende y en septiembre también los Estados Unidos vivieron uno de sus peores momentos: un once de septiembre, aviones comerciales secuestrados por fanáticos suicidas, terroristas (omito llamarlos árabes o musulmanes porque nos son condiciones obligadas), estrellaron aeronaves comerciales en las Torres Gemelas de Nueva York. La capital del mundo occidental se convirtió en Babilonia: sirenas, polvo, asombro, dolor y muerte en todos los idiomas.

Las huellas de aquel día permanecen, pero el terrorismo ya no es foráneo. Hoy la amenaza es interna, los terroristas son ciudadanos que imitan y se empoderan gracias q un presidente ignorante y belicoso que va en pos de reelegirse para cuatro años más. Ojalá y no.

Pero no todo está perdido: mientras tanto en el centenario Puente Brooklyn, docenas de parejas de todo el mundo se juran amor eterno y hacen florecer la esperanza en el futuro.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × 1 =