Home Columnas Y seguimos sin alcalde / Código Nucú

Y seguimos sin alcalde / Código Nucú

Y seguimos sin alcalde / Código Nucú
0
0

César Trujillo

 

Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, sigue acéfala a más de un mes de la solicitud de licencia de Fernando Castellanos Cal y Mayor como presidente municipal, y de la aprobación del Cabildo para que en su lugar subiera como edil sustituto el quinto regidor Carlos Molano quien, pese a su gris paso en la comisiones del Ayuntamiento, logró ser el ungido tras previos acuerdos e intereses particulares. Sin embargo, hasta hoy, el Congreso local no ha aprobado su ascenso y todo quedó como una propuesta sin el respaldo legal que requiere para tener validez.

Y es que parece que a nadie le importa que la capital coneja (y en la antesala de las elecciones 2018 que están ya a la vuelta de la esquina) sume un vacío más al que de por sí se había generado tras el fraude con el que llegaron Castellanos Cal y Mayor y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), mismo que se hizo más evidente conforme el paso de los meses y el incumplimiento de sus promesas de campaña en el 2015 que hoy tienen a Tuxtla en el abandono y un impasse que será el principal reto para quien gane los comicios venideros.

Pero la ratificación del edil sustituto huele más a una molestia del gobernador Manuel Velasco con quien por un tiempo (el ahora edil con licencia) se sintió el alfil verdeecologista, el que presumía en sus círculos más cercanos tener línea directa para poder aspirar a la gubernatura y que hoy, risiblemente, parece estar relegado y haciendo bastante méritos para ver si le dan el visto bueno y le alcanza para competir por algo (nadie pierde en este juego más que el electorado, eso sí). Pero ahora más que nunca no debe ser fácil su travesía cuando le urge, derivado del desastre en que convirtió la ciudad en menos de tres años, el fuero que aún permanece en la congeladora y que se mantendrá así por un buen rato a causa de intereses aviesos (ya lo verá).

Aunque, como bien he señalado en otras columnas, poco les importa y ocupa a los políticos este tipo de cuestiones de si pasan ahorita o mañana. Saben que están cortados con la misma tijera y cocidos con el mismo líquido. Es más, Fernando Castellanos tiene la certeza que en el fondo, y más en política, los muertos no existen y que si fueron capaces de respaldar, cobijar y aplicar el fraude electoral en las intermedias, sin importarles el malestar ciudadano, su futuro estará asegurado mientras muestre un dejo de lealtad a un gobernador de cristal. Sí, al que también se le identifica con el despilfarro de una desgastada imagen, con el derroche para cumplir sus caprichos y el de sus amigos, y con la superficialidad con la que se maneja ante los chiapanecos.

Así, nuestra ciudad que ha padecido la voracidad de gobiernos rapaces y la inoperancia de alcaldes que han llegado sin tenerle un poquito de amor a esta urbe, hoy se mantiene sin una figura tan importante como lo es la del presidente municipal. Y ni al gobernador, que está más preocupado (y ocupado) por quedar bien con unos u otros candidatos presidenciables, jugando con Dios y con el diablo, prometiendo votos y apoyos a diestra y siniestra en una búsqueda por blindarse; ni el mismo Congreso del estado, a través de su Mesa Directiva que preside el diputado Willy Ochoa, se han interesado en el tema, mostrando lo que hemos visto como bandera en este sexenio y que ha sido parte del caos que hoy vive el Ayuntamiento conejo: la frivolidad y el desinterés por la capital y por su gente, que sirve como punta del iceberg para entender por qué hoy Chiapas se encuentra con altas tasas de marginación y pobreza, y sin un futuro promisorio mientras sigan llegando al poder políticos improvisados a los que sólo les importa vender una imagen personal, aunque en el fondo el estado completo se caiga a pedazos.

Manjar                                                          

Ayer circuló un video con una duración de 2 minutos y seis segundos donde Pablo Salazar Mendiguchía, candidato independiente rumbo al Senado, asegura que a los campesinos les han robado, durante cuatro años, cerca de 4 mil millones de pesos desde Sagarpa. Pide al titular de dicha dependencia que esta práctica de rapiña acabe y recurre a la añeja amistad para tal fin. ¡Ufff! Coincido en que es inaceptable este hurto descarado, pero es curioso que ahora con sus nuevas aspiraciones Pablo evoque una defensa férrea por los campesinos, cuando en su gobierno hubo varias organizaciones que fueron brutalmente reprimidas. El Frente Popular “Ricardo Flores Magón” y la Alianza Campesina de Liberación de Ixtapa (ACLI), por mencionar a algunas, saben bien de qué hablo. Ese rostro sonriente y amoroso es el mismo que vi en 2000 durante su campaña y que mutó en el de la intolerancia y la cerrazón, el de la violencia y los abusos, ya sentado en el poder. Se le olvida al exgobernador que para nosotros #SóloRigoEsAmor // La recomendación de hoy es La agonía del Eros de San Byung-Chul Han y el disco Fathers and Sons de Muddy Waters. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × 3 =