Home Columnas Simojovel, ¿botín para los Gómez? / Código Nucú

Simojovel, ¿botín para los Gómez? / Código Nucú

Simojovel, ¿botín para los Gómez? / Código Nucú
0
0

César Trujillo

En Simojovel, dos exalcaldes intentan apoderarse de la presidencia municipal de nueva cuenta, ahora en los comicios 2018. Se trata de los hermanos Juan y Ramiro Gómez Domínguez, quienes ya fueron ediles y que hoy, auspiciados por el Partido Chiapas Unido, pretenden nuevamente (según ellos bajo el padrinazgo de Eduardo Ramírez Aguilar) tomar en sus manos las riendas del municipio que, incluso, estuvo ya en manos de su padre Juan Gómez Núñez de filiación priista, volviendo ese espacio la caja chica de su familia e imponiendo el mismo estilo caciquil que permea a varias zonas de la geografía estatal.

¿Quiénes son estos dos personajes que andan operando para poder quedarse con la alcaldía y que aseguran que los comicios venideros son simple tramitología porque tienen ya apalabrado el triunfo con el respaldo de quien ahora abandera un movimiento que evoca a la dignidad? El primero de ellos es Juan Gómez Domínguez, el exalcalde priista a quien agentes de la que fuera la Procuraduría General de Justicia del Estado (ahora Fiscalía General del Estado) capturaron por posesión de droga y de armas de uso exclusivo del Ejército en el año 2015, justo en la antesala electoral en la que buscaba participar.

La revista Proceso documentó (el 16 de junio del año citado) que el exedil fue aprehendido junto con Mario Sánchez López y José Rafael Sánchez López cuando viajaban en una camioneta donde les encontraron un rifle de asalto R-15 y una ametralladora MP5, por lo que fueron consignados, acusados de portación de armas prohibidas y posesión de droga. ¡Chulada de maíz prieto! Y no para ahí todo. Recordemos que a este mismo exalcalde es al que el párroco de Simojovel, Marcelo Pérez Pérez, acusó “de ser uno de los hombres que ofreció hasta 400 mil pesos a tres jóvenes para que lo asesinaran”, denuncia que nunca procedió por los nexos e influencias que éste dice tener. Cuando fue detenido, Juan Gómez aspiraba a ser diputado local por el PRI y su padrino político era Roberto Aquiles Aguilar Hernández (lo sigue siendo, según se dice).

El segundo es su hermano Ramiro Gómez Domínguez, actual Presidente del Comité Municipal de Simojovel de Chiapas Unido, exdirigente del Partido Revolucionario Institucional y exedil de Simojovel. A él se le recuerda porque le fueron detenidos dos de sus presuntos jefes de seguridad a quienes un grupo de trasportistas agarraron cuando intentaban amedrentarlos con armas R15, por lo que fueron entregados a las autoridades; también se le recuerda por sus vínculos con las amenazas proferidas en contra del padre Marcelo, arriba citado.

En el 2015, año en que su hermano fue puesto en prisión, Ramiro Gómez pretendía ser alcalde por el PRI de Simojovel aunque se dio a la fuga porque tenía liberada una orden de aprehensión. Por si fuera poco, a ambos exediles se les sindica con la proliferación de cantinas, así como con la prostitución y la escalada de violencia en la zona, denuncias vertidas por el mismo grueso poblacional.

Hoy, apelando a la desmemoria del pueblo de Simojovel, Ramiro Gómez se autoproclama como el siguiente alcalde, por segunda ocasión. Para ello hace alarde que cuenta con una estructura a la que han denominado “Fuerza Gómez” y que sólo él, junto a su familia, pueden regresar la paz y la unidad que requiere el pueblo. Habría que preguntarle al exedil si no se mordió la lengua, pues ellos son sindicados directamente de la desestabilización que ha vivido el municipio. Incluso a su padre, el exalcalde Juan Gómez se le acusa de la desaparición de un líder en esa zona.

Al parecer, los padrinazgos que cargan los han envalentonado y ahora amenazan con operar con todo lo que esté a su alcance para poder echarse a la bolsa la alcaldía otra vez. Esperemos que los habitantes de Simojovel recuerden todo el daño que les han causado estos caciques y les hagan saber su encono en las urnas, de lo contrario: estamos jodidos todos ustedes.

Manjar

La primera vez que escuché a Raymundo Zenteno fue camino a la escuela. Yo impartía clases en un conocido instituto educativo del poniente de la ciudad y mi malibú 99, color verde, avanzaba entre el tráfico de esta enorme selva de asfalto. Escuché su programa con atención y pude notar que era honesto en lo que hacía, aún sin conocerlo. A la fecha, lo he saludado dos veces y no somos amigos: quizá algún día lo seamos. Si yo pudiese darle mi firma, la daría sin chistar, pero mi distrito y el suyo son apenas vecinos que se guiñan el ojo desde lejos. Sin embargo, creo en lo que hace y espero que pueda ocupar una curul ciudadana, desde donde, estoy seguro, se podrá incidir por el bien de Tuxtla. #ZopiloteSíVa // La recomendación de hoy es el libro Puntuación de Ricardo Yáñez y el disco de The Man Comes Around de Johnny Cash. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

 César Trujillo

Poeta y periodista

9611678136

@C_T1

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

6 + three =