Home Columnas Salario Rosa, entre la indignación y la irresponsabilidad compartida / En la Mira

Salario Rosa, entre la indignación y la irresponsabilidad compartida / En la Mira

Salario Rosa, entre la indignación y la irresponsabilidad compartida / En la Mira
0
0

Héctor Estrada

Los programas Salario Rosa y Prospera en Chiapas se convirtieron este fin de semana en los protagonistas de la redes sociales. La vergonzosas e indignantes imágenes de niños, mujeres y ancianas insoladas, y hasta una beneficiaria muerta, inundaron los principales portales de noticias en la entidad chiapaneca, generando las más diversas e intensas reacciones entre la ciudadanía.
Y es que no es para menos. Las escenas de bebés sacados a manos alzadas sobre la multitud, ancianas al borde del desmayo, mujeres desvanecidas sobre el pasto y el cuerpo de una mujer muerta por caer casi de tres metros durante la entrega de los programas mencionados no podrían generar otra cosa que indignación y enojo en cualquier punto de análisis posible.
Más allá del evidente uso descarado de las mujeres como bastión electoral, los lamentables episodios de los últimos días hablan de irresponsabilidades compartidas. Deje usted el tema de la falta de respeto a la dignidad propia o ajena. Lo visto este fin de semana expone graves omisiones e irresponsabilidades por parte del gobierno estatal y federal, como organizadores directos de este tipo de repartos masivos.
En el caso de la entrega del “Salario Rosa” en Tuxtla Gutiérrez, a las beneficiarias se les citó desde muy temprano para comenzar a llenar el espacio al aire libre donde se realizaría la entrega. Se eligió el estacionamiento del Estadio Víctor Manuel Reyna a eso del medio día. “Brillante idea”, tomando en cuenta que durante las últimas semanas la capital estatal ha registrado alrededor de 40 grados centígrados.
No bastando las condiciones climáticas adversas, se les permitió acudir con niños (algunos de pocos meses de nacidos) y se les hizo esperar alrededor de cuatro horas bajo el sol hasta que iniciara el evento. El estrés lógico de las circunstancias por el clima, la demora y la aglomeración convirtieron el evento el lugar en una verdadera locura que afortunadamente no terminó en tragedia.
No se corrió con la misma suerte en el municipio de Arriaga donde el reparto del programa Prospera sí terminó en tragedia. Ahí una mujer perdió la vida al caer casi tres metro al fondo de una de las albercas vacías, ubicadas en la unidad deportiva donde se realizó el evento. La falta de preparativos logísticos y medidas de seguridad terminaros cobrando una cara factura.
Tanto lo sucedido en Arriaga como en Tuxtla Gutiérrez son ejemplos claros de la absoluta irresponsabilidad de las autoridades organizadoras, pero también de muchas mujeres que finalmente decidieron arriesgar la vida de sus hijos o su propia integridad en circunstancias que sabían de antemano eran de alto riesgo. Son, pues, eventos de acarreo multitudinario donde la comodidad y el bienestar de las movilizadas resultan irrelevantes para los operadores, responsables de llenar aforos.
Dejando atrás el trasfondo electoral y la serie de debates interminables generados por la participación de cientos de mujeres en ese tipo de eventos indignantes, lo que si puede exigirse es replantearse las formas en que se realizan las entregas. Ya este fin de semana el representante de Morena ante el INE, Horacio Duarte, interpuso una denuncia para solicitar la suspensión de los eventos masivos en Chiapas y el Estado de México para la entrega del Salario Rosa.
Y es que, aunque la nuevas regulaciones a la ley electoral permiten que los programas sociales se mantengan incluso durante el proceso electoral, si se abre espacio a regular las modalidades de entrega. El gobierno de Manuel Velasco debería reconsiderar la formas en que está llevándose a cabo la entrega de los recursos, si ya no es por respeto a la dignidad de la beneficiarias, al menos por seguridad y mínimo sentido común… así las cosas.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

one × 2 =