Home Columnas Sabios / La Feria

Sabios / La Feria

Sabios / La Feria
0
0

Sr. López

 

Ayer, en el antes Convento de San Hipólito de la capital del país, nuestro Presidente electo y Rocío Nahle, quien será la titular de la Secretaría de Energía en su gobierno, se reunieron en privado con empresarios del sector petrolero. El periódico La Jornada (nota de Alma E. Muñoz y Néstor Jiménez), informó a las 16:26 horas:

 

“El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, garantizó a los empresarios petroleros que respetará los 110 contratos para exploración y explotación de hidrocarburos otorgados por el actual gobierno, ‘siempre y cuando todo esté bien’, aseguró Rocío Nahle, próxima titular de la Secretaría de Energía.

 

Explicó en entrevista posterior a una reunión privada entre ambas partes, que López Obrador también pidió a los inversionistas que ‘trabajen más de prisa’ para frenar la caída en la producción petrolera.

 

Nahle expresó que hay disposición de los empresarios a trabajar con el próximo gobierno (…) se les brindará ayuda para que no los frenen los trámites burocráticos, y puedan avanzar en los trabajos de exploración y producción”.

 

Vaya, vaya… la señora Nahle es la misma que dijo estar a favor de congelar las licitaciones o subastas públicas futuras para perforación en aguas profundas y de revisar los contratos ya existentes con petroleras internacionales, y: “No podemos entregar de manera irresponsable nuestras reservas petroleras a las trasnacionales (…) Este primero de julio el pueblo va a terminar con el saqueo de México”. (New York Times, nota de Clifford Krauss;  26 de abril de 2018).

 

Sin torcer el sentido de lo que decía antes de abril 26 de este año la señora Nahle, la idea era congelar los futuros contratos petroleros (o sea, suspender, detener, cancelar… como entendemos “congelar” en México), y revisar los contratos existentes. Bueno, ahora les van a facilitar los trámites y los urgieron a apurarle a sacar harto petróleo. ¡Cosa más grande!, diría Trespatines.

 

No debería uno sorprenderse, pero se sorprende.

 

Lea algunas frases selectas sobre el mismo tema, todas de nuestro Presidente electo:

 

“Andrés Manuel López Obrador señaló ayer que uno de los primeros temas que abordará con el presidente Enrique Peña Nieto el 2 de julio, un día después de su eventual triunfo electoral, será el de las licitaciones y entrega de los contratos petroleros y del sector energético a empresas privadas. Le solicitará que los suspenda. Sobre todo, voy a pedirle que ya se detenga la entrega de las costas de Yucatán y de Quintana Roo, que no deben utilizarse para la explotación petrolera, porque se trata de una de las regiones turísticas más importantes del país”, agregó que su petición al jefe del Ejecutivo tras las elecciones incluye, desde luego, que sea suspendida la entrega de los campos petroleros, en tierra y aguas someras, así como toda acción que implique la privatización petrolera y eléctrica”. (La Jornada, 19 de marzo de 2018, página 7).

 

Discurso en el Zócalo de la CdMx (octubre 27 de 2013): “(…) legalizar la entrega de la renta petrolera y la privatización del sector energético en su conjunto. Nos manifestamos abiertamente en contra de lo que podría ser conocido, históricamente, como el pacto de la traición a México”.

 

El 5 de agosto de 2013, “subió” un video en el que aparece diciendo: “Privatizar el petróleo, reformar el artículo 27 de la Constitución es traicionar a la patria (…) se entregaría la renta petrolera a extranjeros; nos quedaríamos sin presupuesto, no habría dinero para educación pública, para salud, para el desarrollo. Esto agravaría aún más la crisis económica y social, esto no lo podemos permitir”.

 

En el documento, AMLO, Proyecto 2018, comunicado b13-353, del 24 de noviembre de 2013: “(…) la reforma energética no tiene nada que ver con el desarrollo de México, sino tiene que ver con el de planear y operar un atraco a la nación, es decir, el robo de todos los tiempos (…)”.

 

Ahora van a revisar los contratos (como afirmaron antes tantas veces él y la señora Nahle), y está muy bien que los revisen, pero va a estar difícil que en los contratos encuentren alguna cláusula en la que se viole la ley o se pacte el pago de cohechos, mordidas o moches. Las empresas que concursaron (mexicanas y extranjeras), y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, no son bobos (ni necesariamente ladrones).

 

Consta a usted que al del teclado no le gusta la reforma energética (por varias razones poco técnicas), y que sostiene el riesgo real que es meter a La Patria (la señora de toga blanca de la portada de los libros de texto gratuitos, tan casta ella), en la misma cama con lobos del calibre de las petroleras internacionales… sí, pero la reforma ya es legal, los contratos también y echarse para atrás era hundir (¡ya!) a México.

 

Así que… es buena noticia: AMLO no está afectado de sus facultades mentales y sabe hasta dónde se jala la cobija… pero del “saqueo a México”, el “pacto de la traición a México” y el “robo de todos los tiempos”, a decirles que le apuren a sacar petróleo y ofrecerles ayuda con los trámites burocráticos, hay una distancia enorme. (Y la señora Nahle ya puede ponerse trapitos frescos en la frente o tomar tecitos de tila).

 

Otra cosa muy distinta es lo de Ayotzinapa y los normalistas desaparecidos. Claro quedó el compromiso del Presidente electo con los padres, pero ayer ya salió la próxima secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, a aclarar que la Comisión de la Verdad, no será una “institución formal”, que dependerá de la Segob, que sólo emitirá un reporte, que “será muy útil para instancias de justicia”, y que la investigación corresponde (como manda la ley), a la Fiscalía; literalmente dijo:

 

“Es una comisión de la verdad que por su naturaleza es totalmente diferente. Integrada por expertos, víctimas y organismos internacionales. Es una comisión paralela a una instancia formal como es la PGR o la Fiscalía”… Esto es muy diferente a lo que todos los ahí presentes entendieron. ¡Cuidado!

 

Bueno… ya lo dijo él mismo: cambiar de opinión es de sabios.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × four =