Home Columnas Realidad o ficción / Comentando la noticia

Realidad o ficción / Comentando la noticia

Realidad o ficción / Comentando la noticia
0
0

Alfonso Carbonell Chávez

Antes que otra cosa suceda, déjenme saludarles después de unas inmerecidas pero urgentes vacaciones, en las que procuré aunque admito con esto de las redes y los teléfonos inteligentes resultó casi imposible, abstraerme de los acontecimientos nacionales y en particular los estatales sobre todo del tema político electoral, que supongo como a un servidor, ya nos tienen hasta la madre. Y pensar que esto apenas empieza en su etapa más álgida que son las campañas. Y no porque a usted amable lector le importe en dónde anduve, pero sí les platico que la blanca Mérida, Yucatán, que no conocía y dónde que me jacto conocer casi todo el país, me sorprendió por su crecimiento y modernidad con suburbios que envuelven, literal, la propia ciudad capital en la que destacan grandes avenidas con un desarrollo urbanístico que harían palidecer a ciudades como la nuestra, Tuxtla Gutiérrez. Lo que viene siendo de alguna forma la vieja Mérida, sigue tan esplendorosa como me la habían dibujado con ese majestuoso Paseo Montejo en la que se yerguen viejas casonas de potentados caciques y gobernantes de Yucatán, que conviven sin regateos con enormes edificios que albergan hoteles de cinco estrellas. Ya para concluir con el tema introductorio y los saludos, les diré a modo de reflexión alimentada por los comentarios de los nuevos pobladores de esa extendida mancha urbana, que resulta harto sospechoso la construcción de centros habitacionales realmente descomunales con casas de interés medio con costos promedio de millón y medio y reitero, de extendidas avenidas totalmente iluminadas, bellos camellones y glorietas con modernistas fuentes, desarrollos insisto de miles de viviendas muchas aún sin ocupar y que según voces, muchas, hablan de inversiones de carteles de la delincuencia organizada en una sospechosista insisto, tolerancia y colaboracionismo con el propio gobierno local y estatal. La reflexión entonces me lleva a dos consideraciones arriesgadas que no tratan de justificar, al menos no, la realidad imperante en nuestro estado y ciudad capital; uno, que en esa calma chicha en la que se desenvuelve la vida en ese estado del país y el sorprendente desarrollo de su ciudad capital, encuentra explicación la presumible negociación existente entre las autoridades locales y estatales con el narco, y en la que parece haber un acuerdo no escrito de invertir en desarrollo urbano a cambio de impunidad. Y dos, que en el caso de Chiapas y su capital, parecería que se ha optado por no tolerar el lavado de dinero por parte del narco como parece sucede en la península yucateca, pero que tampoco las autoridades de nuestra entidad les importe un cacahuate el desarrollo de sus pueblos dilapidando los pocos recursos del erario para su uso y abuso personal.

Y en eso estaba, cuando la noticia de que Manuel Velasco no dejaría la gubernatura a cambio de una candidatura al Senado de la República, misma que en teoría lo blindaría ante posibles o presumibles actos de corrupción cometidos en su administración, supongo, cayó como balde de agua fría de menos también, a millones de chiapanecos que han visto en este gobierno empobrecer sus mesas ante la falta de empleos y oportunidades de desarrollo producto reclaman millones de voces, de la rapiña cometida en su gestión por él o sus colaboradores ya bien por comisión u omisión pero sin dudarlo, por su irresponsabilidad. Con un discurso que raya en el cinismo y la autocomplacencia, dice que “primero Chiapas” lo que ponderó para no aceptar la honrosa deferencia, como si se dirigiera a enfermos de “Alzheimer” que no recordaran los destrozos padecidos por un gobernante frívolo y calculador que gustaba, como Jesús, poner una y otra vez la mejilla para desagraviar a un ofendido colaborador, que por cierto y apodado “el bala o balita”, recibirá como premio a la estulticia una diputación local.

También mientras escuchaba el mensaje del compungido mandatario estatal y a solo un tris de soltar el llanto –él-, me recordaba pasajes como aquél que en pleno conflicto magisterial que dejó a cientos de miles de estudiantes chiapanecos sin clases por más de 90 días, salir como ahora ante las cámaras de televisión a soltar una vieja advertencia presidencial en tiempos del Movimiento del 68 diciendo; “hemos sido tolerantes hasta excesos criticables” (dixit Gustavo Díaz Ordaz).  Y así e insisto mientras escuchaba sin poner mucha atención al güero Velasco, no podía dejar de recordar que por su ambición de poder, fraguó en el 2015 un mega fraude electoral que incluso les costó la destitución y el descrédito nacional a todo un Consejo general del órgano electoral local del IEPC. Pero lo realmente grave, es que con esa operación de pintar todo el estado de verde incluso las banquetas, lo tiñó de rojo sangre que arrojó los diversos enfrentamientos de pueblos enteros como San Juan Chamula, Chenalhó, Oxchuc y demás, que arrojaron muertes incluso de autoridades municipales. Y así el tema de transporte público, la falta de medicamentos o el de los empresarios incluso del gremio periodístico, fueron escalando en su conflictiva ya por los piratas en el transporte, la huelga de hambre de enfermeras, e igual por adeudos millonarios con empresarios y medios de comunicación.

Bueno sería interminable la lista de desencuentros y abusos cometidos por este gobierno que se aferra a lo que le queda de poder y recursos que siguen siendo millonarios, ya bien para su provecho personal y de su camarilla; o bien también y ahora bajo el eslogan de “soy del verde pero voy con Andrés Manuel” que es en verdad su tirada, sabedor que de llegar el Peje tabasqueño a la presidencia, su futuro y su libertad quedarán asegurados. Así entonces, lo que a Chiapas sucede se sitúa, literal, entre: La realidad y la ficción. Me queda claro.

Ya de salida (#3de3)

1.- Y hablando del Peje y su estrategia mediática de campaña, el que sigue bateando de 400 (se dice en el argot beisbolero que tanto gusta a Andrés Manuelovich) es el joven senador chiapaneco Zoé Robledo, quien en los debates televisivos en específico el que semana a semana transmite el canal 52mx en su noticiario matutino, sigue dando muestras de capacidad y talento político y de debate. Ayer incluso, con la presencia de los representantes de los demás candidatos es decir “Mich” y “Anaya”, al hacer uso de la palabra citaban al legislador chiapaneco diciendo; como dice Zoé, refería la senadora Martín del Campo del equipo de Ricardo, en tanto De la Madrid de Pepe Toño, aunque entre dientes, igual citaba a Robledo para coincidir en su visión. Habrá que esperar, sin duda, a que las campañas avancen e igual estar atento a los debates oficiales que organice el INE que serán solo tres, por lo que Meade como Anaya, se quedarán con las ganas de hacerlo ante alguna televisora. Si hoy fueran las elecciones, el abanderado de “Juntos haremos historia” sería el presidente de México. Veremos si lo dejan ¡Gulp!…// 2.- Por lo que hace al tema local, es decir para la elección de gobernador, aún habrá que esperar que inicien las campañas que será a finales de este mes de abril. Así los cuatro contendientes a la gubernatura es decir, José Antonio Aguilar Bodegas de la coalición “Chiapas al frente” (PAN, PRD y MC), Roberto Armando Albores Gleason de la coalición “Todos por Chiapas” (PRI, PVEM, PANAL, Mover a Chiapas y Chiapas Unido), Rutilio Cruz Escandón Cadenas de la coalición “Juntos haremos historia” (MORENA, PT, PES) y, el independiente Jesús Alejo Orantes Ruiz, los cuatro sin excepción, se han mantenido de bajo perfil y su batalla al menos algunos de manera inocultable, la están dando a través de las redes sociales mediante sus esbirros u voceros oficiosos. Así la campaña de lodo o llamada guerra sucia, se dará como hasta ahora en las redes sociales. Puras “fake news” como dicen los mileanians…// 3.- Y en medio de este incontrolable e irascible proceso electoral, que si lo revisa aún de manera somera, coincidirá que ha sido todo un cochinero. Pero decía, en medio de este desmadre, los cambios necesarios en el gabinete de lo que queda de Manuel Velasco, como bolas de humo nos las han pasado por las narices. Así la llegada de un Carlos Mario o Mario Carlos Culebro Velasco a la secretaría general de Gobierno, no solo es una afrenta a los chiapanecos en general al existir sonadas versiones sobre su actuar sospechoso en la secretaría del Transporte, sino en especial a los propios transportistas y no lo digo de oídas sino porque he platicado con algunos de ellos. Es más ayer mismo al abordar un taxi y comentar sobre el tema político de Chiapas, al tocar el tema del transporte me ilustraba; mire ahí va un pirata con el número 4 mil 300, 365 es igual con placas particulares. Me explicaba que los concesionados suman alrededor de 3 mil 600 el número económico, pero desde que llegó Culebro Velasco a la secretaría de gobierno, empezaron a circular los piratas en un claro contubernio del gobierno y pulpos transportistas. Están pidiendo 150 a 160 mil pesos para regularizar a los taxis piratas, me dijo. Así, ta cabrón la cosa…// ¡Me queda claro! Salu2 y arriba el telón.

Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos, A.C.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

three + 11 =