Home Columnas Puntos Cardinales

Puntos Cardinales

Puntos Cardinales
0
0

Oscar Palacios

Nuestra historia está construida con belleza y tragedia. Una belleza cruel diría la poeta catalana Ángela Figuera Aymerich. Nuestro pasado está lleno de dramáticos sucesos y en el presente, pareciera que los dioses del panteón azteca están reclamando sacrificios. Hoy ya no se sacan corazones con cuchillos de obsidiana. Ahora la muerte es más lenta. Van y vienen huracanes, inundaciones, terremotos y lo peor: el hambre que permea en la extrema pobreza.
Se derrumbaron las casas de los económicamente débiles—eufemismo para castos oídos de los poderosos– y son estos a quienes, por cierto, no se les cayeron sus casas blancas, azules, amarillas y tricolores, entre otros tonos de la impunidad. Ellos construyen con material de primera. Sean iniciativos, políticos o cardenales. Lo hacen con el dinero que viene de utilizar material de segunda, sin las especificaciones adecuadas, para la construcción de escuelas, hospitales, puentes, viviendas de interés social y etcétera.
Hoy se cultivan las viñas de la ira, apuntaría Steimbeck.  Van y vienen palabras demagógicas de la mafia del poder—o del joder, si lo prefieren– profundamente herida, tambaleante por el otro terremoto: el político ya pintado de electorero. La gran Tenochtitlan es el talón de Aquiles de Peña Nieto. Ahí se esconde, no da la cara.  Sólo vemos un rostro maquillado, con brillante gel en el copete, en la TV. Va a los pueblos heridos de la provincia que también es capital, anonadados ante la pérdida de su sentido de la vida: sus hogares. Y así están todos los corifeos del régimen: abucheados, cuestionados. En ellos, sólo priva el cinismo.
Seguramente en todos los estados afectados hay desconfianza. Nuestro ejemplo cercano: Chiapas. No se pretende ser pesimista, pero…  El gobierno de Chiapas envió un informe al Senado donde indica que hay cerca de millón y medio de danmificados; 58 mil 365 viviendas afectadas (16 mil con daño total). Los apoyos parciales necesarios para la reconstrucción serían poco más de 831 millones. ¿Quién los va a manejar? Si es Manuel Velasco Coello and Company pues que se sienten los afectados. Ya Pablo Salazar hizo escuela con el huracán Stan. Los danmificados costeños todavía esperan… y vaya que ya pasó tiempo.
Y sobre el tema es notorio el oportunismo del PRI. Ahora Ochoa Reza si apoya que el 100% de lo presupuestado para los partidos se devuelva para la reconstrucción. Y no sólo eso, sino que también desparezcan los senadores y diputados plurinominales. Puro atole con el dedo. Al final no pasará nada. Quizá suelten algo de lana porque a ellos no les falta paga: Bastaría con pedirle a Duarte de Ochoa, Yarringnton, Duarte Chihuahua, Borge Q. Roo, los Moreira, Juan Sabines, Manuel Velasco, Graco, Cue, Medina NL, Sandoval Nayarit, que devuelvan lo robado—una piscachita– a cambio de impunidad y eso les basta y sobra para que compren votos en el 18.

Javier Corral, gobernador de Chihuahua no ha logrado atrapar al otro rataDuarte, pero ya logró que se queden en su corral los bienes de su antecesor. A ver si no resulta que el matancero de hoy sea la res de mañana. A don Javier, por el momento, ya le estalló de nuevo la violencia y se ha quedado pasmado.
Margarita Zavala, como ya no le darán su PAN ahora se va de PESca. Sí, coquetea con el Partido (¿?) Encuentro Social. Entre mochos te veas.  Para documentar nuestro optimismo, diría Monsi.
La verdad histórica es que el gobierno sigue apostando al olvido en el caso Ayotzinapa. Los 43 siguen—y todo indica que seguirán—desaparecidos. Los padres resisten y la sociedad sigue atenta. Próximo recordatorio: 2018. ¿Derechos humanos? Ni humanos, ni derechos, diría aquel.

CHIAPAS

Mientras los iniciativos pescan en rio revuelto, lo políticos afilan sus garras para arañar el presupuesto de la reconstrucción. Para empezar, son 38 mil millones de pesos. Por lo que respecta a Chiapas, el jefe del cartel verde Manuel Velasco Coello declara que se pondrá lupa apara vigilar el buen uso de los recursos para la reconstrucción. Sabiendo el tipo de ficha que resultó, valdría aquello    de “en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”. Pero más valdría la respuesta del clásico: “Si en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, tampoco lo es el color del color con que se mira. La lupa hay que usarla para vigilarlo a él.
Una truculenta historia: Existía un fondo para reconstrucción en caso de desastres naturales. Hace como medio año lo desaparecieron los ilustres diputados encabezados por Eduardo Ramírez Aguilar. Ahora, ante la emergencia, está creando otro. ¡y donde quedó la lana anterior? De sus pasos por mi Chiapas, responda ERA y no yo. Todo indica que Ramírez Aguilar lo utilizó para provecho personal. Bastante dinero costó su cambio de imagen. Cambió de Zanja negra a Jaguar negro. Juar juar,  jaguar, juar, juar. Con todo y todo, ERA sigue mangoneando el Congreso

En Puerto Madero está una de las zonas económica especiales en Chiapas. Este puerto es uno de los elefantes blancos que se construyó durante el gobierno del eminente científico y pésimo político, Dr. Velasco Suárez—otro, el aeropuerto “Llano San Juan”—y por lo mismo, actualmente, no levantará vuelo. Demagogia de fin del sexenio Peñanietista. Sólo serviría para que el gran capital invierta a precios regalados en tierras de la zona y si bien va, empresas donde los naturales de la región sean empleados con el salario miserable correspondiente. Al tiempo
Ahora, una historia no velada: Hace 15 años vine a vivir a San Cristóbal, la otrora verde. En ese tiempo han sido alcaldes Enoc, Mariano, Lobato, Cecilia, Toyita hasta llegar al actual, el ecocida Marco Cancino. Los pioneros del rumbo hoy reconocido como Tarumba, dentro de la demarcación del Barrio La Garita, fuimos tres los pioneros. Ahora hay 15 y se sigue construyendo. Solicitamos entonces la conexión al drenaje. Todos dijeron que sí pero no dijeron cuándo. Resulta que se opusieron los integrantes del comité de barrio. O sea que existe un municipio dentro de otro municipio. Es claro, por los votos, los de comité del barrio se impusieron a la autoridad municipal y hasta ahora no ha permitido la conexión. El depredador de Marco Cancino—no se le perdona que haya sido protector de los invasores que destruyeron la reserva “Gertrude Duby”. amplió con recurso público la citada red. Lo tenemos pegado a la barda de la casa y, sin embargo, no se nos autoriza conectarnos. Como está en campaña de reelección, deja que los comités hagan y deshagan. El comité de barrio argumenta que la parte nueva de la red es más ancha y la vieja red es de tubos más pequeños y se congestiona en época de lluvia. Ni derechos humanos—dónde andas mi buen Juan Oscar Trinidad– puede con el paquete.  Yo ya me resigné a seguir con la fosa séptica. Me sumo a los ciudadanos de segunda. Espere el segundo capítulo.

Mineras de Chiapas minan la salud de varias comunidades. El norte del país ha sufrido grandes problemas de contaminación y ahora ese mal producto de la corrupción ataca al sur. ¿Los dejaremos?
Los detractores gratuitos y pagados para denostar a MORENA no pierden oportunidad. Se escandalizan porque Pio Lorenzo apoye a su hermano Andrés Manuel. Se hacen pato, por obvia complicidad, cuando se trata del junior de un exgobernador que hace circo maroma y teatro para ser candidato priista a la gubernatura. O todos coludos o todos rabones.
La solidaridad para apoyar a los afectados por el sismo en Chiapas. Ahora toca el turno a la comunidad cultural. Este martes 3 de octubre, a partir de la cinco de la tarde, en el Teatro de la Unicach (libramiento norte) se efectuará el Concierto “Con arte por Chiapas” en el que participan varios grupos musicales y solistas. — El pianista de excelencia Héctor Infanzón, la sensibilidad de la cantante yucateca Malena Durán, Narimbo, Octopus, Luna negra, Big band del sur, entre otros. También se han sumado artistas plásticos como Robertoni, Rafa Araujo, Ramiro Jiménez Chacón, Lucy Ovilla, etc.   con obra que será subastada. Estará también un grupo de poetas. Por mi parte, me sumo con gusto donando ejemplares de mi nueva novela “El factor Karamazov”. Cómprenla, no piensen en mi sino en aquel a quien le llegará un respiro en esta trágica situación. Lleve algo para despensa—víveres no perecederos– y podrá entrar al evento.
Y ya con esta me despido.  Los gobiernos federal, estatal y municipal se negaron a enviar taladros, clavos y madera a las zonas del desastre porque temieron que los crucificaran.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 + eleven =