Home Columnas Pintado / La Feria

Pintado / La Feria

Pintado / La Feria
0
0

Sr. López

Tío Toño era un tipo bravo que llegó a líder de no supe nunca qué sindicato, pero era uno nacional, de los grandes y a las puertas de su casa siempre había gente, mucha, entre empleados y pedigüeños. Tía Sarita, su esposa, era señora mexicana normal de los años 40´s del siglo pasado que le dio nueve hijos varones. Nomás entrando al recibidor, había un letrero de lámina esmaltada, fondo blanco, letras azules, que rezaba: “Aquí termina la democracia”. Sí, en la casa mandaba ella.

Vamos a ponernos tantito serios. Nadie sabemos nada sobre cómo van los candidatos que competirán el próximo 1 de julio.

Parece a ratos que solo estuviera en juego la presidencia de la república. Como que se nos olvida que es una tómbola de 3,326 cargos públicos… présteme su atención, le vengo a ofrecer paquete que le incluye aparte de su bonita presidencia de la república, un muy útil Congreso de la Unión (diputados y senadores), ocho gobernadores garantizados, un Jefe de Gobierno de la capital del país con todos los aditamentos, y por si le parece poco, por el mismo precio, solo por esta ocasión, le voy a incluir de todos colores, los congresos de 27 estados y los ayuntamientos de 25… ¡llévelo… llévelooo!

Si ya es de dudarse el tino con el que escogemos a un candidato para una cosa… imaginemos ahora las reflexiones del tenochca estándar, con su manojo de boletas, encerrado en la casilla, crayola en mano… “la de Presidente, para el final, primero mi Gobernador y mis diputados locales… de tin marín, de do pingüé… ya… ahora mi alcalde y su cabildo, aquí, cincho, el Chato, que mi’jita, la pobre se ha sacrificado mucho, a ver si me da chamba y a ella le pone casa… los diputados federales y senadores ninguno, bola de inútiles… y de Presidente, de Presidente… la dejo en blanco y que se hagan bolas”. Y a la salida, meter cada boleta en la urna que le corresponde. Va a estar lindo el sainete.

Con toda lógica, la elección presidencial es lo que más atrae la atención del respetable, cuando la verdad es que eso parece porque eso es lo que destacan los medios masivos de comunicación, algunos de los cuales, extrañamente, gastan dinero en mandar a hacer encuestas (y canta Lara al piano: … vende caro tu amor, encuestadora…Ya que la infamia de tu ruin destino, marchitó tu admirable primavera…Haz menos escabroso tu camino…Vende caro tu amor, encuestadora”). Sí, sin calumniar a nadie… ¡que no nos vengan con cuentos!

No pueden ser tan diferentes los resultados de las encuestas que se supone que hacen, si -en primer lugar-, las hicieran y en segundo, las hicieran bien. En algunos diarios de circulación nacional igual parece que al Pejesús no lo alcanzan ni con un cohete de la Nasa, y en otros, resulta que está en empate técnico con Meade. ¡Hombre!, pónganse de acuerdo.

Sí sabemos de cierto, algunas cosas. Por ejemplo, que la abstención ronda por ahí del 40% y que de los votos que aparecen dentro de las urnas, algunos no los pusieron los electores, pero de esos no sabremos nunca la cantidad. También sabemos que por ahí de la cuarta parte de los electores, deciden al golpe por quién votar (son los “indecisos”).

Según “The Economist”, en su estudio anual “Índice de Democracia”, que evalúa a 160 países, la cultura política en México tiene calificación reprobatoria, parecida a la de Iraq, Kuwait, Níger o Angola. Dicho de otro modo, no sabemos ni nos interesa. Los resultados 2012 de la Encuesta Política sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas, elaborada por la Secretaria de Gobernación, son más precisos: al 65% de los alegres ciudadanos mexicanos, la política le importa un pito.

Según el Barómetro de las Américas de la Universidad Vanderbilt, que evalúa el grado de politización de la sociedad en todo nuestro continente, el país más despolitizado de América es Bolivia, con un insignificante 7.3% de la población… seguido por México, con el 8.2% (resultados de 2012, quién sabe cómo ande ahorita la cosa… pero muy diferente, no). Llegan a esa calificación de nuestro espíritu cívico después de revisar cuánta gente participa en las campañas políticas (4.2%); cuánta gente participa en protestas (3.4%)… y así. Por algo existe en nuestra risueña patria el negocio de renta de gente (en serio), que le cotizan marchas, plantones, golpeadores, con o sin comidas, con o sin transporte, equipo de sonido, mantas… usted dice qué necesita y se los mandan, de un día para otro, cientos, miles, lo que sea su voluntad. Y hay estados en los que de eso se encargan los alcaldes, por orden de su mero mero.

Otra observación: en todas esas encuestas y tendencias que se publican, todos los medios de comunicación y la inmensa mayoría de la comentocracia, jamás hacen mención a las pocas probabilidades de que los comicios se desarrollen con pureza absoluta, pasteurizados. Eso es el postre, para después, cuando empiezan las protestas por los resultados.

Ayer mismo, sin que se rajara la fachada de Palacio Nacional, los señores magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (vulgo, Trife), limpiándose el extremo inferior del sistema digestivo con el dictamen del INE de que Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, no obtuvo las firmas necesarias, que cometió irregularidades que hasta podían acabar en denuncias penales por delitos electorales que se castigan con cárcel, le regalaron al caballero la candidatura presidencial independiente… en fin. Ahora veremos su nombre en las encuestas, ¡sí señor!

Al que le supo la boca a centavo con el asunto del “Bronco”, fue al Pejesús. El voto antigobierno, dispone de un más amplio menú para expresar su repudio, se atomiza el oposicionismo… y eso cuenta y cuenta mucho en procesos que se deciden por apenas unos cuantos votos (acuérdese del 2006: Calderón, 35.89%; Pejecutivo, 35.29%, del total de 41 millones 792 mil 322 votos emitidos, 243,934 hicieron la diferencia, apenitas el 0.6%… casi nada).

Así, ahora resulta que adonde hay que hacer las peregrinaciones es al Trife, el INE está pintado.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

8 − one =