Home Columnas Oxchuc, pueblo sin ley / Código Nucú

Oxchuc, pueblo sin ley / Código Nucú

Oxchuc, pueblo sin ley / Código Nucú
0
0

César Trujillo

A partir de hoy, una caseta de cobro (puesta y controlada por la Comisión de Paz y Justicia del municipio enclavado en la zona Altos) será instalada en Oxchuc junto con algunas leyendas que explicarán los motivos que orillaron a los habitantes a tomar esta decisión. Así, quien transite por el municipio deberá pagar una cuota por el incumplimiento de los acuerdos pactados entre los habitantes y el Gobierno de Chiapas, que estuvo representado por el secretario General de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, a quien, honestamente, parece importarle poco que el estado se caiga a pedazos y se hunda en la ingobernabilidad desde hace mucho tiempo.

Los acuerdos tomados por los habitantes de Oxchuc no son nuevos. Tampoco lo es el descontento que impera en la zona derivado de la pésima intervención del gobierno en los comicios 2015 y esa torpe necesidad de querer pintar todo de verde: pasando por alto los usos y costumbres e imponiendo credos que no corresponden a lo que la historia dice (cometen errores pueriles). Porque más allá de los colores que buscaron imponer y mostrar a la nacional del supuesto trabajo realizado, derivado de uno de las fraudes más cínicos de la historia de Chiapas, trastocaron la forma en que los pueblos originarios venían caminando y ahora tienen varias bombas de tiempo activas: San Pedro Chenalhó, El Bosque, Teopisca, Oxchuc, son algunas de estas.

Hoy, los habitantes de Oxchuc han manifestado, de forma clara y tajante, que ante la inoperancia del gobierno que no puede dar resolución al tema del presupuesto (aunque se ha solicitado en tiempo y forma), y tomando en cuenta que requieren hacer los pagos de luz, agua, recolección de basura, mantenimiento del camposanto, construcción del mercado, entre otras obras de impacto social, optaron por conseguir el recursos de otro modo, de otra forma que les permita tener ingresos y “emplearlos para el desarrollo del pueblo”, aunque esto signifique pasar por los derechos de los otros ciudadanos y el libre tránsito. Sí, cobrando a los vehículos que otrora podían pasar de forma libre por la zona.

Pero esto no es todo. Aunado a ello en Oxchuc han tomado la decisión de no permitir la instalación del Consejo Municipal Electoral ni la de las casillas para las elecciones que se avecinan. Esto porque consideran que tanto el Instituto Nacional Electoral (INE), como el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), se han comportado de una forma parca y gris sin dar resolución a sus demandas. Tras ese acuerdo, el INE quiere dialogar y veremos en qué termina todo esto tomando en cuenta que dicha decisión de ejercer su autonomía se firmó el 22 de octubre con la formalización de la alianza de municipios conformada por Cherán de Michoacán, Ayutla de los Libres de Guerrero y Oxchuc de Chiapas.

Ahora bien, lo que vive Oxchuc era ya un tiro cantado que las autoridades trataron de ignorar creyendo que serían brotes aislados de inconformidad y que ese malestar no crecería (desconocen la historia). Se equivocaron. Los grupos que se disputan el poder no han dejado de mover sus tentáculos al grado de que los brotes de intimidación, amenazas y la misma violencia no han parado ni un solo momento. Algunas comunidades, la semana pasada, presentaron retenciones de algunas personas y el jaloneo en ambos grupos no para por ningún motivo. María Gloría y Óscar, la alcadesa y alcalde sustituto, respectivamente, siguen moviendo sus piezas y ninguno está dispuesto a cederle al otro el bastón de mando.

A como va las cosas, cada municipio terminará marcando un línea imaginaria, una frontera donde para pasar deberemos erogar un pago. Así, la ingobernabilidad es un todo que nos aplasta y que se acomoda a observar, en la comodidad de las cúpulas, como Chiapas tropieza sin rumbo y a la deriva en la antesala de unos comicios que serán sumamente complicados y que, esperemos, no terminen saldándose con un baño de sangre por todos los errores que Manuel Velasco y su gente han cometido, y, me atrevo a decir, seguirán cometiendo.

Manjar

Un video muestra a un grupo de priistas lanzando una frase que es considerada homofóbica. Éstos gritaron al legislador de Morena, Mario Ariel Juárez, “¡eeehhh puto!”, luego de que denunciara que el coordinador del tricolor, César Camacho, reconoció que hay 10 mil millones de pesos de fondo para poder “comprar la conciencia” en las elecciones. Centrándonos en el nutrido léxico de los legisladores, sin más: este es el más alto nivel de discusión que impera en San Lázaro donde el Artículo 10 que le exige actuar con orden, decoro y respeto ha sido utilizado para limpiar la baba que les escurre cada que su lengua soez se desborda a borbotones. #ChuladaDeMaízPrieto // La recomendación de hoy es Manual del extravío de Javier Acosta y el disco Wild Is the Wind de Nina Simone. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

@C_T1

palabrasdeotro@gmail.com

César Trujillo

9611678707

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − seven =