Home Columnas Oscar, el de los (malos) chistes / De Primera Mano

Oscar, el de los (malos) chistes / De Primera Mano

Oscar, el de los (malos) chistes / De Primera Mano
0
0

RODULFO REYES

En estos días debe ordenarse la última encuesta sobre la ubicación en las preferencias de los candidatos que buscan relevar al gobernador Arturo Núñez Jiménez, y lo que arroje ya no será movido y tendrá vigencia hasta el cierre de la jornada.

            Para este levantamiento puede afirmarse que nada nuevo dejó el debate del viernes. No aconteció algo que no se esperara. Por su historia, hasta la actitud pendenciera de Oscar Cantón Zetina, del PVEM, era predecible.

             Cantón dio “la nota” por insultar a Gerardo Gaudiano Rovirosa, del frente PRD-PAN-MC, a quien trató de hacer trizas, pero lo único que logró fue presentarlo como víctima.

            Al perredista también se le fue encima el abanderado que en las mediciones aparece en el rubro de “otros”, lo cual significa que ni siquiera tiene el uno por ciento de la intención del voto.

            El ex representante del gobierno de Tabasco en la Ciudad de México mostro un rostro intolerante. “Canallín rosadín”, le llamó al edil con licencia; luego le dijo que le quedó “grande” la guayabera de su abuelo Leandro Rovirosa Wade y le recomendó mandarse a confeccionar una “aunque sea chiquita”.

            Gaudiano respondió que no iba a caer en provocaciones de contendientes que no tenían posibilidades de ganar.

            El ex priísta y ex perredista que quiso ser “candidato independiente” y terminó de “verde”, bautizó como “padres del gasolinazo” a Gaudiano y a la priísta Georgina Trujillo Zentella, a quienes les dijo, a manera de recordatorio materno, “hijos de la reforma energética”.

            A Oscar no se le da la ironía, y sus chistes plagiados causan pena ajena más que gracia.

            El abanderado solaztequista igualmente recibió metralla de Gina, aunque esta no lo ofendió, sino que le recordó que ella hizo de Villahermosa una ciudad energética.

            En suma, quien sufrió más ataques fue el político de 37 años que busca el cambio generacional.

            El puntero en las preferencias, Adán Augusto López Hernández, de Morena, quien no fue molestado, tuvo un día de campo; hasta se dio el lujo de regañar a la moderadora cuando esta le interrumpió para recordarle que la pregunta que estaba contestando era sobre cómo evitar que las líneas aéreas se fueran de Tabasco. “Permítame terminar”, la cortó, intimidándola.

            López Hernández se limitó a plantear que a Tabasco le va ir bien si Andrés Manuel López obrador gana la presidencia de la república.

            Gaudiano esperó hasta su cierre de dos minutos para contrastar lo que él representa contra lo que simboliza Adán Augusto, que llegó inspirado declamando frases bíblicas.

            “Adán no es López obrador”, espetó.

            En suma, el que se “llevó la noche” fue Cantón: volvió a decir, como en el primer debate, que va a votar en la elección presidencial por López Obrador.

            No es que el viejo político de pronto se haya vuelto “patriota”, es decir, que crea que “hace patria” votando por el paisano, sino que se mostró como un oportunista más al montarse a metros de la meta en el carro que tripula el oriundo de Tepetitán.

            Vaya, el último debate antes de las elecciones del 1 de julio permitió profundizar en las deficiencias de algunos, y en este rubro el ganador indiscutible fue Cantón, quien hizo alarde de porro, de político rupestre, de los que insultan y no proponen, de los que conectan la boca con las tripas.

PARA SU INFORMACIÓN…

LOS ATAQUES A la candidata del PRI al Senado, Candita Gil Jiménez, arreciaron, pero porque la han incluido en el paquete para desacreditar al rector de la UJAT, José Manuel Piña Gutiérrez.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

11 + 6 =