Home Columnas Núñez, ¿entrenador élite con equipo de tercera división? / De Primera Mano

Núñez, ¿entrenador élite con equipo de tercera división? / De Primera Mano

Núñez, ¿entrenador élite con equipo de tercera división? / De Primera Mano
0
0

RODULFO REYES
En 2014 que empezó a hacerse evidente que el gobernador Arturo Núñez Jiménez no tenía la capacidad para recomponer al estado tras el fracaso de la administración del priísta Andrés Granier Melo, comenzaron a hacerse bromas sobre el fiasco en que se estaba convirtiendo el que todos creían que era un “señorón de la política”.

En una mesa de políticos y periodistas, un amigo del curtido político solía burlarse diciendo que en el trayecto de la Ciudad de México a Villahermosa, en el tránsito de su llegada a gobernar a su tierra, “alguien” había cambiado al “experimentado Arturo Núñez” por un “clon” sin atributos.

Los que estimaban a Núñezexplicaban así su transformación de “señorón de la política” a “uno más” en la administración: el gobernador, decían, es un “entrenador de élite” como José Mouriño, pero “dirige a un equipo de la tercera división”.

Esto es, le daban el beneficio de la duda al experimentado político tabasqueño, pues responsabilizaban a su gabinete del fracaso.

Aun cuando se desconoce el tamaño del daño que Núñezpor acción u omisión le hizo a Tabasco, ya es posible afirmar sin temor a equivocación que hizo un mejor papel el priísta Andrés Granier, que se encuentra encarcelado por razones políticas, si bien hay que precisar que este también es responsable de lo que hicieron sus colaboradores como el tesorero José Sáiz Pineda.

Este reportero sostuvo en 2012 que en Tabasco no había un político mejor preparado que Núñezpara ser gobernador.

Empero, los resultados de su gestión, y eso que aún no se conoce el fondo, apuntan a que aquel reivindicó a Granier, a quien todos consideraban hace seis años “el peor gobernador de la historia de Tabasco”.

En estos momentos, los tabasqueños califican al químico de profesión como una especie de Robin Hoodmoderno que le robaba a los ricos para darle a los pobres.

Salga usted a las colonias apartados de Villahermosa y pregunte por Granier. Sin excepción le van a contestar que depredó el presupuesto, pero que siempre ayudó a la gente necesitada.

En cambio, a quien en un principio se le calificaba como “un señorón de la política”, no solo se le acusa de incompetente y político ratero, sino que también se le repudia por haber dejado “a miles de familias tabasqueñas” sin su cena de Navidad.

Es imposible disculpar al ex gobernador por su pésimo desempeño por contar con un mal equipo de colaboradores, pues está probado que el éxito o fracaso pasa por el gabinete que elije el titular de la administración.

Eso, por supuesto, incluye los actos de corrupción: un personaje que como Núñezque ocupado las principales cargos en la administración federal y ha sido un estudioso de la política a la mexicana, no puede permitir que sus colaboradores hagan negocios turbios en sus narices.

Siguiendo el caso de Granier, que está en la cárcel por el exceso de sus colaboradores, de igual manera a Núñezse le debería procesar por omisión en los casos que ya empiezan a configurarse como corrupción.

Hay quienes piensan, sin embargo, que el “colmillo” del ex titular del Ejecutivo le permitió confeccionarse un “plan de salvamento” con negociaciones al más alto nivel para evitar que sea llamado a cuentas.

Pero si la presión popular se recrudece, los ganadores de las elecciones del 1 de julio tendrán que reconsiderar y no conformarse con meter a la cárcel a los titulares de las áreas de Finanzas, Administración, Salud y Educación.

Y si la “memoria popular” se diluye con el paso del tiempo y se olvida lo que hizo Núñez, siempre habrá medios informativos para refrescarle la memoria a los nuevos gobernantes.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × one =