Home Columnas Ni llorar es bueno / La Feria

Ni llorar es bueno / La Feria

Ni llorar es bueno / La Feria
0
0

Sr. López

 

Eugenia, una de mis primas del lado paterno (de Autlán de la Grana, Jalisco), guapa de licuarle la cerilla de las orejas a cualquier varón con sistema hormonal estándar y de hacer rechinar los dientes de envidia a cualquier mujer mayor de 13 y menor de 85 años, contra la tendencia general del sector femenino de esa parte del berenjenal genealógico de este menda, no fue de faldas volátiles ni prendas íntimas con turbo, era seria y casi pasada de decente, a pesar de lo cual, cuando su novio anunció que pensaba casarse con ella, su familia, la de él, desató una campaña negra que ni Meade hubiera resistido. Como al joven lo motivaba algo mucho más interesante que tachar una boleta electoral, cantando la de “me he de comer esa tuna”, contrajo nupcias, consumó (repetidamente) el matrimonio y antes del año se divorció de la Eugenia quien alguna vez comentó que fue por la mala fama (justificadísima), de sus hermanas, primas hermanas, primas segundas, sobrinas, tías abuelas, tías carnales y una de sus abuelas. Ni modo, justa pagó por pecadoras.

 

José Antonio Meade en su camino rumbo a Los Pinos, tendrá que lidiar con un sector del electorado que considera que de familia de güilas sale güila, y que lo de “dime con quién andas y te diré quién eres”, es tan cierto como que Pimpón es un muñeco muy guapo y de cartón (y bien peinadito). Y se entiende que piensen así por lo de que “la burra no era arisca…”

 

Lo raro es que algunos profesionales de la política, que se supone son expertos en estas cosas del albañal, estén queriendo atacar al que indudablemente será candidato del PRI a la presidencia de la república, con ese argumento que no da resultados, como prueban los hechos. El electorado nacional mexicano no es igual, ni parecido, al de los EUA, o algunos países europeos, en los que la más leve sombra de duda sobre la honorabilidad de un candidato le evapora la carrera. Acá estamos curtidos y para espantarnos hace falta más que decir: -Mire usted con quiénes ha trabajado antes -… mmm, para el tenochca promedio eso es nada (si no, varios de los que antes llegaron al cargo, no lo hubieran logrado, empezando por don Peña Nieto). Mayor asombro causa que periodistas con amplia experiencia en el oposicionismo y algunos hasta en la calumnia sobre pedido, estén usando esa estrategia inútil. Parece que los desconcierta Meade, sin lodo en los fondillos ni el más leve rumor de alguna corruptela, aunque fuera chiquita. Están preocupados y se les nota. (Y no dice uno nada de la estrategia del Pejehová -‘decirle de cosas’-, porque da pereza).

 

Los otros, los menos burdos, están con la cantaleta de que el papá de Meade era el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados que aprobó el Fobaproa de todos tan odiado, y que el ya casi candidato después fue secretario del IPAB (nuevo nombre del Fobaproa), lo que prueba su mala entraña. ¡Vaya! Meade sí fue eso, nada más que su cargo era uno de cuatro secretarios adjuntos (el de Protección al Ahorro Bancario de 1999 a 2000, en el sexenio de Zedillo), cargo importante pero de segundo nivel. Y con eso quieren armar que es el Pozolero de las finanzas nacionales. Será menos.

 

Meade ha tenido 14 puestos en gobierno. Ha trabajado en la administración de cinco presidentes (de 1991 a 1993 con Salinas chambeó en la Comisión Nacional de Seguros, como ‘analista’, que es lo que sigue del portero del edificio). Con Fox fue Director General de Banca y Ahorro de la SHCP (2000-2002); Director General de Banrural (mayo de 2002 a enero de 2003); y de la Financiera Rural (de enero de 2003 a diciembre de 2006). Es con Calderón que llega a primer nivel de gobierno: Secretario de Energía (enero a septiembre de 2011), y de Hacienda (septiembre de 2011 a noviembre de 2012). En este sexenio de don Peña Nieto, fue Secretario de Relaciones Exteriores, Sedesol y Hacienda. ¡Culpable!… luego veremos de qué.

 

También hay los que recurren a las encuestas de opinión para anticipar la segura derrota de Meade… bueno, está bien, pero que mejor se cuiden del PRI, partido que nos pese a los que nos pese, gobierna 14 estados (PAN, 11 más Veracruz que no cuenta de ellos, lo tiene Yunes, que juega para él; PRD, 4; PVEM, uno; un independiente, el Bronco; y la CdMx en manos de nadie, a punto de caer en las de Morena). El PRI sigue siendo el único partido con representación en cada casilla electoral… imagínese lo que son capaces de hacer si se les ocurre echar mano del Manual del Buen Mapache (12 tomos, se actualiza antes de cada elección): les van a repetir la travesura.

 

Por otro lado: el discurso descalificador de la historia negra del PRI no le sabe ni a melón al 50.45% del electorado… tiene menos de 40 años de edad y no recuerda los tiempos del Pricámbrico clásico, porque no lo vivió. Ya dejen eso.

 

Lo mejor que tiene la oposición es el Pejehová pero su retórica de la mafia del poder por más real que sea, ya fermentó: no le sirve contra un Meade que piensa rápido, responde sin usar frases de político y no tiene basura bajo la alfombra (que es el mero mole del Peje). Otra cosa es que el Pejeremías (alármense sus seguidores), parece que de verdad ya se cree el Redentor patrio (si duda, vea la entrevista que le hizo Jorge Ramos, el16 de mayo de este año -la encuentra en You Tube-, en la que dice muy serio que él admira a Jesucristo, que luchó por los pobres y lo crucificaron… y agrega que a él le pasa igual: ¡un doctor!).

 

Encima de todo: los partidos opositores distintos a Morena, están espesando el caldo tricolor y don Mancerita -que no se da cuenta que sigue los pasos Marcelotzin Ebrard- está complicando mucho las cosas. Van a llegar a la contienda hechos garras: es muy difícil ganar el partido con el equipo peleado.

 

La única manera de conjurar estos demonios (si quieren, que ya lo duda este López), es promover con toda el alma que voten todos y si no, una inmensa mayoría, haciendo imposibles las trampas y dejando que quede el que la gente elija… luego ni llorar es bueno.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

13 + five =