Home Columnas Las intenciones de Pinot para perpetuarse en el SUICOBACH / En la Mira

Las intenciones de Pinot para perpetuarse en el SUICOBACH / En la Mira

Las intenciones de Pinot para perpetuarse en el SUICOBACH / En la Mira
0
0

Héctor Estrada

Con la proximidad del proceso electoral para renovar a la mesa directiva del Sindicato Único Independiente del Colegio de Bachilleres de Chiapas (SUICOBACH), las maniobras del actual dirigente, Víctor Manuel Pinot Juárez, han comenzado a fraguar alianzas desesperadas para mantenerse en el cargo, más allá del creciente descontento generalizado por los antecedentes recientes que lo involucran en uno de los mayores desfalcos al fondo de trabajadores.
Víctor Manuel Pinot es un personaje bastante conocido en la escena pública y política de la entidad chiapaneca. Cobró relevancia durante el gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía cuando, apoyado y financiado por el entonces director general Jorge Luis Lara Aguilar, fue electo secretario general del SUICOBACH, relevando en el cargo a José Ranulfo Navarro Mazariegos.
Pocos se imaginaron que con el ascenso de Pinot Juárez se iniciaría un periodo casi dictatorial que lo ha mantenido en el cargo por más de 15 años. El último intento de destitución se llevó a cabo en 2016 cuando integrantes del denominado “Bloque Democrático”, encabezado por  Fernando Serrano Monroy, irrumpió en una de las sesiones para realizar un proceso de destitución que finalmente no se concretó.
La cadena de irregularidades en torno a la gestión de Víctor Manuel Pinot son asunto ya del dominio público. El más reciente caso de complicidades y omisiones sospechosas que involucran al aún líder del SUICOBACH tiene que ver con el escándalo desatado por el presunto desfalco millonario al fondo de jubilaciones durante la administración de Jorge Enrique Hernández Bielma como director general del Colegio de Bachilleres.
Y es que, desde finales de 2017 la administración de Hernández Bielma inició -a escondidas- los trámites de jubilación para miles de trabajadores ante las autoridades hacendarias; recibió el depósito de los pagos respectivos, pero nunca entregó el dinero correspondiente a cada uno de los beneficiarios. Todo ante el silencio de Pinot Juárez y su mesa directiva, que finalmente admitieron haber conocido de la situación desde a principios de 2018.
Fueron los propios trabajadores quienes se dieron cuenta de la situación tras recibir las notificaciones del Servicios de Administración Tributaria (SAT) sobre los adeudos en el pago de impuestos por procedimientos de jubilación. Conociendo de la situación, Pinot había permitido que Hernández Bielma dejará el COBACH, que Guillermo Toledo asumiera la dirección general y transcurrieran los meses hasta que los trabajadores se dieran cuentan del aparatoso desfalco.
A lo anterior se suma el supuesto desvío de más de 35 millones de pesos por concepto de salarios y prestaciones, que el propio Fernando Serrano denunció en enero pasado, y las irregularidades en torno al pago de aguinaldos que Pinot Juárez habría permitido y solapado durante los últimos días de gestión de Guillermo Toledo Moguel.
Hoy, con la proximidad del inicio del proceso electoral para renovar a la dirigencia sindical en 2020 y el evidente debilitamiento de Bloque Democrático, alianzas que parecían imposibles hace sólo unos meses han comenzado a fraguarse. Los acercamientos entre Víctor Manuel Pinot y Fernando Serrano Monroy para unir fuerzas, mantener el poder sindical y luego repartirse el pastel son un rumor que cobra fuerza con el paso de las semanas.
El evidente descontento y rechazo de la base gremial contra los procedimientos de Pinot advierten su inminente derrota. Tanto Pinot como Serrano son dos personajes en franco declive que han perdido la credibilidad y empatía de las mayorías. Por separado ninguno de los dos va a lograr ganar las alecciones de 2020, al menos no con la facilidad que acostumbraban.
Por eso los rumores no parecen tan descabellados. Y las alarmas han comenzado a encenderse al interior de SUICOBACH. Esta vez la amenaza advierte el sabotaje del próximo Congreso Ordinario, programado para el 27 de junio, en el que se pretende instalar el Comité Electoral como órgano que regirá las elecciones del próximo año. La intención es que el grupo encabezado por Serrano Monroy reviente dicho evento para postergar el mayor tiempo posible el inicio del proceso.
Las advertencias de intromisión y sabotaje involucran a personajes como Pedro Gómez Bamaca en un escenario que ya luce bastante complejo. La base gremial debe ser contundente en torno a los planes de los controversiales líderes y no permitir ser amedrantados. El SUICOBACH requiere una recomposición de fondo que finalmente arranque de sus entrañas a esos líderes turbios que tanto daño han hecho a la propia base trabajadora… así las cosas.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

fourteen − three =