Home Columnas La noche de los cuchillos largos (no hubo) / De Primera Mano

La noche de los cuchillos largos (no hubo) / De Primera Mano

La noche de los cuchillos largos (no hubo) / De Primera Mano
0
0

RODULFO REYES

Días después de la victoria épica del partido de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del domingo, lo destacado es que de inmediato el equipo ganador enterró el hacha de guerra. Las provocaciones a los derrotados del PRD y del PRI están llegando por el lado de los políticos recientemente incorporados al partido más joven de México, pero no pasan de burlas en las redes sociales.

            En cambio, los perdedores salieron al momento a reconocer que no les favoreció la ciudadanía.

            En Tabasco, Campeche y Chiapas, entidades donde Morena es oposición, las autoridades dieron muestras de no tener preferencias por ningún candidato.

            En la tierra-agua de AMLO desde un principio la administración de Arturo Núñez Jiménez dejó en claro más con hechos que con dichos que habría piso parejo, y que se respetaría la voluntad popular.

            En Chiapas, el gobernador Manuel Velasco Coello desactivó cualquier intento para apuntalar a Fernando Castellanos, candidato del PVEM, su partido.

            Columnistas de la capital del país como Ricardo Alemán aseguran que en suelo chamula la maquinaria oficial operó por el abanderado de Morena, Rutilio Escandón Cadenas, lo que, por decir lo menos, muestra el desconocimiento de la política vecina: el candidato triunfador es un militante de la izquierda con arrastre que ha estado con López Obrador desde antes de participar como presidente del poder Judicial de Chiapas.

            En Campeche se presentó un fenómeno más crudo por cuanto a que durante las precampañas su gobernador Alejando Moreno Cárdenas, Alito, buscó servir de dique de contención en el sureste a las aspiraciones del tabasqueño.  

            El joven mandatario priísta le lanzó varias bravuconadas a López Obrador, pero cuando este comenzó a crecer en las encuestas, mejor se hizo de lado.

            A la ciudad amurallada el próximo presidente de México envió como delegado especial de Morena a su paisano el senador Fernando Mayans Canabal, a quien presentó allá como hijo y sobrino de campechanos.

            El ex perredista logró quitarle el control de Morena al régimen, abonando las condiciones para la victoria apabullante de los abanderados de su nuevo instituto.

            Mayans reorganizó las estructuras, cambió la dirigencia, motivó a los candidatos y aterrizó el discurso de la carta presidencial, a quien le dio la presencia que antes no tenía, logrando que los medios de información lo vieran verdaderamente como un actor político nacional.

El propio Alito, en el cierre de la jornada, mostró su respeto al no involucrarse en el proceso más allá de su papel de primera autoridad.

            Por eso se considera que los ataques de personeros de aquel régimen en contra del senador Mayans y del equipo que le acompañó a Campeche, no están autorizados por Moreno, sino que se trata de eventos aislados de ganagracias.

AL IMSS

Ayer diversos medios de la capital del país revelaron que el senador Fernando Mayans se perfila para ser director general del IMSS en la administración de López Obrador.

            En el documento Equipo de trabajo y agenda, el tabasqueño es una de las propuestas para estar al frente de la institución, debido a su destacada participación como médico cirujano en su estado natal.

            A la par de su carrera política, sintetizada en 25 años de militancia en el PRD, el legislador tiene una trayectoria sobresaliente en el sector salud.

ESTRICTAMENTE PERSONAL…

DE PRIMERA MANO no apareció estos días por problemas de su autor. Gracias a quienes preguntaron por la columna.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

two × 4 =