Home Columnas La Feria / Concha política

La Feria / Concha política

La Feria / Concha política
0
0

Sr. López

 

La política en el Estado de México, ha estado ligada desde hace más de un siglo a los apellidos Del Mazo, Sánchez,  Montiel, Peña, Monroy y Colín. Los territorios bajo su claro dominio son -aparte de toda la entidad-, los municipios de Atlacomulco, Acambay y Huixquilucan:

 

La Alcaldía de Acambay -de 1902 a la fecha-, ha estado bajo el mando de personas de la familia Del Mazo, cinco veces; de los Peña, en catorce periodos; de los Colín solo cuatro veces. Atlacomulco ha estado en manos de los Monroy, nueve veces; de los Montiel, tres; de los Peña, dos; de los Nieto, dos. Huixquilucan tuvo de presidente municipal a Alfredo del Mazo Maza (el actual candidato a Gobernador).

 

Aparte, han sido gobernadores del Estado de México, de 1945 y 1951, Alfredo del Mazo Vélez (abuelito del actual candidato a gobernador, Alfredo del Mazo Maza); Salvador Sánchez Colín, de 1951 a 1957 (tío abuelo de Enrique Peña Nieto);  Alfredo del Mazo González, de 1981 a 1986 (papá del candidatazo y tío segundo -o en algún grado- de Peña Nieto, por el lado de su papá, que se llamaba Gilberto Enrique Peña del Mazo); Arturo Montiel Rojas, de 1999 a 2005 (tío lejano, pero tío, de Peña Nieto: la bisabuela de Peña Nieto fue Efigenia Montiel, prima hermana de Gregorio Montiel Monroy, papá de Arturo). ¡Qué duda cabe!: la familia unida vive mejor.

 

Así, Alfredo del Mazo Maza, el candidato que ya la da por ganada (y no anda muy errado), aparte de hijo y nieto de gobernadores de ese estado, es primo tercero doble de Peña Nieto (sus bisabuelas eran hermanas -Mercedes y Josefa-, casadas con dos hermanos del Mazo, Manuel y Pedro del Mazo Villasante).

 

No se crea que todo ha sido coser y cantar. Han pasado sus tragos. El abuelito de Alfredo del Mazo Maza, Alfredo del Mazo Vélez, después de ser gobernador, fue titular de la Secretaría de Recursos Hidráulicos durante todo el sexenio del presidente Adolfo López Mateos (1958-1964), y se creyó su seguro sucesor en la presidencia de la república (pero don Fito le jugó la de ‘ahora la ves, ahora no la ves’ y dejó a Gustavo Díaz Ordaz; se dice que el del Mazo ese nunca superó la depresión; pobre).

 

Y, por cierto, ese Alfredo del Mazo Vélez fue gobernador gracias al dedazo de Isidro Fabela, quien a su vez llegó a mero mero de su estado, dada la súbita muerte por alta concentración de plomo en carne (siete balazos), del gobernador Alfredo Zárate Albarrán, asesinado el 5 de marzo de 1942, por Fernando Ortiz Rubio, presidente de la Gran Comisión de la Legislatura local, crimen cometido enfrente de los ministros de la Corte del estado, algunos magistrados del entonces Distrito Federal, diputados locales y federales, senadores y funcionarios estatales, durante una bonita fiesta en el Lienzo Charro de Toluca (el señor asesino fue sentenciado pero a los dos años de estar en la cárcel la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó su libertad. ¡Qué bonito es el poder!).

 

El caso es que así llegó Isidro Fabela a gobernador, aunque para ello estaba impedido por ley (tenía que ser diputado local o Secretario General de Gobierno y tener residencia en la entidad)… y ningún requisito llenaba, pero el entonces presidente Ávila Camacho estaba necio y para esos casos existen los argumentos en efectivo (contantes y sonantes), de lo que se encargó el Tesorero del Estado, quien logró convencer a los señores diputados locales; el Tesorero era… Alfredo del Mazo Vélez. Bueno, como amor con amor se paga, don Isidro nombró sucesor a ese del Mazo… amor eterno, eterno, eterno amor.

 

Estos señores del Mazo no se caracterizan por acertar mucho cuando se trata de La Grande. El segundo gobernador del Mazo (Alfredo del Mazo González, papá del contrincante de doña Delfina), fue Secretario de Energía, Minas e Industrial Paraestatal del presidente De la Madrid, y también creyó que apestaba a candidato a la presidencia, pero al saber que los vientos soplaban hacia Carlos Salinas de Gortari, intentó aquél famoso madruguete a favor del procurador General de la República, doctor en Derecho Sergio García Ramírez, la mañana del 4 de octubre de 1987 (mucha prensa llegó la casa del doctor, porque era increíble un destape en falso en aquella época), y don del Mazo González enseñó feo el plumero con una larga declaración a los periodistas:

 

‘Creo que es un acierto el que nuestro partido se haya fijado en las múltiples cualidades de un servidor público limpio y brillante, talentoso, como es el caso del doctor Sergio García Ramírez. Estoy convencido de que es una magnífica decisión de nuestro partido’. Quemada peor que la de un pollo olvidado en el rosticero.

 

Nada más que García Ramírez salió a decir que no era cierto. Esa noche (4 de octubre de 1987), el mismo De la Madrid, destapó la candidatura de Salinas de Gortari, quien lo primero que hizo al llegar a Los Pinos, fue echar del país a del Mazo (lo nombró embajador en Bélgica, con ese su sentido del humor).

 

Ya muy desviado del tema (es domingo al momento de escribir esto), nomás le digo:

 

Primero: no es determinante para la elección presidencial de 2018 si el neoPRI peñanietista gana o no el gobierno del Estado de México (la perdieron con Fox y Calderón, teniéndolo).

 

Segundo: aunque gane Morena con su candidata doña Delfina, va a estar muy difícil que les dejen el estado (es asunto de honor que don Peña Nieto no pierda su propio estado).

 

Tercero: no está claro que le convenga a Morena quedarse con el Estado de México. Es una manzana envenenada. Doña Delfina por más genial y honesta que sea, va a vivir en un torbellino de escándalos, de eso encarga la inmensa estructura del PRI mexiquense… vamos a ver videos cada tercer día. Y eso debilitaría mucho, pero mucho, al Pejehová para la presidencial.

 

Mejor así, que no llegue doña Delfinita. Que el Pejeremías, pregone que lo volvieron a robar (hasta refuerza su discurso para el 2018, que es el que le importa). Y que Estado de México tenga su tercer gobernador Alfredo del Mazo y de paso, rompa el récord Guinness de concha política.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 + 9 =