Home Columnas Gritar menos, votar más / La Feria

Gritar menos, votar más / La Feria

Gritar menos, votar más / La Feria
0
0

Sr. López

“Songo le dio a Borondongo/ Borondongo le dio a Bernabé/ Bernabé le pegó a Muchilanga le echó a Murundanga/ les hinchan los pies… ¡Monina!” Canta desde el Cielo la maravillosa Celia Cruz, haciendo el fondo musical de la campaña electoral mexicana (oficialmente hoy, en “periodo de intercampañas”, verdad de Dios, ni la burla perdonan).

 

Es un todos contra todos. Guerra de lodo sin reglas. Unos mintiendo, otros pregonando verdades que jamás hubieran mencionado si no se tratara de derrotar o cuando menos, disminuir al contrincante político. Los del peladaje nos divertimos y algunos se indignan aunque como decía Octavio Paz, la indignación sea una moral de corto plazo. Bueno, cada quien.

 

De los tres principales candidatos a la presidencia de la república, de uno -el Pejesús-, nadie sabe de qué vive y no tiene nada; de otro -el C.Anaya-, afirman que llenó alforjas con los “moches” de los diputados y previo paseíllo del dinero por varios bancos y países (en un intento de ternurita de “lavar” lo mal habido… dejando rastro), el dinero regresó a sus manos, disfrazado de venta de unos bienes raíces y se volvió rico (que fea es la envidia, de todo han de sospechar); y del otro -Meade-, como no le encuentran nada sospechoso, se sospecha que no sospechó de sus compañeros de trabajo o que hizo la vista gorda de pecados ajenos de otros (y de otra), lo que en este desfile de esperpentos es un certificado de buena conducta. De los demás candidatos no dice nada este menda, porque son muchos y algunos con historial que avergüenza al más curtido agente de la Judicial… en fin.

 

A reserva de que se aclaren acusaciones y enlodamientos generales, cosa muy difícil en el carnaval perpetuo de nuestra vida pública, sugiere este López algo que por estar tan frente a las narices patrias, pasa desapercibido: para votar y ser votado, se requiere ser ciudadano mexicano y para serlo, dice la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 34: “Son ciudadanos de la República los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: I. Haber cumplido 18 años, y II. Tener un modo honesto de vivir.

 

Sabido es que cuando menos los tres caballeros que están que se les queman las habas por terciarse la Banda Presidencial, son mexicanos por nacimiento y mayorcitos de edad… pero para eso se tiene que ser ciudadano de pleno derecho, lo que exige se ganen la vida honestamente.

 

Si nuestras autoridades electorales, por una vez, hicieran su trabajo completo y en serio, aparte de pedirles sus papeles a los candidatos a todos los cargos de elección que se juegan este próximo 1 de julio, verificarían si tienen un modo honesto de vivir… y ahí tuerce la puerca el rabo, cuando menos para uno que quiere la presidencia: don Pejecutivo Legítimo.

 

Efectivamente: primero declaró que no cobraría sueldo en Morena (él y Martí Batres dijeron eso en 2014), porque el Pejescritor vivía de las regalías de sus libros (que debe vender más que García Márquez, Vargas Llosa y Octavio Paz, juntos, digo, para el tren de vida que lleva), pero -¡chin!-, en su declaración 3de3 de ese mismo 2014, puso cero ingresos por regalías. Ni modo, ahí para la otra. Luego dijo que siempre sí, que Morena le pagaba 50 mil pesos mensuales… ¡ah, caray! le rinden mucho. Aceptando que todas sus giras por la república y viajes al extranjero (Cuba, Roma, Florencia y París), son de trabajo y se los paga su partido, suyo de su propiedad, cuando menos queda el viaje a San Diego, con su hijo Jesús Ernesto al Juego de las Estrellas de las ligas mayores del beis (en julio de 2016)… digo, con tanto hijo y con el sueldo de Jefe de Gobierno del entonces D.F. (74 mil 706 pesos antes de impuestos), de veras que sabe el secreto del coronel Sanders para que el dinero se estire. Si la autoridad electoral no le tuviera miedo al Pejecutor que a cualquiera fulmina con su poderosa palabra, revisaría cuál es el medio honesto de vida del santo Pejesús… y resultaría que no es ciudadano ni puede votar ni ser votado (como reza el artículo 35 de la Constitución), porque no tiene un medio honesto de vida.

 

Lo mismo aplica para el C.Anaya: sí se sabe que tiene ingresos legítimos (como legislador los tuvo), pero al menos alguno de sus medios de vida no son honestos. Cero y van dos… ¡next!

 

El candidato no priista del PRI, Meade… ese no tiene problemas: siempre ha tenido chamba. Empezó sencillito, resultó bueno en lo suyo y de hace mucho para acá, ha tenido siempre buenos empleos con buenos sueldos; por ahí no lo agarran, Tampoco a doña Margarita, que vive de su marido (un pensionista del gobierno, se ha de acordar de él… Felipe… Felipe… bueno, ése). El Bronco, también la libra y don Ríos Piter, igual. Es el campeón de las encuestas el que de plano no hay manera de sostener que es un ciudadano 100% ciudadano, como dicta la Constitución… pero a ver quién es el macho que le planta cara. Ni modo, así somos.

 

Dirá usted que nada vale ante la decisión soberana del pueblo, que lo quiere de Presidente. Es correcto. Falta ver si es cierto que el electorado lo elige, como cuando sí lo eligieron para Jefe de Gobierno de la capital del país, cuando no hubo mapachería que valiera, ni mafia del poder que lo detuviera: ganó y se trepó.

 

Note usted que en el párrafo anterior no se desecha que el señor Pejehová sí sea Presidente de 2018 a 2014. Nada más tecleó su texto servidor que está por verse pues esa convicción de que esta es la buena es de sus seguidores, que son como la porra de la selección nacional de futbol, que van a Rusia a desgañitarse echando porras, pero con todo y su entusiasmo, no va a regresar el Tri con la copa del Mundial. Porras no son goles.

 

Si de veras la mayoría lo quiere de Presidente, por este López no hay problema, nada más, por favor, si va en serio la cosa, si ya no aguantan más la situación, si creen que él sí resuelve todo y hasta los catarros cura, se recomienda a sus seguidores: gritar menos, votar más.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

eleven + 11 =