Home Columnas Enemigo íntimo de Tabasco / De Primera Mano

Enemigo íntimo de Tabasco / De Primera Mano

Enemigo íntimo de Tabasco / De Primera Mano
0
0

RODULFO REYES

Comienza a adquirir forma la versión de que al lado del presidente Andrés Manuel López Obrador se encuentra algún poder o grupo tabasqueño que le está trabando el pie a Tabasco.

Solo así se explica que el presupuesto federal del próximo año apenas tenga un incremento de tres mil millones de pesos respeto al del ejercicio fiscal que está por terminar. Este ‘aumento ” se pulveriza con la inflación.

¿Por qué el de Macuspana no estiró el presupuesto por lo menos 10 mil millones de pesos más para sacar al estado de la barranca?

Con esa cantidad se tendría al menos un respiro. El presidente tiene las facultades de ordenar que a su tierra se le apoye para brincar el hoyo financiero en que lo hundió el perredista Arturo Núñez Jiménez.

De acuerdo con políticos tabasqueños, alguien con mucho poder que opera al lado de López Obrador le está haciendo mucho, pero mucho daño al Edén.

Debe ser un actor con demasiado poder y con capacidad de hablarle al oído al ‘machuchón’.

Eso explicaría que el mandatario no haya cumplido su palabra de darle a Tabasco lo que le corresponde, como lo hizo con el tema de la deuda impagable con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

A pesar de su cercanía con López Obrador, el gobernador Adán Augusto López Hernández no logró que la participación federal se hiciera sustanciosa.

Ahora mismo la administración morenista está haciendo malabares para cumplir sus compromisos de fin de año con la base laboral de las secretarías de Educación y de Salud, así como de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

La duda es: ¿ese actor o grupo actúa así para afectar al jefe del Ejecutivo local? o ¿es un tema de lucha de poder entre los grupos obradoristas?

VUELCO EN HISTORIA “CRIMINAL”

En torno a la denuncia que el Gobierno de Tabasco interpuso en contra de “criminales electorales”, entre estos Edith Villareal Ugarte, delegada de Liconsa, algo pasó en los últimos días: a mediados de la semana pasada, Villarreal ya había presentado su renuncia en la Ciudad de México ante la presión del mandatario López Hernández.

Pero ayer hubo un giro en la historia: la funcionaria federal “compareció” ante un noticiero electrónico para asegurar que no iba a dimitir, y que (¿a cambio?) un empleado de su oficina ya había sido despedido por estar involucrado.

Aseguró que no conoce al exdelegado de Sedesol, Raúl Cabrera Pascacio, y que llegó a la institución por invitación de su titular, Ignacio Ovalle Fernández.

Villarreal Ugalde colaboró en el DIF tabasqueño cuando era gobernador Roberto Madrazo Pintado.

¿Ovalle Fernández hizo valer su relación de años con AMLO para evitar que Adán Augusto la echara de Tabasco?

¡Vaya pleito: el Ejecutivo choco defiende a la presidenta del Congreso, la morenista Beatriz Milland, e Ignacio Ovalle a su representante en la tierra de su amigo el presidente del país!

Con toda seguridad, la denuncia penal no va a prosperar y quedará en un “calambre” a la diputada priísta Ingrid Rosas, cuyo esposo Raúl Cabrera es el otro “criminal electoral”.

PARA SU MAYOR INFORMACIÓN…

DESDE LA CIUDAD de México aseguran que el próximo dirigente estatal del PRI será Dagoberto Lara Sedas, actual secretario de Organización del comité directivo estatal de ese instituto. El CEN aún no saca la convocatoria, pero hay una corriente local que pugna  porque Pedro Gutiérrez siga al frente del tricolor, por la actitud madura que ha mostrado ante el gobierno obradorista.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

seventeen − 13 =