Home Columnas El tiro por la culata / Código Nucú

El tiro por la culata / Código Nucú

El tiro por la culata / Código Nucú
0
0

César Trujillo

 

Dicen las malas lenguas que a la que no calienta ni el sol, tras la elección del nuevo dirigente para Chiapas en el Partido Acción Nacional (PAN), es a la diputada local Janette Ovando Reazola.

No es para menos. Entre sus planes estaba mantener el control de la dirigencia estatal y, bajo algunos artilugios legaloides, imponer a alguno de sus allegados que pensaba sacar de su iglesia.

Sin embargo, la legisladora pasó por alto un pequeño detalle: sus hermanos en la fe no militan en el blanquiazul y, por tanto, no votan ni tiene voz.

Con ello y con un único aspirante inscrito, el PAN Chiapas tiene ya nuevo dirigente, me dicen. Se trata de Carlos Palomeque Archila, quien, según la propia Janette Ovando, había dejado al partido en números rojos (aunque nunca comprobó nada ante las instancias correspondientes).

Y aquí es donde el asunto se pone interesante o donde, como decía mi abuela, la puerca torció el rabo.

Carlos Palomeque retorna al partido luego de unir fuerzas con dos panistas: Cesáreo Hernández y Gloria Luna. Pero sobre todo, regresa sabiendo que Ovando Reazola no tiene nada para ofrecer al PAN Chiapas. Digo, en el Congreso local es la única diputada del partido y no representa ningún contrapeso ni coto de poder.

Lo peor, pienso, es que su famoso padrón de “tres mil militantes” que presumía a diestra y siniestra, y que esperaba le sirviera para negociar, resultó ser una lista sacada a tropezones de la iglesia a la que acude.

Así, todo parece indicar que los espacios para pluris en el PAN rumbo al 2021 quedarán en el equipo que unió fuerzas y supo leer que Palomeque se perfilaba como presidente del partido. ¿O no?

Alguien debió decirle a la diputada Janette que pelearse con todos los oponentes no era la vía. La política es el arte de conciliar y de poder leer lo que viene a futuro.

No cabe duda que ahora sí los operadores (si es que tiene) no le ayudaron.

Si la diputada tenía aspiraciones, aprovechando que el calor deshace el hielo, puede empezar a escribir sus sueños en él y ver cómo éstos se vuelven agua. Total, a los gandayas siempre les sale el tiro por la culata.

 

ABUSO DE PODER.- Cada funcionario es libre de hacer lo que le dé la gana en cuanto a su vida personal. Sin embargo, cuando sus acciones lo exhiben haciendo uso indebido de alguna dependencia, esto cambia totalmente.

Sobre todo, deje le digo, si se trata de policías cuya labor debe ser  resguardar a los ciudadanos y no fungir como “guaruras personales” de nadie.

Y esto lo digo por el video que circula y muestra al secretario municipal de Ocozocoautla, Omar De los Santos, bailando pasado de copas junto a la directora de Recursos Humanos, Yesenia Gordillo. Hasta ahí todo va bien.

Repito, en el carnaval zoque-coiteco, cualquiera puede divertirse a su manera.

Lo lamentable de este hecho no es que el joven funcionario esté bajo los influjos del alcohol ni su baile ni nada, sino que para irse de fiesta se arme de policías municipales y los saque de su rutina para que lo cuiden.

Porque, ojo aquí señor alcalde, no están cuidándolo por una diligencia laboral o un encargo que sea referente al Ayuntamiento. No. Están ahí como si fuesen los guarros de algún júnior que quiere mostrarse todopoderoso y que, por desconocimiento o estulticia, usa recursos del gobierno local para su beneficio.

Ahora entiendo por qué la ola de inseguridad se ha vuelto un problema grave en Coita, si los policías en vez de estar cuidando a los pobladores están de niñeros de un jovencito que no entiende qué responsabilidad conlleva ser funcionario.

De nada sirven los panfletos emitidos desde el ayuntamiento ni la intentona del edil Alfonso Estrada de poner las cosas en orden si va a tener enemigos en casa. Que su secretario se comporte mostrando el dispendio de recursos públicos no les beneficia en nada.

Ponga orden, alcalde. Créame, no es mucho pedir.

 

MANJAR.- Las Redes Sociales Progresistas ya se sienten un partido político y se promueven como herederos de la Cuarta Transformación, aunque sean producto del arribismo. Curioso, pienso. Pero pasan por alto un pequeño detalle: uno de sus padrinazgos desde la Cámara Alta no sólo no es bien visto en lo general, sino que muchos lo sindican de ser factor de desestabilización. Antes de sentirse ungidos, deberían poner sus barbas a remojar. Más de uno trae un historial que bien le puede valer una celda equipada con color naranja en El Amate. No olviden que este sexenio apenas comienza, como para que anden haciendo ruido. Sobre todo prometiendo las perlas de la virgen sin saber si pasarán o no.  Que recuerden que las calenturas adelantadas terminan siendo apagadas hasta con un simple paracetamol. ¡Ja! #PromesasAlAire // “Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione”. Bernard M. Baruch. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Cincinnati. Historia personal de Manuel Iris y el disco Don’t Give Up on Me de Solomon Burke. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

 

Contacto directo al 961-167-8136

 

Twitter: @C_T1

 

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

three + five =