Home Columnas El PRI no morirá; el güero tampoco / Índice

El PRI no morirá; el güero tampoco / Índice

El PRI no morirá; el güero tampoco / Índice
0
0

        + No hay cadáveres hasta que no se entierran…

        + El Talibán Nazar, un estorbo con corrupción…

        + Comentarios al Margen…

 

                               Ruperto Portela Alvarado.

 

                          MALAS YERBAS, NUNCA MUEREN…

         Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Jueves 13 de Junio de 2019.- Los pronósticos funestos contra la defunción adelantada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) es solo un mal deseo de una mayoría de mexicanos que se sienten agredidos por la corrupción y la impunidad de sus gobiernos, pero que al final del análisis, también fueron beneficiarios de esas malas conductas del tricolor y sus canallas.

         El presagio de un “réquiem eterno” para el partido tricolor que sumó muchos epítetos de elogios a su fama de triunfador, como el de “la aplanadora”, “el carro completo” y otros muchos que nos dejan la grandeza de una institución política que supo mantenerse en el poder por más de 71 años de manera omnipotente y omnipresente, es parte de la campaña mediática de un partido en el poder como el Movimiento de Regeneración Nacional que representa en toda su magnitud, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

         Se entiende que la primera experiencia funesta que sufrió el PRI fue en las elecciones del año 2000 en una acción concertada del Presidente ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN para asegurar su blindaje ante un acto judicial de su sucesor VICENTE FOX QUESADA, que ya estaba negociada. Pero bastaron dos sexenios: 2000-2006 -/- 2006-2012 para que los mexicanos –con tan poca memoria—se olvidaran y volvieran a pegarse a la misma yunta y el PRI volviera al poder.

         Un candidato tan bueno, pero un gobernante tan malo y corrupto fue ENRIQUE PEÑA NIETO quien le dio la puntilla al partido Revolucionario Institucional y al poderoso grupo político “Atlacomulco” o “atracomulco”, propiciando con su desplante soberbio, derroche, imposición y corrupción incomparable, que su candidato forzado –JOSÉ ANTONIO MEADE CURIBREÑAS—perdiera de manera vergonzosa.

                                      EN CHIAPAS, EL PRI DE RODILLAS…

         En Chiapas las cosas han sido diferentes pues aquí se aplicó la máxima: “para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo”. Así, PABLO ABNER SALAZAR MENDIGUCHÍA traicionó al partido que lo cobijó y le mantuvo sus necesidades toda la vida. Se prestó a una asonada contra el PRI, siendo Senador de la República por esas siglas y se confabuló con otros intereses que lo llevaron a la gubernatura.

         Lo mismo sucedió con JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO, a quien su padre JUAN SABINES GUTIÉRREZ, hasta después de muerto lo hizo gobernador con su apellido y dinastía. No hay que olvidar la fuerza que le dio su antecesor y padrino político, PABLO SALAZAR, pero también el empujón recibido por el entonces dirigente nacional del PRD, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Ambos, fueron artífices –con dinero y poder político—de la asunción de SABINES “El Pequeño” que después negaron ante las acusaciones de corrupción y endeudamiento por más de 40 mil millones de pesos.

         En Chiapas el PRI no levanta porque en el transcurso de los sexenios de PABLO y JUAN, se interpuso la figura “transparente” de MANUEL VELASCO COELLO, quien en una alianza de su partido el Verde Ecologista con el tricolor, ganaron la gubernatura –que es un decir—porque “La Cuija Verde” hizo a un lado a los priístas con tal  odio que en la elección del 2018, en su perversidad, operó en contra de su propio “hermano” y candidato del PRI-PVEM, LUIS FERNANDO CASTELLANOS CAL Y MAYOR o su alfil que había preparado para ser su sucesor, OSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR.

         En el pecado, el PRI ha llevado su penitencia. Esos son los dirigentes del tricolor en Chiapas, que no supieron mantener el liderazgo de su partido con la fuerza de la militancia y se tiraron de alfombra o se hincaron ante el poder del gobernador en turno como sucedió con aquellos diputados arrodillados ante la prepotencia de PABLO SALAZAR, la complacencia económica de JUAN SABINES o las relaciones tormentosas de intereses con el GÜERO VELASCO.

         También la falta de pulcritud, capacidad política y sus intereses mezquinos que caracterizaron a sus últimos dirigentes, que pasaron por encima de los intereses de la militancia, como fue la presidencia de ARELY MADRID TOVILLA –que todavía actuó con cierto amor a la camiseta tricolor–; el “Diablito”, ROBERTO ALBORES GLEASON quien usufructuó la dirección y prerrogativas del partido por casi seis años, sin ningún resultado, a no ser por un balance negativo que lo llevó inclusive a perder la gubernatura en la elección del 1 de julio de 2018.

         En donde “sí no tuvo madre la puerca” fue cuando parió la dirigencia del “Talibán” JULIÁN NAZAR MORALES en el PRI; máxime cuando le tocó coordinar la campaña electoral y el reparto de candidaturas a presidentes municipales, diputados locales y federales, en la que se hinchó de paga y colocó a toda su familia, incluyendo a su esposa, cuñada y sobrina.

         JULIÁN NAZAR es un “pájaro de cuentas” que ha podido cruzar el pantano a pesar de sus “alas manchadas” de corrupción y violencia, que no es un secreto para nadie. Las autoridades saben bien de la mala fama del “Matatigre” a quien también le llaman el “Bocafloja” por su virulenta forma de hablar e interpretar la política a punta de garrotazos. Tiene una cuenta que pagar por un presunto fraude-desvío de 400 millones de pesos de la Secretaría del Campo, cuando fue su titular. En la dirigencia de la CNC-Chiapas se hizo de millones de pesos de los programas asistenciales destinados a los campesinos y a la fecha se le mencionan más de 35 propiedades en ranchos y casas; además de vehículos y armas de alto poder que su hijo presume en redes sociales.

         Ese es precisamente el mal que tiene “titirimundo” y al borde de la tumba al PRI; la soberbia, la corrupción, el engaño, la simulación, el olvido de los militantes y la genuflexión que demostraron ante los gobernadores, aunque no fueran de su partido. Por eso la urgencia de la militancia y ex dirigentes del PRI, que se retome el rumbo y para eso se tiene que “castigar” con cárcel, si es preciso, a JULIÁN NAZAR MORALES “El Talibán”, correrlo lo más pronto posible y asegurarle los bienes mal habidos.

         Es tiempo de retomar el rumbo del Revolucionario Institucional y para eso se espera que el proceso de elección del próximo dirigente nacional sea legal, trasparente y dentro de la unidad de los objetivos claros que se persigan para volver al poder…  

 

                    NO VOLVERÁ EL GÜERO A LA SENADURÍA…

         El GÜERO VELACO “no está muerto” –políticamente–, anda de parranda. Está más vivo que nunca por la sagrada unción de su “Santo Patrón”, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Qué no volverá nunca “La Cuija Verde” a la senaduría, es mi percepción; aunque en este país todo puede suceder y en Chiapas más, porque si se atrevió a violar la ley para regresar a la gubernatura como “interino de sí mismo”, qué no podrá hacer con toda su perversidad, dinero y relación directa con el Presidente de la República.

         Digo que MANUEL VELASCO COELLO no volverá a “su senaduría” porque: 1.- El suplente que la está cubriendo su escaño es EDUARDO MURAT HINOJOSA; hermano del Gobernador de Oaxaca y ambos, hijos del ex gobernador también de aquella entidad, JOSÉ MURAT CASAB. 2.- No creo que el GÜERO VELASCO, aun con toda su perversidad y su fama de corrupto se atreva a enfrentar a estos mafiosos y, 3.- No parece que sea su prioridad ante la cercanía que tiene con el Presidente de la República.

         Ante esos tres supuestos; “El hijo de la Reina Roja”, espera su turno al bat en el círculo de espera. Su manager le demuestra querencia y lo tiene en la banca con sus arreos puestos. Esa es una posibilidad de que se incorpore al gabinete legal o ampliado, con muy buenas perspectivas. La otra es la más convincente y puede que de un momento a otro adquiera la franquicia del Partido Verde Ecologista de México en sustitución del “Niño Muerde”, JORGE EMILIO GONZÁLEZ MARTÍNEZ, quien solicitó licencia a su diputación federal desde el 10 de abril de 2019, con más de 18 faltas a las sesiones ordinarias.

         La jugada es más interesante de lo que se pensaba. Quizá al GÜERO VELASCO sí le interesa su escaño en el Senado, pero para su “manager” es más importante el encuentro que sostendrán a mediados del 2021, en las elecciones intermedias. Ahí el Partido Verde Ecologista tendrá un papel relevante y ya su entrenamiento fue en el proceso gubernamental del Estado de Puebla.

         Al GÜERO VELASCO no le importa nada ni nadie. Violentó la Constitución de Chiapas y la de México para cumplir un objetivo de regresar como interino a la gubernatura; jugó con la ley electoral para ser a la vez gobernador y senador; pero también dejó colgados de la brocha a sus alfiles que traicionó, OSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR y FERNANDO CASTELLANOS CAL Y MAYOR, a quienes preparó para su sucesión en el Gobierno del Estado.

         Por eso digo que “La Cuija” va por la franquicia del PVEM, pasando por el cadáver –si es preciso—de su amigo y promotor político, JORGE EMILIO GONZÁLEZ MARTÍNEZ, para hacerla de su total propiedad, como lo hizo con la gerencia verde en Chiapas. Están consideradas muchas vertientes políticas para el ex gobernador chiapaneco, desechando la sindicación judicial por los actos de corrupción que se le han señalado mediáticamente, pero también por la Auditoría Superior de la Federación, que merece cárcel y aseguramiento de sus bienes, en pago de los daños ocasionados al patrimonio del Estado de Chiapas…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com

Celular: 961 18 8 99 45.

MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

eleven − 6 =