Home Columnas El presidente respeta a los gobernadores / De Primera Mano

El presidente respeta a los gobernadores / De Primera Mano

El presidente respeta a los gobernadores / De Primera Mano
0
0

RODULFO REYES

 

Al menos en apariencia, Andrés Manuel López Obrador ha evitado enfrentarse con los gobernadores al aceptar que los súper delegados de su gobierno no sean los secretarios técnicos en las coordinaciones estatales de seguridad.

El político tabasqueño que en un mensaje en redes sociales, siendo mandatario electo, mostró el libro ¿Quién manda aquí? y que en su primera rueda de prensa matutina como presidente de México dijo que tenía las riendas del poder en las manos, tácitamente reculó ante la presión de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago).

Durante la reunión efectuada el martes, el tabasqueño rectificó en su propuesta inicial de que los coordinadores de su administración en las entidades capitanearan las reuniones contra la delincuencia.

Según el mandamás de Jalisco, Enrique Alfaro, AMLO “aceptó nuestra propuesta, que es que los súper delegados no tengan la función de secretarios técnicos en el Consejo Estatal de Seguridad”.

A nombre de la Conago, el michoacano Silvano Aureoles explicó que la intervención de los delegados en temas de seguridad atenta contra la autonomía de los estados.

El de Chihuahua, Javier Corral, afirmó que se llegó a un acuerdo mediante el cual los nombramientos de los secretarios técnicos de las coordinaciones estatales será responsabilidad del secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, y los mandatarios estatales dirigirán los Consejos Estatales.

López Obrador aceptó que las funciones de sus poderosos representantes estales sean solo de mediación y se limiten a entregar apoyos económicos de los programas sociales.

El presidente hizo la promesa de que no violará la autonomía de los estados, y que respetará a los gobernadores que se opongan a la Guardia Nacional.

“Ellos tienen su derecho a actuar de conformidad con la soberanía que hay en los estados y también de acudir a instancias donde se dirimen controversias, en este caso, al poder Judicial, entonces nosotros somos respetuosos de esto, no vamos a confrontarnos, no vamos a caer en ninguna polémica con los gobernadores, es mano franca”, precisó.

Aunque muchos vieron el episodio como una muestra de debilidad del tabasqueño ante los ejecutivos estatales, en realidad se trató del estira y encoge natural en todo gobierno, pues se miden fuerzas, se cala, se aprieta y se afloja, lo cual viene a ser parte de la estrategia del juego.

De esta manera se establecen los equilibrios y se marcan territorios, y en ese sentido López Obrador es un jugador muy diestro y al final terminará por instalar, que no imponer, su estilo: sabe operar con todas las cartas en sus manos, pero sin abusar de las ventajas que ello le da, aunque sí les saca provecho.

Pero igual se considera que si bien ha enviado señales de hacer y deshacer en temas que competen a la federación, también entiende que los gobernadores son otra cosa y en ese sentido el jalisciense Enrique Alfaro fue fundamental para tirar la figura de los “mega” coordinadores al frente de la lucha contra el crimen organizado.

Así, al parecer no aplicará el “me canso, ganso” en lo que hace al sometimiento de los gobernadores que en la era del priato hacían los presidentes de la república.

El 23 de noviembre pasado, el senador Félix Salgado Macedonio advirtió que la Cámara Alta podría usar su facultad de desaparecer los poderes en las entidades donde los mandatarios no se ajustaran o no acataran las leyes y políticas públicas del gobierno de López Obrador.

Acaso porque la condena al legislador por Morena fue unánime, al tabasqueño le ha quedado claro que mejor hay que llevar la fiesta en paz con los virreyes.

Por cierto, el campechano Alejandro Moreno, Alito, está acercándose a priístas tabasqueños para “reorganizar” al PRI en su lucha contra AMLO y Morena.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

one × one =