Home Columnas El nuevo aeropuerto ¿Talón de Aquiles? / A Estribor

El nuevo aeropuerto ¿Talón de Aquiles? / A Estribor

El nuevo aeropuerto ¿Talón de Aquiles? / A Estribor
0
0
Juan Carlos Cal y Mayor
 
Tras 9 meses de conflicto, el 1 de agosto del 2002, la SCT anunció la cancelación del proyecto del entonces también llamado “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México” en San Salvador Atenco. Estamos hablando de hace ¡17 años! fechas en las que ya se tenía previsto que el actual aeropuerto construido en 1952, era obsoleto ante el creciente número de arribos y operaciones comerciales, así como de transporte de carga, en los que se movilizan exportaciones e importaciones para todo el país. Aún así, es el aeropuerto más transitado de México y América Latina, por el número de usuarios y operaciones aéreas; transportando más de 44 millones de pasajeros en 2017. El aeropuerto mantiene 35 mil puestos de trabajo directos y alrededor de 15 mil indirectos en el área adyacente.
 
VIABILIDAD
En julio de 2015, el Ingeniero Raúl González Apaolaza, quien funge como Director Corporativo de Infraestructura en la construcción del Nuevo Aeropuerto explicó que: “Para tomar la decisión de construcción del aeropuerto, se realizaron 64 estudios diferentes entre ellos: Uso del espacio aéreo, ubicación y posicionamiento para las pistas, topográficos, geográficos, sobre presencia de aves, cimentación de pistas, plataformas, calles de rodaje entre muchas más.“
 
Al igual que otros muchos especialistas se ha explicado en diferentes espacios que el nuevo aeropuerto contará con 6 pistas, una de ellas para uso exclusivamente militar, pero podrá ser utilizada por aeronaves civiles en caso de mantenimiento de alguna de las otras.
 
La Base Aérea Número 1 de Santa Lucía, dejará de operar una vez que el NAICM entre en servicio, esto debido a que invadirá el espacio aéreo del nuevo aeropuerto. Situación que se presentaría también en el caso de que se habilitara para vuelos internacionales como actualmente se propone por parte de Amlo. Es decir la contrapropuesta es técnicamente inviable.
 
Es falaz el argumento de que ciudades como Nueva York o París cuenten con dos o mas aeropuertos, porque por sus distancias no interfieren en sus operaciones.   
 
LOGÍSTICA
La distancia entre el aeropuerto actual y el nuevo será de 5 kilómetros habiendo una distancia de 9 kilómetros entre la cabecera de las actuales pistas 23 y las nuevas. Debido a esta cercanía, el actual NAICM deberá suspender operaciones. Se planea inaugurar en 2020. Será el mejor aeropuerto de América Latina.
 
Contra la afirmación de que el área sufre hundimientos vale saber que el aeropuerto actual fue construido en una zona igual a donde se construirá el NAICM pero con mucho menos tecnología y los elementos de ingeniería moderna con que se proyecta la nueva terminal.
 
SOPORTE TÉCNICO
Otro debate innecesario considerando que cuenta con asesoría internacional y el prestigio internacional del arquitecto Norman Foster. Construyó en 2008, ni más ni menos, que el nuevo aeropuerto internacional de Pekín (43 millones de pasajeros), el aeropuerto internacional de Hong Kong “Chek Lap Kok” en 1998 (35 millones de pasajeros) y el actual aeropuerto de Kuwait, entre otros.
 
El NAIM no es una ocurrencia. Su alto costo, hoy criticado, será directamente proporcional a la derrama económica que representará en los próximos años. El indicativo es que en menos de 10 años, México ha duplicado el número de turistas hasta los casi 40 millones. Otro aspecto fundamental es que por esta vía aérea llegan y salen de México los principales productos que nuestro país importa y exporta.         
 
ALCANCES
En su primera etapa el NAIM operará para 50 millones de pasajeros en un área total de 4,400 hectáreas, es decir, 7 veces más grande que el actual. Contempla la construcción de la zona terminal, hangares, así como las pistas 2, 3 y 6 con sus respectivas calles de rodaje.
 
En su última etapa para el 2060 operará para 120 millones de pasajeros al año, teniendo 1 millón de operaciones anuales, 6 pistas incluyendo 3 simultáneas, así como 159 puertas fijas y 51 remotas.
 
Se construirá también una “ciudad-aeropuerto” en una área de 1,400 hectáreas. Como referencia, la zona de Santa Fe, en la Ciudad de México, mide menos de la mitad.
 
SOLUCIÓN A LA ACTUAL Y FUTURA PROBLEMÁTICA
Se trata de un aeropuerto construido para resolver la saturación del actual que ya representa un riesgo para la navegación aérea. Cualquier retraso representa un desfase en el total de las operaciones. Ahora bien, en la propuesta del posible Secretario del gabinete de Amlo en la SCT, operarían las dos terminales Santa Lucía y el actual NAIM. Es claro que resulta técnicamente inviable, pero además representa la duplicidad de costos para las aerolíneas, retrasos que obligarían a la pernocta, y gasto para los usuarios,  cuando se trate de vuelos nacionales a internacionales. Son 50 kilómetros de vías, más el tráfico que podría acumularse en el trayecto. Es imposible pensar que la alternativa propuesta podría operar los 60 millones de pasajeros a corto plazo y menos aún los 120 millones a futuro.
 
Todo lo anterior sin considerar la cancelación del proyecto, cuando hay de por medio múltiples contratos y fianzas. Representaría demandas, largos procesos legales, penalizaciones y grandes pérdidas económicas para el gobierno.
 
RIESGOS SI SE CANCELA EL NAIM
Ya en el último tianguis turístico realizado en Mazatlán, se advirtió por parte de varías aerolíneas y operadoras turísticas internacionales, que la incertidumbre sobre un eventual triunfo de Amlo y su fijación en este falso debate, provocarían modificar sus planes de expansión hacia México. Es decir, la sola discusión de este tema, ya está provocando estragos económicos en una de las fuentes de ingreso de divisas más importantes para el país.
 
Es el mismo tenor en que se han conducido y por ende retrasado otras reformas estructurales para convertir al país en una de las economías mas poderosas del mundo. Esto esta pasando desde ahora, cuando faltan poco menos de dos meses de campaña.
HÁGASE JUSTICIA
¿Con que atribución legal se abrogan la potestad de paralizar un proyecto de esa naturaleza? Ningún inversionista, menos Slim, apostaría su capital en un proyecto fallido. Todo por ganar votos y enganchar al electorado. Por sembrar de dudas sobre corrupción e inviabilidad –como todo lo que tocan- al proyecto de infraestructura más importante del país. El voto del hartazgo mutando en vocación suicida. El autoritarismo muestra sus afilados dientes.  Fiat iustitia et pereat mundus. Hágase justicia aunque perezca el mundo. Y eso que todavía no ganan…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

three + 4 =