Home Columnas El legado oscuro de Velasco que no debe repetirse / En la Mira

El legado oscuro de Velasco que no debe repetirse / En la Mira

El legado oscuro de Velasco que no debe repetirse / En la Mira
0
0

Héctor Estrada

El gobierno verde que ya agoniza en Chiapas quedará en la historia como una de las administraciones más desastrosas de las que se tenga memoria reciente. El efecto negativo en la economía, la estabilidad social y el bienestar son una realidad palpable y corroborarle en las estadísticas que comparan el como recibió Manuel Velasco a la entidad y como la entregará al sucesor que será electo el próximo domingo.
Y es que, aunque la administración de Juan Sabines Guerrero no es precisamente un ejemplo a de rectitud y honestidad a seguir, durante la administración estatal que ya se consume prácticamente todos los indicadores sociales empeoraron. Manuel Velasco no sólo mintió y le falló a los chiapanecos, también los un hundió en un agonizante periodo de retroceso, abusos y violencia sin precedentes.
Nada hubo de aquellas promesas hechas en su discurso de toma de protesta cuando aseguró: “vamos por un Chiapas exitoso, competitivo, de calidad y con visión de futuro. buscaremos atraer las mejores condiciones para generar mayor desarrollo económico y crear más empleos”… Hoy la realidad es bastante contrastante con aquellas promesas. Sea por la deuda heredada, la falta de capacidad o el simple desinterés, la realidad es que hoy Chiapas está peor que antes.
Según datos del propio Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la organización civil México ¿cómo Vamos?, Chiapas es uno de los tres estados que ha decrecido más en los últimos cinco años. Es el cuarto estado con la mayor tasa de informalidad laboral, que se ha incrementado en 4.5 puntos porcentuales.
Pese a las promesas de Velasco para alcanzar la generación de empleos más numerosa en la historia de Chiapas, durante los últimos años apenas se pudieron generar 8 mil 61 empleos formales de los 225 mil 500 que se necesitaban para atender la demanda. Por el contrario, la actual administración encabezó uno de los despidos masivos más grandes de los que se tenga memoria, dejando sin trabajo a más de 25 mil personas que laboraban en las distintas dependencias estatales.
La entidad chiapaneca es hoy también el estado menos productivo del país. Aquí se generan 77 pesos por cada hora trabajada, mientras en la CDMX se produce 4.5 veces ese valor. Y peor aún, Chiapas se ubica además como el estado con la mayor proporción de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente de su trabajo. Hay 3.8 millones de chiapanecos en pobreza laboral, 412 mil personas más en esa condición de las que había en 2012.
En más de cinco años la deuda pública sólo ha podido reducirse apenas el tres por ciento. Es la entidad con mayor cantidad de personas desplazadas en todo México. De 2013 a la fecha se sumaron 6 mil 90 desplazados por diversas violaciones a los derechos humanos, significando un aumento del 29.87 por ciento del total de los desplazados existentes. Tan sólo en lo que respecta al conflicto territorial entre los municipios de Chalchihuitán y Chenalhó se tienen contabilizados cinco mil afectados.
Y qué decir de las irregularidades financieras. Tratar de enumerarlas sería interminable. Como muestra breve destacan los desfalcos en la Secretaría de Salud donde la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades por más de dos mil millones de pesos. De 2012 a 2017 Chiapas acumuló alrededor de ocho mil millones de pesos señalados por la ASF, principalmente en los rubros de infraestructura, salud y educación. A lo anterior súmele usted los pendientes en el pago de apoyos a damnificados y las millonarias deudas a proveedores y docentes, entre otros.
El gobierno verde y Manuel Velasco quedarán como uno de los más lamentables episodios en la historia de Chiapas. Cinco años y medio de pesadumbre que deben estar presentes en la memoria de cada chiapaneco a la hora de enfrentarse a las urnas este domingo. Los 500, mil o mil 500 pesos recibidos por muchos hace cinco años para negociar su voto han cobrado muertes, miseria, rezago y mayor pobreza. Han salido más caros que el beneficio pasajero que cada elección resurge como atractivo engañoso… así las cosas.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

11 + nineteen =