Home Columnas ¿De qué lado está Morena en Chiapas? / En la Mira

¿De qué lado está Morena en Chiapas? / En la Mira

¿De qué lado está Morena en Chiapas? / En la Mira
0
0

Héctor Estrada

¿De qué lado está Morena entorno a lo que sucede con Manuel Velasco y su pública determinación de imponerse a la legalidad constitucional y al sentir del pueblo chiapaneco? Esa es la duda que habrá de despejarse en el Senado de la república cuando éste apruebe o no la licencia del ex gobernador chiapaneco para regresar a concluir su sexenio en Chiapas como gobernador interino.
De acuerdo al Reglamento del Senado de la República, en su capítulo tercero, para que Manuel Velasco pueda obtener su licencia temporal en la Cámara Alta tiene que presentar la solicitud por escrito ante la Mesa Directiva, precisando las razones, para luego ser sometida a votación en pleno. Es ahí es donde está la participación crucial de la bancada de Morena en este caso especifico.
El partido de Andrés Manuel López Obrador es mayoría en el Senado, tiene en sus manos la posibilidad de declinar la balanza en cualquiera de los puntos a discusión, y por lo tanto, se van a requerir de sus votos para aprobar o no la licencia del caprichoso ex gobernador chiapaneco.
Los nuevos Senadores tiene todos los argumentos legales y éticos para negar la solicitud. Si la justificación de la licencia presentada por Velasco tiene que ver expresamente con su regreso al gobierno de Chiapas para concluir el periodo sexenal los legisladores estarían obligados (ética y moralmente) a no aprobarla.
La maniobra de Velasco para ocupar dos veces el cargo de gobernador de manera consecutiva, una como constitucional y otra como interino, estaría violentando el Artículo 116 de la constitución mexicana y el Senado de la República podría convertirse en cómplice de semejante arbitrariedad, con todas las consecuencias jurídicas y sociales.
El Articulo 116 de la constitución establece de manera textual que “los gobernadores de los Estados, cuyo origen sea la elección popular, ordinaria o extraordinaria, en ningún caso y por ningún motivo podrán volver a ocupar ese cargo, ni aún con el carácter de interinos, provisionales, sustitutos o encargados del despacho”.
La obligación del Congreso de la Unión es justamente hacer valer la constitución, garantizar que cada uno de los preceptos se cumplan a cabalidad y no se violenten. Son razones suficientes para determinar inviable la licencia, bajo la causas expresas de la licencia. De lo contrario, la participación de la Cámara Alta en semejante afrenta significaría no sólo un agravio a la nación sino a todo pueblo de Chiapas.
Y es que, posibilidades para detener las ambiciones desproporcionadas de Velasco son aún más amplias. El Senado, Morena, los demás partidos y otras figuras reconocidas por la ley están facultados para interponer acciones de inconstitucionalidad que invaliden la reforma mañosa hecha por el Congreso de  Chiapas para permitir el regreso de Velasco al poder; sin embargo no ha habido iniciativa o voluntad para ello.
El escenario está dado para disipar dudas y definir posturas sobre lo sucedido en Chiapas durante los últimos años. Llegó el momento de que Andrés Manuel López Obrador y Morena demuestren de una vez por todas que los rumores que aseguran la existencia de un contubernio entre él, su partido y el ex gobernador chiapaneco son falsos. Llegó el momento de demostrarnos a quienes confiamos en él que las cosas pueden cambiar de fondo o, de plano, consumar una traición dolorosa al pueblo de Chiapas… así las cosas.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × two =