Home Columnas Código Nucú / Valera, el menesteroso

Código Nucú / Valera, el menesteroso

Código Nucú /  Valera, el menesteroso
0
0

César Trujillo

 

El perredismo está en crisis no por su militancia, menos por el trabajo de sus bases. El perredismo está en crisis porque los disque líderes de algunas tribus se han empecinado en dar jugada a chapulines y arribistas; se han encargado en dar cobijo a los junior que fueron desechados de su nido, abortados del presupuesto que los mantenía privilegiados y con todas las canonjías posibles. El sol azteca se olvidó de sus lineamientos y la desbandada nacional es muestra en lo que se están convirtiendo: un mal chiste. Ayer celebraron una reunión que dejó muy en claro que el mismo panorama nacional de ruptura está presente —muy presente— en Chiapas. Ayer fuimos testigos de esa debacle que, ahora, hasta da paso a un verdeecologista arrepentido y berrinchudo que tras renunciar a los colores que lo tienen como diputado federal, ahora amenaza con que será el estandarte que enarbole el sol azteca en la entidad.

Me refiero al legislador Diego Valera, otro arribista más. El mismo muchacho que empezó presumiendo una ideología en pro del desarrollo de nuestro estado, con convicción desde los ideales forjados en la familia con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que luego, cuando vio que el carro jalaba para otro lado, se volvió un niño más del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) al que defendía a capa y espada, presumiendo, incluso, ser del círculo más reducido de los amigos del gobernador. ¿Y ahora? La misa vieja y trillada fórmula: al ver que en su partido no le dieron jugada, al saber que no tenía ninguna oportunidad de brincar a otro puesto de elección popular, que ni el dinero del señor Valera padre le podría comprar otro escaño, se armó de valor y pegó el salto al Partido de la Revolución Democrática (PRD) desde donde asegura será el que represente al sol azteca.

Quienes lo acuerpan son los mismos que han ido sepultando las ideologías del partido. Los mismos que dan paso, como desesperados, a cualquiera que pueda sumarle votos o elevar la mano. El mismo Paco Rojas, ex alcalde de Tuxtla Gutiérrez por el Partido Acción Nacional (PAN), estuvo presente en la rueda de prensa como invitado especial. Vimos en el discurso de Beatriz Mojica una doble moral: mientras que en la Ciudad de México se quiere vender como crítica e idealista, en Chiapas llegó a dar cobijo a Valera que no es perredista sino que sólo quiere que un color lo respalde y acuerpe para seguir enquistado en el poder sangrando a nuestro estado.

El descaro con el que algunos perredistas han acuerpado a Diego Valera sólo habla de esa hipocresía que ha permeado a todas las estructuras en el poder; la misma hipocresía que corre en las corrientes partidistas y que ha hecho que la brecha entre el ciudadano y los institutos políticos sea cada vez más grande. Es increíble que un partido que requiere de un cambio urgente, que debería enfocarse por trabajar con nuevos cuadros, de mostrar que hay un compromiso con la militancia, de tratar de mostrarse como un instituto con ideales de “izquierda”, se acomode en una zona de confort y dé paso al arribismo que tanto ha criticado.

De nada sirve que Mojica haya sido fustigante y dura en la crítica con los legisladores que a nivel nacional mudaron de piel y se fueron al Movimiento Regeneración Naconal (Morena), cuando ella convocó a un burdo encuentro, desangelado, al que tuvieron a bien bautizar como “Encuentro estatal por la Unidad del PRD en Chiapas”. ¿Por la Unidad? Curioso que ésta no apareciera por ningún lado. Se mostraron, sí, los rostros del arribismo, del agandaye, del cinismo y de la descomposición social al dar juego y cobijo a los verdes que otrora denostaron esos colores, porque en muchas ocasiones el niño verde del Soconusco atacó al perredismo para defender al partido del tucán.

No veo, tampoco, la congruencia de Valera que debería renunciar a la diputación que le pertenece al Partido Verde y darle paso al suplente. Debería irse con las manos vacías y dejar de recibir esos más de 140 mil pesos mensuales que obtiene gracias al  fraude de su expartido. Ese sería el primer paso para que este junior muestre que lo que dice tiene un dejo de verdad, pero no, eso no pasará pues es como pedirle peras al olmo.

 

Manjar

La recomendación de hoy es “Tiempo de espíritu” del poeta Arturo R. Pueblita. // Un día como hoy, pero de 1915, nació el poeta mexicano Ramón Martínez Ocaranza, cuya obra poética tiene como rasgo distintivo la denuncia; su sutil brutalidad poética queda plasmada en el poema “Introducción proteica”. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte.

 

961-167-87-07

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × 1 =