Home Columnas Código Nucú / La CEDH y su ombudsman inoperante

Código Nucú / La CEDH y su ombudsman inoperante

Código Nucú / La CEDH y su ombudsman inoperante
0
0

César Trujillo

 

Mientras el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) en Chiapas, Juan Óscar Trinidad Palacios, signa convenios de colaboración argumentando su interés por trabajar a favor de la población migrante nacional y de Centroamérica, las violaciones a los derechos humanos en la entidad son una constante que parece no quitarle el sueño y a la que les ha dado la espalda desde hace mucho. Apenas el lunes, su supuesto trabajo en coordinación con la Secretaría de Educación en un acto al que denominaron de Disculpa Pública, a una madre de familia y su hijo menor de edad, terminó en una exhibición del chiste que representa la CEDH al ser un organismo parco, burdo e inoperante.

No entiendo, entonces, de dónde deriva ese discurso bonachón de compromiso social hacia los migrantes repatriados cuando Trinidad Palacios se ha visto apático ante los problemas que permean todos los sectores de la población. Desde la omisión en torno a la protección de los derechos de la población LGBTI y el matrimonio igualitario (hubo amenaza de juicio político), la violación a los derechos laborales de los propios trabajadores de la CEDH, su nula intervención en los problemas de desalojos en la geografía chiapaneca, la vejación sistémica de los derechos de los migrantes centroamericanos, hasta su malestar que brota cuando se le critica, el también llamado Ombudsman ha demostrado sólo su sumisión (cuando el poder o sus favores políticos se lo demandan) e ineficacia en el nulo desempeño de sus labores.

Desde su arribo a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos el 29 de enero del 2014, respaldado por la LXV legislatura del Congreso local que dejara impuesta el exgobernador Juan José Sabines Guerrero, Trinidad Palacios se ha servido con la cuchara grande desde la percepción de un salario neto de 159 mil 513 pesos libres de impuestos y retenciones (hay quien dice que es aún más) hasta la violación del artículo 25 de la Ley de la Comisión de los Derechos Humanos que señalan que para ser Ombudsman se requiere: “Contar con experiencia en materia de derechos humanos o actividades afines reconocidas por las leyes mexicanas y los instrumentos jurídicos internacionales”.

¿Cuál es la trayectoria en derechos humanos que Trinidad Palacios trae para que lo sigan manteniendo en el cargo pese a su mediocre desempeño? ¿qué cargos, como defensor de los derechos humanos, ha ocupado para llevar ya tres años y tres meses enquistado en ese puesto? ¿qué significará para él la palabra autonomía? Todos sabemos que su arribo se debe a cotos de poder dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que su máximo logro es ser notario público con residencia en Tonalá, de donde es oriundo, cargo que en el sabinato pasó a proliferar luego de que la mano del exgobernador firmara —a diestra y siniestra— notarías para resarcir daños, para callar bocas y para sus amiguitos.

Lo cierto es que lo peor que le pudo pasar a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos es caer en manos de Juan Óscar Trinidad Palacios, un personaje con un historial de servilismo en su neófita carrera como político dentro del tricolor que abandera el nepotismo y sigue operando a la vieja usanza del compadrazgo y prebendas a sus amigos. Ahora ya podemos entender por qué los derechos humanos en Chiapas son vejados por cualquiera y a cualquier hora. Ahora podemos entender que mientras la CEDH siga siendo refugio de políticos abortados de partidos políticos, sin experiencia y sin un perfil, estamos condenados a la indefensión.

 

Manjar

Yo no sé si el movimiento de las enfermeras está manipulado o no. Yo no sé si hay una mano que mece la cuna. Tampoco sé si hay una disputa por el poder de la Sección 50 escondida por ahí. Lo que sí sé, porque me consta, es que la apatía de los chiapanecos sigue siendo enorme. ¿Necesitamos estar en los zapatos del otro para interesarnos en los problemas que nos pegan a todos? #Poresolospolíticossiemprelogranloquequieren. // La recomendación de hoy es “Los cínicos no sirven para este oficio” de Ryszard Kapuściński y el disco “La la la” de Luis Alberto Spinetta. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

@C_T1

 

palabrasdeotro@gmail.com

 

961-167-87-07

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

six + 13 =