Home Columnas Código Nucú / Charrazo o reelección

Código Nucú / Charrazo o reelección

Código Nucú / Charrazo o reelección
0
0

César Trujillo

 

En la antesala para la emisión de la convocatoria del relevo seccional del magisterio rondan dos espectros: el del “charrazo”, es decir, la imposición de piezas claves, y serviles, a los intereses del gobierno que puedan romper los avances que hasta ahora los docentes, afirman, han logrado con base en la lucha y el de la reelección, es decir, que los mismos líderes repitan y se mantenga todo como hasta ahora.

Una parte del magisterio —la de las movilizaciones— está pugnando porque se reelijan a los líderes que han sido claves para el movimiento, como el plantón del año pasado que duró cuatro meses. Otra parte —la oficial— exige que se dé un cambio en los líderes a quienes sindica de corruptos y de rebasados ya por las problemáticas. Así, en la pugna interna el magisterio parece tener lanzada la moneda al aire para ver qué grupo es el que sale fortalecido de esta convocatoria.

Mientras que ambos bandos mueven sus hilos y buscan mostrar su músculo para ver cómo empoderarse en los relevos —que están ya a la vuelta de la esquina—, otro grupo espera impaciente para ver hacia dónde se mueve la balanza y con cuánta agua terminan benditos. Se trata de aquellos a quienes, dentro del mismo magisterio, llaman Los Mapaches.

Son éstos los que más beneficiados saldrían al darse una reelección, según señalan los propios docentes. Personajes como José Armando Falconi, líder de la Asamblea Estatal Democrática de Chiapas, que sirve a Dios y al diablo, y que es considerado por las mismas bases magisteriales como miembro activo del grupo radical, podría seguir haciendo de las suyas y golpeando —a diestra y siniestra— todo aquello que se atreviese en su camino. Eso sí, todo pasa por las órdenes de su padre putativo, Manuel de Jesús Mendoza Vázquez, alias El Mapache, un porro incrustado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), de la Sección 7 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quien seguiría haciendo de las suyas, lastimando la lucha real que traen miles de maestros.

No olvidemos que pese a las agresiones a la prensa, a los ciudadanos y sus propios compañeros maestros, que ha sido repudiada por los mismos docentes, Los Mapaches se sienten orgullosos de esa forma tan proclive a la violencia que los ha caracterizado siempre, bajo el cobijo del movimiento magisterial que, se sabe, los repudia pero no los expulsa porque eso mostraría una división dentro de la lucha y que favorece solamente al gobierno.

Son las acciones tomadas a ligera, la violencia con que llegan rompiéndolo todo, la forma en que se dirigen, su voracidad en los saqueos, su desatada hambre en agredir a los demás, su incendiario proceder que los lleva a pintar consignas sin conciencia, lo que los ha puesto como un eje repudiado y odiado por gran parte de la ciudadanía que ve, en Los Mapaches, el actuar generalizado de todo el magisterio, aunque se traten de deslindar de cada embestida.

Porque son Los Mapaches, y no infiltrados, los que se han encargado de saquear camiones y tiendas bajo una excusa de devolver al pueblo lo mucho que las trasnacionales han robado a éste. Sin embargo, no vemos a esos remedos de Robin Hood llevar esa mercancía a las colonias pobres; no vemos esos camiones de bebidas y alimentos dirigirse a esas zonas donde los cinturones de miseria son  muy marcados.

Lo cierto es que si el magisterio desea que la lucha florezca, para bien, debe romper vínculos con Manuel de Jesús Mendoza Vázquez y su gente. En nada abona un grupo de choque interno a la lucha. En nada abonan las agresiones a empresarios ni a los ciudadanos. El objetivo del magisterio es luchar contra las reformas punitivas y eso es digno de reconocer, pero para ello deben recurrir a otras estrategias. El vandalismo no puede hacerse presente en cada movilización.

Mientras, estaremos a la expectativa de cómo se mueven las aguas en los relevos. Reelección o cambios, las dos caras de la moneda que en estos meses va a detonar la calma o a endurecer las protestas.

 

Manjar

Dice el expresidente de México, Felipe Calderón, que se irá del Partido Acción Nacional (PAN). Su berrinche es digno de risa. ¿Quién sería este personaje sin el partido? Esa es la interrogante que vale. Si Calderón se va a nadie afecta. Creo que le haría un favor al PAN. #Pobrecito // La recomendación de hoy es “El túnel” de Ernesto Sábato y el disco “OK Computer” de Radiohead. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

@C_T1

 

palabrasdeotro@gmail.com

 

 

 

961-167-87-07

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × 4 =