Home Columnas Código Nucú / Afinan fraude en EdoMex

Código Nucú / Afinan fraude en EdoMex

Código Nucú / Afinan fraude en EdoMex
0
0

César Trujillo

 

Las elecciones del Estado de México están  ungidas por el fraude electoral, por el derroche millonario y cobijadas por la impunidad que ha permeado todo tipo de estructuras en nuestro país. Caballadas flacas y gordas de diferentes estados —incluyendo a Chiapas y al gobernador Manuel Velasco— operan en favor de Alfredo Del Mazo, candidato a gobernador por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y han sacado, incluso, una tarjeta rosa donde les “depositarán” cierta cantidad, estrategia ofensiva que es un símil de la que usara Enrique Peña Nieto para ganar la Presidencia de la República en 2012. Más de 300 mil pesos diarios se están gastando los priistas en la desesperada búsqueda porque el priista triunfe. La consigna es clara: ganar a costa de lo que sea y por sobre quién sea. ¿La candidata a vencer? Delfina Gómez, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El PRI no puede, afirman expertos, perder el EdoMex. No se equivocan.  El refrán es claro al señalar que el miedo no monta en burro. Apenas la revista Proceso y el portal Sin Embargo señalaron que tan sólo en el 2015 el gobernador de esa entidad, Eruviel Ávila, no ha podido demostrar a dónde fueron a parar 8 mil 098 millones de pesos, un monto superior al que se le achaca al ahora huésped de prisión y exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Así, Del Mazo llega dando tumbos y haciendo uso de todas las viejas mañas del tricolor que, desde siempre, ha sabido emplear la miseria y pobreza que ellos mismos han generado para catapultarse a través del paternalismo: una práctica que los demás colores han copiado y que hace que México sea un país de oprimidos y privilegiados.

A escasos días que se den los comicios en el EdoMex, el Revolucionario Institucional está movilizando todo su capital económico y humano porque, seguramente, buscan blindar a Ávila. Siendo México un país de pobres es inadmisible que se derrochen millones de pesos para cumplir el capricho de unos cuantos políticos que juegan a gobernar. Pero también saben que perder el Estado de México los pone en una encrucijada y con muchos peros en contra, al ser esta elección una de las más importantes en la antesala al juego del todo por el todo, que se encuentra ya a la vuelta de la esquina en el 2018 y por eso el derroche. Siendo Del Mazo un personaje torpe y petulante, teniendo todo en contra (hasta ser primo de Peña Nieto), la única forma de que pudiese llegar a la gubernatura sería con la fórmula que han frenado en dos ocasiones a Andrés Manuel López Obrador: robarle las elecciones a la candidata de Morena y todo indica que así será.

Los órganos encargados de sancionar el acarreo, la compra de votos y el condicionamiento a cambio de programas sociales (especialmente los de corte federal) simplemente parece que han caído en el mal que narrara José Saramago en su Ensayo sobre la ceguera y le han sumado una sordera infinita. A estas alturas, si la justicia cayera como espada de Damocles sin distingo alguno, Del Mazo debería estar ya sin candidatura y enfrentando un proceso legal por todo el despliegue del Estado que está siendo de forma descarada, sin importarles ya lo que la ciudadanía piense.

Si en los comicios del 2011 el EdoMex presentó un 52 por ciento de abstencionismo, mostrando claramente el malestar de los ciudadanos que han dejado de creer en las instituciones y que consideran en agonía la democracia, estos comicios se espera que ésta suba, aunque hay algunos optimistas que señalan que saldrán los habitantes a defender el voto y que ello será el boomerang que empodere a Delfina. Más, de no ser así, podríamos estar siendo testigos de otro de los fraudes en la historia de México, una serie de sucesos que parecen repetirse elección tras elección y que tienen condenado a nuestro país hasta que la conciencia social detone y todos luchemos por un fin común. Sin embargo, para llegar a ese nivel hace falta mucho más que discusiones o insultos a la clase política en redes sociales.

 

Manjar

Un usuario de Facebook amenazó de muerte a la periodista Sanjuana Martínez en un mensaje donde le señalaba que se dejara de meter donde no le importaba, porque se estaba ganando “un levantón y una llenada de plomo”. En un país donde no existen garantías para la protección de los periodistas esas amenazas ya no son simples bromas o mensajes escritos a lo burdo. Las autoridades deben tomar cartas en el asunto antes de que otra tragedia enlute al gremio. No basta con las buenas intenciones del presidente Enrique Peña Nieto ni promesas de los legisladores. Hacen falta acciones. #Nosematalaverdadmatandoperiodistas // La recomendación de hoy es Los sentidos al aire de Agustín Yáñez y el disco 50 palos de Jarabe de Palo. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

@C_T1

 

palabrasdeotro@gmail.com

 

961-167-87-07

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

fourteen + 4 =