Home Columnas Chiapas y el panorama electoral / Código Nucú

Chiapas y el panorama electoral / Código Nucú

Chiapas y el panorama electoral / Código Nucú
0
0

César Trujillo

Las especulaciones y rumorología en torno a la figura de la candidatura común, que suscribieran cinco institutos políticos, parecen llegar a su fin o al menos eso se intuye. Ayer, dos movimientos pusieron un poco más claro el panorama. Primero, el anuncio del Partido Podemos Mover a Chiapas que se salió al señalar que no existían acuerdos y que se privilegiaban los intereses cupulares, dejando como presunto candidato del morado a su líder Enoc Hernández Cruz. Segundo, el anuncio del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que respaldó la candidatura de José Antonio Aguilar Bodegas y que, según parece, va bajo el respaldo del Movimiento Ciudadano y el Partido Acción Nacional (PAN), que lo había acuerpado desde el inicio.

Así, en el ruedo para buscar ver qué personaje se atreve a tomar la estafeta de una entidad sin gobernabilidad, sin progreso, con incremento desmedido de pobres, sumida en un ingente descrédito y con las instituciones rebasadas por la imposición de personajes inoperantes que dejará Manuel Velasco en unos meses, hay ya cinco nombres que se apuntan a tal faena. Eso sí, debemos esperar hasta el 29 de marzo cuando el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), que dirige el doctor Oswaldo Chacón Rojas, haga públicos los nombres de los que sí aparecerán en las boletas para llamarlo candidatos de forma oficial.

Mientras eso pasa, Aguilar Bodegas y Enoc Hernández levantan la mano y se ponen de frente a los candidatos ya oficiales de la alianza electoral “Juntos Haremos Historia”, Rutilio Escandón Cadenas, y el de la coalición “Todos Por Chiapas”, Roberto Albores Gleason. A estos se suma, como mera cortesía, porque sus derechos se lo permiten aunque no tenga ninguna oportunidad de nada, el señor del paliacate rojo, don Chus Orantes. Y aquí es ya donde el termómetro electoral puede empezar a medirse mejor. Las rivalidades están escritas e inscritas en la memoria de dos presuntos candidatos que serán partícipes del casting 2018 para la nueva telenovela chiapaneca (eso que ni qué).

Josean y Albores Gleason traen historia escrita y ésta, sabemos todos, no es nueva. La ruptura del ahora candidato del PRD y PAN con su partido el PRI, donde militó por 40 años y de donde fue casi obligado a salir, va a pasar facturas en los comicios venideros y mostrará, al menos eso se espera, el músculo político de ambos: sabiendo que en la historia de las elecciones ninguna es igual a otra y que, por ende, se debe esperar hasta el último momento para poder cantar victoria. Y aquí es donde la estrategia que implementen los demás candidatos será de suma importancia para ver hacia dónde se tuerce todo.

Porque si bien Aguilar Bodegas trae su peso político y Albores Gleason el suyo, no se puede descartar el efecto AMLO y el respaldo que trae Rutilio Escandón y los votos que va a conseguir. Y mucho menos el del líder del morado, Enoc Hernández, que, pese a lo que se diga, ha logrado construir una estructura que va a tener su propio peso en las votaciones, si es que decide ir por la grande. Quienes den por muerto a uno u otro, se equivocan. Sobre todo por la forma en que se ha estado dando todo en las definiciones en la entidad en donde se han encargado que la rumorología sea parte de una bola de cristal que muchos aceptan leer, aunque no entiendan nada.

Así, mañana empiezan a registrarse los candidatos y la cuenta regresiva para culminar con la incertidumbre está llegando a su fin. La chamba de los “nostradamus” que buscaron todo el tiempo sembrar comentarios como verdades absolutas acaba, y ya empezarán a ver en dónde colocar su sapiencia y meter su lengua bífida que les genera dividendos. Por lo pronto, el escenario electoral en Chiapas muestra ya los rostros que  nos toparemos en las boletas. Ojalá que en esta ocasión gane alguien a quien la entidad sí le importe y no dé continuidad a este gobierno sordomudo que nos sigue teniendo entre los tres estados más pobres de México. ¡Es cuanto!

Manjar                                                          

Insiste  Eduardo Ramírez Aguilar en que la “imposición” no le dio cabida para aparecer en las boletas rumbo a la sucesión gubernamental. Insiste y es bastante curioso que lo haga porque él ha buscado “imponerse” en otros institutos políticos, pero las cosas no se dieron como pensaba. Ahora no le queda más que aceptar un premio de consolación. Las malas lenguas dicen que es una cenaduría de chalupas y antojitos comitecos a la que llamará “Jaguar Negro”. Yo no creo que sea así. Quizá una su curul ganó con la dignidad de un movimiento indigno. Hay qué ver para dónde se mueve. #LaNuevaERASeVaAñejar  // La recomendación de hoy es el libro La hojarasca de Gabriel García Márquez y el disco Friendship de Ray Charles. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

                              

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

César Trujillo

Poeta y periodista

9611678136

@C_T1

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

9 + 13 =