Home Columnas Chalchihuitan y chenalhó… Abel y Caín / La Estaca

Chalchihuitan y chenalhó… Abel y Caín / La Estaca

Chalchihuitan y chenalhó… Abel y Caín / La Estaca
0
0

MARIA DE LOURDES CORZO V.

La disputa por un espacio físico de 900 hectáreas de tierra es el origen del conflicto en Chalchihuitan. Éste municipio chiapaneco se encuentra en colindancia con Chenalhó (la otra parte del pleito) y con Larrainzar. Ambos municipios históricamente habían respetado sus límites territoriales sin que hubiera ningún problema, sin embargo en 1973, la desaparecida Secretaría de la Reforma Agraria (SAR) impuso mediciones y límites a su libre albedrío generando un conflicto que la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano  (SEDATU)-suplente de la SAR- no ha querido resolver. Los motivos son una interrogante a punto de obtener respuesta, pues la rotunda negativa de resolver el atolladero de manera equitativa para ambos municipios deja ver que para el gobierno  hay un interés especial en mantener esa desestabilización.
Con la característica falta de respeto a la vida de las comunidades indígenas que lo caracterizan, el gobernador del estado pretendió soslayar este abrupto asunto ofreciendo a Chenalhó la cantidad de 15 millones de pesos, mismos que fueron rechazados porque obviamente recibir éste soborno implicaba ceder el territorio en pugna al municipio de Chalchihuitan. ¿Que hay en ese territorio que vale más que los 15 millones de pesos? ¿Qué lo hace tan codiciado que valga más que la vida de los indígenas de ambos municipios?
Por su parte el líder católico Pbro.de Simojovel Marcelo Pérez Pérez es quien ha mediado, intervenido y solicitado a las autoridades de los tres niveles de gobierno a resolver con absoluto respeto para ambas comunidades y mediante el diálogo pacífico el asunto que fue generado por la desafortunada imposición de una transitoria Reforma Agraria a través de la cual se cometió el delito de despojo de tierras contra  ambos municipios ya sea por omisión, por favorecer intereses políticos, económicos ó  personales –ó bien como se sospecha- por el interés del gobierno federal en el terreno por alguna causa específica. El caso es que las hermanas comunidades tzotziles viven un cruento y añejo conflicto que ha costado varias vidas y un retraso social histórico bañado de sangre.
NOTAS FALSAS.
El 15 de noviembre pasado-hace unos cuantos días- en un “comunicado” emitido por el gobierno del estado  el Secretario de Gobierno Juan Carlos Gómez Aranda dijo que en una mesa de trabajo Rosa Pérez Pérez y Martin Gómez Pérez, presidentes municipales de Chenalhó y Chalchihuitan respectivamente “acordaron trabajar en unidad para restablecer la paz entre los habitantes de las comunidades vecinas” y henchido de orgullo institucional el Subsecretario de Gobierno y Derechos Humanos Jorge Utrilla Robles  subrayó “el respaldo de MAVECO para reforzar la seguridad en la región”. Las autoridades que presenciaron la triunfalista reunión son el Delegado de PGR, un comandante de la XXXI zona militar, el delegado de CISEN, la Fiscalía del Estado, el Secretario de Desarrollo Sustentable  de los Pueblos Indígenas, el comandante de la Policía Estatal Preventiva sector San Cristóbal ( el mismo del operativo de El Aguaje).
Todos ellos quisieron ignorar la situación como presidenta municipal de Chenalhó de Rosa Pérez quien a pesar de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) la restituyó en el cargo el 17 de agosto argumentando que su renuncia había sido firmada bajo  presión, no ha sido reconocida por la comuna. Después de su imposición por el Partido Verde  en el proceso electoral más corrupto de la historia –hasta el momento- en el que fue señalada como “Juanita” y por el que se han originado otros hechos de sangre como en el Ejido Puebla suscitado a mediados del 2016 en persecución de sus opositores haciendo uso de grupos “paramilitares” portadores de armas de grueso calibre para aterrorizar y aniquilar a sus detractores. Por cierto ¿Quién está financiado a los paramilitares en Chiapas?
IMPOSICIONES TIRÁNICAS
Resalto la violación del mapa político de Chiapas, en sus dos acepciones: primero el mapa de la división política y administrativa del territorio ( EN EL QUE FUERON VIOLADAS LAS COLINDANCIAS Y SUPERFICIE DE AMBOS MUNICIPIOS)  y el mapa que establece el orden político de los gobernantes que deben ser electos en democracia transparente para garantizar el BIEN COMÚN. Obligar a miles de indígenas a ser “votantes” ó “simpatizantes” del partido del gobernador le ha costado a Chiapas la cuota más alta de su historia. Un rezago lacerante en todos los aspectos: sociales, económicos, culturales y una cuota sangrienta, sobre todo el los municipios a los que les impusieron a chaqueta  el mencionado partido y sus candidatos, pasando por encima de la ley electoral, de la transparencia, de los usos y costumbres, del derecho electoral –tal y como lo están repitiendo actualmente-con la obsesión de conservar “el poder” de lo que no han podido.
CRIMEN DE LESA HUMANIDAD Y ETNOCIDIO EN CHIAPAS.
Por lo pronto el Estado de Chiapas a través de su “ejecutivo” comete crimen de lesa humanidad contra los miles de desplazados que están padeciendo hambre y pereciendo de frio en las montañas, viviendo en un estado de inseguridad y violencia que por supuesto pone en peligro su vida.
El gobierno actual más que ninguno anterior-que ya es mucho decir- Comete etnocidio en contra de todos los grupos de indígenas que sobreviven en territorio chiapaneco. A través de su partido, y de “su” congreso en pleno, Manuel Velasco ha despojado, destruido, humillado, vulnerado los derechos de organización y sobrevivencia de aquellos que antes eran invisibles y a quienes malditamente voltearon a ver los hambrientos y voraces ojos del partido Verde.
La pregunta en el aire es: ¿Y LOS ZAPATISTAS?… ¿y su candidata independiente? No he sabido de ninguna reunión extraordinaria en algún caracol de la que surja la exigencia de inmediata resolución y garantizado retorno de los desplazados a sus comunidades. ¡Ah! Si claro, estamos esperando que los italianos ó los rusos o los nativos de Alaska levanten la voz en su defensa.
Sub Comandante Marcos, Galeano …o como te hagas llamar ahora, te pregunto de nuevo -como lo hice en Chiapa de Corzo en el arranque de “La otra campaña”-¿por qué te has escondido en las veredas del olvido después de hacernos creer que la esperanza estaba viva?
Quizás Rigoberta Menchú, líder indígena maya –quiché  galardonada como Premio Nobel de la Paz en 1992 -entre otras “virtudes” -por su lucha por la justicia social y la defensa de los derechos históricos de los indígenas, levante la voz en nombre de los tzotziles que ésta noche pernoctan a la intemperie y padecen el exterminio brutal de sus derechos y sus vidas y su historia.
Seguramente los diputados chiapanecos –horror- están en sesión permanente legislando para resolver el conflicto apegado a derecho y cada uno de ellos presto en su comisión para apoyar a los desplazados. Los tribunales de justicia de manera pronta y expedita darán una resolución justa. Creo que entiendes mi sarcasmo -estimado lector-, la verdad es que a todos ellos les importa un pepino lo que sucede porque de alguna manera han sido multi beneficiados con la corrupción.
No, ya no queremos más show. Los chiapanecos queremos que ya termine el martirio de éste fallido gobierno y que ninguno de los políticos causantes de cada una de las pérdidas económicas y humanas en el estado tenga acceso a ningún cargo público desde el cual seguir haciendo daño.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

eight + 18 =