Home Columnas CECyTE, en manos de tiranos / Artículo Único

CECyTE, en manos de tiranos / Artículo Único

CECyTE, en manos de tiranos / Artículo Único
0
0

Angel Mario Ksheratto

 

¿Bajo qué burdos criterios, los directivos del rimbombante Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyTE), dictan las políticas de esa institución? La pregunta salta de pronto, porque desde que fue nombrado como director Sandro Hernández Piñón, las reglas internas son totalitarias, absurdas, atentatorias al derecho laboral y claramente diseñadas para beneficiar a los sumisos y a los recomendados de la afamada Cuarta Transformación, mientras que el tema académico, ha quedado muy atrás.

Sandro, que del área administrativa del Colegio de Bachilleres, pasó a la dirección de un colegio, cuyo prestigio ha venido en caída desde hace dos sexenios, llegó con el látigo dispuesto a castigar a los docentes con mejor preparación y que, por angas o por mangas, tomaron los cursos de capacitación y actualización, contemplados en la reforma educativa que MORENA quiere echar abajo.

Así como lo lee; haber recibido los cursos de evaluación contenidos en las modificaciones introducidas por Enrique Peña Nieto al modelo educativo, es suficiente para que, a través de Usley López Martínez, Director Académico, el CECyTE, cambie de plantel a los maestros, a modo de sanción y “escarmiento”, para que no vuelvan a capacitarse para enseñar mejor… Y por considerar que quienes se evalúan, son seguidores del “viejo régimen”, que estuvo en manos del PRI y el PAN.

Curioso. Sandro Hernández Piñón, no es hijo natural de MORENA, el partido en el poder que usufructúa el discurso democrático y de respeto a las instituciones y las formas de pensar de cada ciudadano. Antes fue distinguido militante de los partidos mencionados.

De hecho, su ascenso en el COBACH —donde primero cobraba una plaza como intendente, pero no se presentaba a trabajar—, se dio en pago a su habilidad para organizar porras a favor de los candidatos priístas y armar grupos de choque para atacar a la oposición, compuesta entonces, por el PRD, donde militaban el gobernador Escandón y el presidente López. Posteriormente y cuando el PRI perdió fuerza y poder, se pasó al PAN, cuando gobernaron Fox y Calderón.

Como entonces, solo ha utilizado los cargos para beneficio propio. Para afectar a los demás.

Tanto, que desde que asumió el cargo en el CECyTE, se ha negado a recibir a los maestros afectados por la misma política de revancha, instaurada por dos antecesores suyos: Shadai Sánchez Osorio y Julio César Domínguez Márquez, quienes en tan poco tiempo, acumularon acusaciones de corrupción y que al final, fueron cesados por presiones de Hernández Piñón.

Cuentan decenas de maestros afectados por las determinaciones de Sandro, que Usley López, ha sido claro con ellos: entre mejor evaluados estén, serán castigados, enviándoles a los planteles más lejanos de sus lugares de residencia. Esto, sospechan, con la intención de obligarlos a renunciar y meter en su lugar, a presuntos maestros morenistas.

No es descabellada la desconfianza que tienen en Sandro y su pandilla; pese a la política de austeridad y la orden de reducir direcciones, departamentos y otras áreas ociosas, los directivos de esa institución, han aumentado desmesuradamente, el gasto burocrático. Por ejemplo, sólo el área a cargo del verdugo de Sandro —Usley López—, cuenta con seis departamentos, doce direcciones y una subdirección. La Dirección Administrativa, tiene seis departamentos y trece direcciones, conocidas solo como “oficinas”.

Para el colmo, Hipólito Ruiz Casanova, líder del Sindicato del CECyTE, ha logrado un buen negocio con Sandro y se ha convertido el aliado suyo y verdugo de la platilla de docentes que se niega a ser parte de la política de saqueo e implementación de la ignorancia. Políto, nos cuentan, ha criminalizado a sus propios compañeros, por uno que otro peso que le avienta el Director General.

En esas circunstancias, no tarda en que la bomba explote; y cause estragos. Y todo, por incluir corruptos y ladrones, en el intento de regenerar al país. ¿Actuará el gobernador Rutilio Escandón? ¿Sabe de tales abusos?

 

Transitorio

Seamos serios: ¿en verdad Alfonso Cuarón, el afamado cineasta mexicano, quería que la representativa de la mujer indígena mexicana ganare la preciada estatuilla del muñeco de oro? No. La utilizó; aprovechó su potencial en las tendencias y se colgó de su repentina y efímera fama, para abrazar él y solo él, la cosa esa. Porque sabía que la señorita en cuestión, actriz, no es. No interpretó a Thatcher, a Cleopatra, a Golden, a la Malinche, a María Elena Velasco, a Frida Kahlo, a la señora de Calcuta, a Evita Perón. ¡Se interpretó a sí misma! Y eso, dicen los que saben, no es actuar. El asunto es que si no te explota el patrón, te explota Cuarón.

http://ksheratto.blogspot.com

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

five + 10 =