Home Columnas Carlos Morales, el oportunista / Código Nucú

Carlos Morales, el oportunista / Código Nucú

Carlos Morales, el oportunista / Código Nucú
0
0

César Trujillo

 

Carlos Orsoe Morales Vázquez, secretario del Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn) en el gobierno de Manuel Velasco Coello, ha anunciado a sus allegados y esbirros que renunciará a su cargo para poder postularse (¡otra vez más!) como precandidato rumbo a la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez en los comicios del 2018. Todo podría ir en sintonía si lo hiciera por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), instituto que le ha dado todas las canonjías que pidió tras su derrota contra Samuel Toledo allá en el 2012 y que ha solapado, por sobre todas las cosas, su inoperancia como funcionario estatal. Pero no es así.

Menuda sorpresa da al afirmar, categóricamente, que será por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) que buscará jugar al perder ganando (quienes lo conocemos sabemos perfectamente de esto). Porque si Morales Vázquez va por Morena, o por el partido que sea, va a perder y, de seguro, armará un mitote más para llamar la atención del gobierno que “gane” o impongan y así, como es su costumbre, pueda nuevamente aspirar a seis años de privilegios y de espacios en el gabinete para su persona y su parentela, como hasta ahora ha pasado.

Es decir que no basta con las acusaciones que pesan en su contra por la complicidad y cobijo que ha brindado tanto a la empresa Cales y Morteros como a Veolia (antes Proactiva), tampoco las acusaciones de acoso laboral a los trabajadores que despidió vejando sus derechos, menos aún su omisión por los serios casos de contaminación en predios y afluentes de la entidad, tampoco las denuncias de la muerte de varios animales del Zoológico Miguel Álvarez del Toro por negligencia. No. Parece que nada importa. Y si Morena en Chiapas se presta a dar cobijo a un funcionario del Verde, uno servil a Maveco, terminará reafirmando todas aquellas acusaciones que pesan en su contra de ser un subalterno servil (y un ser vil) a los intereses de Manuel Velasco.

Porque, supongo, no hace falta recordarle al movimiento de Andrés Manuel  López Obrador la forma tan burda que Carlos Morales usó para llegar a ser secretario del Medio Ambiente e Historia Natural. Esa fórmula de la bulla y la movilización de masas fingiendo estar inconforme, denunciando un fraude en las elecciones que llevaron  Toledo Córdova Toledo a ser edil e, incluso, finir ser militante de la supuesta izquierda. A Morales lo mismo se le ve abanderando una lucha que sólo surge mientras satisfacen sus intereses que sonriendo y posando en los cargos que ha ocupado en el sistema gracias a su arribismo.

Porque es esa misma y añeja forma de moverse la que le ha funcionado desde siempre, incluso desde 1996 cuando figuraba como coordinador estatal del Movimiento Territorial y miembro del Consejo Político Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y se hacía la víctima, o cuando fue legislador y se prestó a avalar los intereses y órdenes del Gobierno del Estado en turno.

Por eso, si una palabra define a Carlos Morales es el oportunismo y a esta la acuerpa su carácter de conflictivo y convenenciero (¡vaya joyita!). Cuando algo no le encaja (sin albur) mueve cielo, mar y tierra para que las cosas revienten por uno u otro modo. Si no me cree, dele una hojeada a la historia de las veces que ha buscado algún puesto de elección popular; o bien, cuando los ha ocupado, y entonces califique su desempeño que siempre está cobijado por su inoperancia y el servilismo. ¿Recuerdan cuando se hizo llamar “contralor del pueblo” y usó a todos los que lo apoyaron marchando y movilizándose para poder alcanzar hueso con Manuel Velasco? Yo sí.

Desde esas promesas de ser vigía de las anomalías que permeaban el Ayuntamiento, a la fecha en que se la pasa siendo evasivo y buscando la oportunidad de seguir merendando del erario, nada ha cambiado. Es decir, seis años después de haber comido de la mano del gobierno del PVEM, de acatarse a las órdenes que le dieron, de mantenerse ciego, sordo y mudo por conveniencia del Ejecutivo, ahora le han brotado las ganas de regresar a ser un hombre de “izquierda”. Eso sí, toda esa calentura es mientras obtiene nuevo hueso. Luego, le aseguro, volverá a ser el mismo cínico de siempre.

Bien lo dicen algunos que lo conocen de años: en Morales encaja el calificativo de ser capaz de todo con tal de mantenerse prendido de la teta presupuestal y comiendo con manteca.

 

Manjar

La diabetes es la principal causa de muerte en México; acaba con 20 mil vidas al año, según informa la Organización Mundial de la Salud. Quizá por ello resulte triste que pese a que existe diabetes en la mayoría de los hogares, sigamos mostrándonos locos por los alimentos procesados y los refrescos que por las frutas y verduras. #UrgeCuidarnos // A nadie sorprende que los esfuerzos del combate a la corrupción en México estén siendo obstaculizados por las mismas autoridades. Risible resulta que esperaran que éstas colaboraran en algunos de los casos que enfrenta el país. #PaísDeCorruptos //La recomendación de hoy es el libro Manual de Ciencia Política de Francisco Miro Quesada Rada y el disco La historia de un ídolo de Rigo Tovar. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

César Trujillo

Poeta y periodista

9611678136

@C_T1

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × 3 =