Home Columnas Beberla o derramarla / La Feria

Beberla o derramarla / La Feria

Beberla o derramarla / La Feria
0
0

Sr. López

 

Ya le he contado antes que los equipos de futbol de la escuela donde cursó Primaria y Secundaria este su texto servidor, eran un desastre (en básquet y voleibol, nos defendíamos, no éramos estrellas, pero no hacíamos el ridículo); pero en futbol, éramos de llamar a la Cruz Roja: no eran raros los marcadores 13-1, 9-0 y hubo un equipo de una Secundaria de niños ricos que sin piedad, a la mitad del segundo tiempo, ya nos tenían clavado un infame 27-2 (uno fue autogol de ellos), y así las cosas, casi se arma una gresca general porque el árbitro pitó en contra nuestra un penalti (que no era)… pero, para evitar que corriera la sangre, el del silbato se echó para atrás y anuló su decisión (increíble); y lo que más nos dolió fue que los del otro equipo, aceptaron muertos de la risa y nos anotaron otros seis goles (eran unos atascados y seguro eran de Prepa, seguro…)

 

Por eso hicieron muy bien los del PRI y el PAN en apurarse a salir a aceptar la derrota. Meade aguantó a pie firme, se vio muy señor. El C.Anaya… bueno, ya sabe, es un profesional del rollo: que él es un “demócrata”; que a pesar de que el gobierno federal quiso golpear su campaña y candidatura… bla… bla… bla… -bostezos-, hasta llegar a un remate trepidante cuando advirtió a AMLO que se cuide, porque en la agenda en que disienten con él, encontrará en el PAN “(…) una oposición tan firme y frontal como institucional”. Órale.

 

-… pst… ¡pst!… joven… ¡joooven!, por si no se ha dado cuenta, AMLO arrolló y se carcajea de su “firme y frontal oposición”, digo, en la votación presidencial les sacó 30 puntos porcentuales de ventaja (un poquito mayor que el risible 0.46% de ventaja con que se montó don Calderón en el 2006, ‘haiga sido como haiga sido’); en diputaciones federales, Morena y asociados, al corte del PREP de las seis de la tarde de ayer, iba -del total de 300 curules de mayoría-, en 218 ganadas (¡218!), más del triple que las 67 del PAN & Cía.; en senadores, la milagrosa Morena anda en 54 escaños de mayoría, el doble de los 27 del equipo del C.Anaya, ¡qué vergüenza con las visitas!… y el PRI quedó en cuidados intensivos, sin fecha de alta, con 15 diputados federales de mayoría y 13 senadores… nomás acuérdese que en 2012, cuando la elección de Peña Nieto, el PRI obtuvo 163 diputados (en esta vuelta perdieron el 91% de votación) y 30 senadores (hoy quedaron un 57% abajo).

 

Y también hicieron muy bien en salir a aceptar, porque cuando el marcador es tan contundente, ni modo de decir que van a esperar resultados definitivos, que quieren revisar casillas… no, lo único decente es recoger dientes muelas, sorber los mocos, contener la hemorragia nasal y retirarse con la mayor dignidad posible.

 

Los resultados de los comicios presidenciales del lunes son tan abrumadores que virtualmente desaparecieron el PRI (16.35%), el PAN (22.51%) y el PRD (3.11%… ¡3.11%!, poco menos y abur registro); los partidos chicos quedaron más chicos y el PES y Panal, en riesgo real de perder su registro (no llegan al 3% de votación).

 

Fue una zapatiza: AMLO anda cerca o arriba del 53% de votos (Fox ganó con el 42.52%); el PAN, 22.51% (en 2012, con la olvidable Chepina Vázquez Mota -Madame Cuchi Cuchi-, quedó en tercer lugar… con un menguado 25.68%); el PRI, 16.35% (su votación más baja, 22.03% y penoso tercer lugar, fue con Roberto Madrazo en 2006… quedar debajo de Madrazo es de sacar ronchas); y el PRD con su 3.11%, es de dar lástima (en 2012 obtuvo el 31.57%).

 

Por cierto: AMLO, sí, que ya es Presidente electo (no lo baja nadie, pase lo que pase), y se acabó el chacoteo de apodos, nos guste o no nos guste a los que no nos gusta: el señor será Presidente de México, de todos los mexicanos: a nadie abona faltarle al respeto o desear la dicha inicua de decir, “se los dije”, rogando al Creador que la riegue y lo haga mal, porque a todos nos iría mal. Seriecitos y a portarnos lo más decentemente que nos sea posible, que estos resultados gritan que estamos en el umbral de la desesperación general: la gente le dio todo, Poder Legislativo federal (72% de diputados de mayoría; 56% de senadores de mayoría y primera minoría); la mayoría de los gobiernos estatales (de 9 en juego, va ganando cinco: CdMx, Morelos, Chiapas, Tabasco y Veracruz); congresos locales y ayuntamientos (el estado de México, quedó empachado de Morenos).

 

Si esto, elegir a una persona en la que la inmensa mayoría ha depositado su esperanza, fallara, ¿qué sigue?; ya no tenemos fe en la democracia, ni confiamos en el gobierno, ni en los partidos políticos… no, que no falle, que no quede por nosotros: cada quien en su cachito, a portarnos bien, a no andar manoseando la presidencia de la república; por bien de todos, aunque AMLO se vuelva estatua y su nombre quede en plazas y avenidas: no se trata de no dar el brazo a torcer, ni de incendiar la casa con tal de ver la del vecino arder, sino de asumir la realidad: la gente, desesperada, acaba de entregarle todo a una persona: más nos vale que lo haga bien, no estorbarle, no ser mezquinos. Nos puede caer muy gordo el médico, pero no deseamos que meta la pata en la cirugía,  para quedar cargados de razón pero muertos en el quirófano. Es el médico a cargo, así la jugamos en México, son nuestras reglas.

 

Y un por cierto importante: cuando la gente sale a votar en tal cantidad (en el 2000, año de Fox, votó el 63.97% del electorado; esta vez, con el 80% de casillas  computadas, la votación anda en el 62.68%… puede llegar al 75%, que en México es inaudito); y cuando los comicios dan tales resultados, no hay ingeniería electoral -ni pactos a escondidas-, que lo expliquen; no, el señor ganó, arrolladoramente, porque así lo quiso la gente, punto. Los mapaches pueden mover resultados en márgenes lógicos, no en estas cifras delirantes. Se quedó con todo. Por algo, a las carreras llegaron los reconocimientos de gobiernos extranjeros, el primero el de los EUA. Ahora sí, el arroz ya se coció. No pongamos al país en plan de beberla o derramarla.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × 1 =