Home Columnas A su entera satisfacción / La Feria

A su entera satisfacción / La Feria

A su entera satisfacción / La Feria
0
0

Sr. López

 

Ya le he contado que los abuelos maternos de este menda, duraron casados 57 años (hasta que don Armando consideró prudente ya ir a dar cuentas al Creador). De esos años, no se hablaron 50. Nunca nada aparte de “buenos días” o “pásame la sal”. Un día, este su imprudente texto servidor le preguntó al abuelo el por qué y respondió muy sereno, como era él: -Ya le oí todo lo que tenía que decirme, no tiene caso oírla más –y ya.

 

Ayer fue el tercer debate entre candidatos a la presidencia. Le tengo una buena noticia: ya no habrá más (¡alabado sea el Altísimo!). Otra buena noticia: ya quedan solamente 13 días más de campaña (descontando los tres de “veda” que nos concede la ley para “reflexionar” nuestro voto… no se burle). Y otra magnífica: mañana empieza el campeonato mundial de futbol (México juega contra Alemania hasta el domingo: la Morenita del Tepeyac ya tiene saturado el buzón… esténse sosiegos, no es para tanto; que se preocupe Alemania: golean o quedan en ridículo y nosotros, luego nos desquitamos con Corea y Suecia… si Dios quiere).

 

Confiesa el del teclado que vio el debate (no todo, la contractura de neuronas lo obligó a buscar una película de Viruta y Capulina al inicio del último bloque de preguntas, para ver algo serio y recuperar la paz).

 

En serio: es de urgente y obvia necesidad desaparecer la ley electoral, toda. Que las elecciones sean lo que son: lucha libre sin reglas ni límite de tiempo; desaparecer al Trife, clausurar el INE. Si todo se vale y todo se hace, que todo sea legal (y que sigan las encuestas, sí, pero como propaganda, digo, la gente tiene que vivir de algo, pero que los demoscópicos no se vean obligados a mentir).

 

Si no se puede, cuando menos los debates sí deben quedar tipificados en el Código Penal como delito grave, por ser un atentado público contra la dignidad de las personas -los que debaten- y por dañar el libre desarrollo psicológico y la estabilidad emocional de la sociedad: sin fianza, veinte años de cárcel inconmutables (mire usted que otorgarle un minuto y medio a un señor para que explique su propuesta para resolver la pobreza, el equilibrio ecológico y la reactivación del empleo… con 30 segundos de réplica, por si se le quedó algo en el tintero).

 

Como sea, es imposible negar que flota en el ambiente la idea de que el Pejelectoral ya ganó, entendiendo por “ambiente”, lo que dice la comentocracia (no toda, solo un sector bien determinado, ellos sabrán por qué); cierta prensa de incierta intención; y la ruidosa minoría que venera al santo señor de Macuspana; minoría, porque sigue siendo cierto que la mayoría no quiere que el sindical Pejeducador llegue a Presidente… mire usted:

 

El 11 de junio pasado, se publicó un estudio de Santander Global Banking & Markets, sobre las encuestas del Reforma y Mitofsky (lo encuentra en Eje Central de esa fecha), en el que se aclara lo obvio: “(…) el uso de metodologías diferentes puede influir de manera notoria en los resultados”. Los de Santander Global etc. dicen que analizaron “con sus propias matemáticas los sondeos realizados por el diario Reforma y Consulta Mitofsky” (“con sus propias matemáticas”, ya es como para alzar una ceja, porque insinúa que cada quien puede tener sus matemáticas… será); lo interesante es que según ese banco, hay un 83% de electores que NO quieren que gane el Pejetrolero, pero no han decidido si votar por Meade o el C.Anaya; y que el 78% decidirá cuándo se sepa quién va en segundo lugar… mmm, bueno.

 

Pero, quedemos claros: las encuestas en México no suelen ser encuestas sino operativos de propaganda.

 

Por su lado y sin perdón de Dios, están los debates con su ridícula audiencia (aparte de lo que cuestan, porque debe usted tener muy presente que se presupuestaron en 44 millones de pesos, como si no pudieran hacerse en cualquier estudio del Canal 11, el del IPN, con casi nada de costo).

 

Lo de “ridícula audiencia” lo sostiene López, con fundamento, mire lo que anunció ayer, hinchando pecho, con orgullo de medalla de oro, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, en su cuenta de tuiter: “Más de 10.7 millones de personas mayores de 18 años vieron al menos un minuto del #DebateINE anoche Un 36.38% de las personas con la televisión encendida en ese horario, sintonizaron el evento, según datos de @nielsenibope #Elecciones2018 #VotoLibre”.

 

¿Qué tal?… el listado de electores suma más de 89 millones 300 mil tenochcas: 10.7 millones vieron el tercer debate “al menos un minuto”… o sea, el 12% de los aguerridos electores nacionales lo vieron “al menos un minuto”… “al menos un minuto”… “¿al menos un minuto?”… ¿qué, es burla o qué?… ¿por qué no mejor decir la verdad?: fue un fracaso de audiencia, como siempre y la ciudadanía tiene que asumir sus deberes para exigir sus derechos.

 

Por eso ha dicho en otras ocasiones este irreverente junta palabras que la verdad, a veces parece que los mexicanos no tenemos derecho ni de quejarnos. El aparente hervor político, las movilizaciones masivas (de apoyo o protesta), son una apariencia conseguida con unos cuantos miles que no raramente están a sueldo de líderes y políticos que los llevan a donde quieren, a hacerle el caldo gordo al que les pague.

 

El voto informado y responsable es una obligación individual que no tiene sustituto. La autoridad electoral, los partidos y hasta los candidatos, por impresentables que sean algunos, están haciendo lo que les toca: ¿no podríamos los ciudadanos hacer lo nuestro?… pues, no, fíjese que no, por eso dejan de votar tantos tenochcas… por ahí de 36 millones no se toman la molestia, total, ¿para qué?, si igual nos gobiernan bien y a nuestra entera satisfacción.

 

Y ya con ganas de que le duela, recuerde que este año, todo el aparato electoral nos cuesta más de 24 mil 215 millones de pesos; el INE ejerce un presupuesto de 17 mil 426 millones 427 mil 970 pesos y el financiamiento de los partidos políticos suma seis mil 788 millones 900 mil pesos, esos sí, a su entera satisfacción.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

eleven + 8 =